Conozca las claves para desinfectar ombligos de terneros

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Abril 2015
compartir
limpiar ombligos de terneros
La onfalitis es una de las enfermedades que afecta el ombligo del ternero. Foto: Prosegán - CONtexto ganadero.
Un estudio del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, USDA (por sus siglas en inglés), reveló que solo al 47 % de los terneros se les desinfecta el ombligo, práctica que si se hace de forma correcta reduce significativamente la mortalidad de los animales.
 
El lavado y cuidado del ombligo de los terneros disminuye patologías que el ganadero lamentará ver en sus animales recién nacidos. Pero no se trata solo de una limpieza superficial. Los cuidados requieren de atención, según indicaron médicos veterinarios y profesionales de salud animal de Fedegán-FNG.
 
En primera medida, el ombligo se debe lavar recién nacida la cría, esté en potrero o establo. La limpieza se hace con yodo concentrado. Además se recomienda evitar diluir la solución como se usa en el lavado de las ubres. (Lea: Inflamación de ombligos en terneros puede generar 4 enfermedades)
 
Gilberto Camacho, profesional de gestión productiva y salud animal en San Vicente del Caguán de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, y el Fondo Nacional del Ganado, FNG, dijo que la desinfección en ganaderías nacionales, en su mayoría extensivas, procura eludir que el ternero ingrese al corral hasta tanto no cicatrice el ombligo.
 
Las crías se ubican en los potreros en las mangas de maternidad. Hay cama cunas a las que se recomienda hacerles una previa desinfección para evitar que entren gérmenes patógenos al ombligo”, anotó Camacho.
 
Santiago Mosquera, médico veterinario, zootecnista y profesional de gestión de proyectos estratégicos en Popayán de Fedegán-FNG, explicó que la desinfección de ombligos en terneros parte de crear un protocolo de higiene en el predio con bases técnicas.
 
“Comparto la teoría de hacer una desinfección de ombligos con yodo al 5 %, ojalá no puro sino con glicerina”, dijo Mosquera.
 
Algunos productores comenten el “error”, según el médico veterinario de Fedegán-FNG, de untar la solución yodada en la parte externa del ombligo y se olvidan de pasarla por la interna. (Lea: 14 enfermedades sin control atacan al ganado en Colombia)
 
De igual forma, existe la cultura de amarrarlo pero se corre el riesgo de infección. Por eso cortarlo es una opción a elegir cuando el ombligo pasa los 8 centímetros de largo o una cuarta, como se conoce en el sector ganadero.
 
El ombligo se corta entonces para evitar que se enrede o parta y se generen infecciones causantes de patologías. Si se deja sin amarrar el productor podrá hacerle limpieza con el yodo durante mínimo 3 días por fuera y por dentro.
 
Pasado ese tiempo el ganadero puede usar azul de metileno con alcohol para secarlo. “Hay un problema en la ganadería y es que a muchos les fascina usar esto que quema la mucosa de afuera del ombligo y la de adentro queda viva y sin desinfectar. Se puede untar a partir del 4 día”, recalcó Mosquera.
 
Varios productos comerciales invitan al ganadero a aplicar o rociar el desinfectante en el ombligo cuando la acción recomendada por expertos en el tema es sumergir el ombligo en yodo. (Lea: Destete temporal en terneros, pilar para mejorar la preñez)
 
La reducción de enfermedades en terneros parte de la higiene a los ombligos. En el estiércol, los utensilios ganaderos y la paja de las camas puede haber bacterias. Incluso en la madre se pueden presentar microorganismos patológicos.
 
Además, los terneros son animales susceptibles por encontrarse en un ambiente nuevo que los mantiene estresados y con las defensas bajas. Ante eso, siga al pie de la letra los consejos dados por profesionales en salud animal.