La FAO busca erradicar el trabajo infantil en el sector ganadero

Por: 
CONtexto Ganadero
25 de Febrero 2013
compartir
Niños ganaderos.
La vida ganadera en muchas ocasiones no permite que los niños accedan a la escuela o si van, la abandonen por falta de recursos. Foto: Fundagán
Para la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la actividad infantil en zonas ganaderas se ha venido incremento en cantidades alarmantes, según revela su informe “El trabajo infantil en el sector ganadero: más allá del pastoreo”.

En la más reciente publicación de la FAO, la Organización destacó que la agricultura es donde hay mayor concentración de niños trabajando en el mundo. Para 2008, de los 215 millones de niños que trabajaban a nivel mundial, cerca del 60%, unos 129 millones, estaban empleados en el sector agrícola.

El documento afirma que, es necesario que los gobiernos hagan un esfuerzo mayor para reducir los altos índices de trabajo infantil en la ganadería y se integren directamente con las organizaciones de agricultores y familias rurales, para que busquen alternativas para que estas prácticas no involucren a los menores. (US$875 mil dólares destinó la FAO para ayudar a pequeños productores)
 
Para Jomo Sundaram, director general adjunto de la FAO al frente del Departamento de Desarrollo Económico y Social, “la reducción del trabajo infantil en la agricultura no es solo una cuestión de derechos humanos, también es parte de la búsqueda del desarrollo rural y la seguridad alimentaria verdaderamente sostenibles".
 
Sundaram señaló que ante la necesidad de un empleo, se pierden oportunidades por la falta de educación.

Uno de los principales factores para que se presente esta problemática, es que de la ganadería en el mundo dependen al menos 880 millones de habitantes rurales, los cuales viven con menos de un dólar diario, razón por la cual obliga a los menos a emplearse en el sector en tareas como el pastoreo. (“La ganadería es la cenicienta del sector agropecuario”: Lafaurie)

"Durante siglos, las comunidades de pastores han involucrado a sus hijos en el cuidado de la cabaña familiar, y a futuro sabe que la supervivencia de la familia de pastores depende de la transferencia de complejos conocimientos locales de padres a hijos", argumentó el estudio.

Sin embargo, las familias de pastores reconocen la importancia de la educación para sus hijos, pero valorarían que las escuelas a las que fueran enviados les inculcaran la vida pastoral y más si logran combinar la formación recibida, con el trabajo de los menores en los rebaños.