Ganadería mixta puede triplicar la producción

Por: 
CONtexto Ganadero
03 de Julio 2014
compartir
forrajes ovinos y bovinos
La ganadería mixta se usa en Argentina. Colombia aún no experimenta con ella. Foto: CONtexto Ganadero.
En Argentina implementan un sistema de producción mixta entre ganado bovino y ovino para tener más ganancia de carne por hectárea.
 
La ganadería mixta es tradicional en la zona norte de Entre Ríos por aportar solo ganancias. Se estima que los suelos se conservan, al mismo tiempo que aumentan los forrajes y su calidad, razones por las cuales los animales triplican su producción.
 
El secreto para mejorar los forrajes es permitir la presencia de ovejas y reses en campos naturales, como una alternativa sustentable que beneficia el bolsillo de los productores que aumentan sus ganancias.
 
Se ha comprobado que el pastoreo mixto evita la degradación del suelo y aumenta en más de 100 kilogramos por hectárea día la producción de carne en ovinos y bovinos. (Lea ¿Cómo optimizar el uso de equipos para elaborar forraje de calidad?)
 
Fernando Arias Usandivaras, técnico del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, INTA, en la región de Mercedes, Corrientes en Argentina,  dijo al medio http://www.lavoz901.com.ar que “se trata de dejar de creer que la convivencia de ambas especies es una competencia, para pensarla como una relación de beneficio mutuo que permite incrementar ambas producciones”.
 
Óscar Vogel, técnico de INTA Mercedes, recomendó: “en el centro-sur de Corrientes es conveniente tener una vaca y dos ovejas cada 12 hectáreas. Por lo tanto, si un productor tiene 1.000 hectáreas, puede tener 1.000 ovejas y 500 vacas”.
 
Su aplicación en Colombia
 
CONtexto Ganadero indagó si en Colombia se ha practicado la ganadería mixta entre ovinos y bovinos y sobre la importancia de incluir los forrajes en la dieta alimenticia de los animales para el consumo humano. 
 
José Carlos Marrugo, ingeniero agrónomo y líder de pastos de Coligrano S.A., manifestó que desconoce si en los sistemas de producción nacional se combinan ambas ganaderías.
 
Resaltó que cualquiera que sea el tipo de ganado que se tenga, se debe hacer una relación entre ambiente, suelo y forrajes para tener cantidad y calidad de pasturas en un predio.
 
Para el experto en pastos, la calidad forrajera se mide por los aportes nutricionales que da a los animales según la raza. En cantidad, el beneficio que se ofrece es tener el material requerido para cada bovino. 
 
Cuando hay integración sobre cantidad y calidad se da la posibilidad de cubrir las necesidades del animal y aumentan las ganancias por unidad de siembra”, afirmó Marrugo.
 
El beneficio para el ganadero que implementa pasturas en su predio está en conocer que la producción de forrajes, en un ambiente con óptimas condiciones ambientales, justifica los costos de inversión. (Lea: Colombianos consumen 500 gramos de carne ovina al año)
 
Si un kilo de material seco de alimento cuesta 50 o $100 y el animal consume 10 kilos en su dieta al día, son 10 kilos de alimento convertidos en 1 kilo de carne. El costo beneficio es interesante”, recalcó Marrugo.
 
Camilo Barrios, director del área técnica de la Asociación de Criadores de Ganado Ovino en Colombia, Asoovinos, señaló que en “en realidad en el país no se hace este tipo de ganadería mixta”.
 
Lo que si tienen en común ovinos y bovinos es el tipo de alimento que reciben. Las pasturas están incluidas como alimento predilecto de las ovejas con resultados favorables en su productividad. 
 
La única diferencia, señaló Barrios, es que los ovinos son animales que prefieren los pastos de corte bajo, pero comen igual botón de oro, matarratón, kikuyo y trébol. Tienen gran preferencia por la mombasa.
 
“Se han hecho praderas para ovinos con los mismos pastos de bovinos. Se trabajan los de trópico alto y bajo”, mencionó el director del área técnica de Asoovinos.
 
En sistemas extensivos lo ovinos reciben pasturas, en los semi intensivos e intensivos pastos de corte. También comen concentrado y sales mineralizadas, igual que en la ganadería bovina.