Persisten quejas en el país por manejo del Ciclo de Vacunación

Por: 
CONtexto Ganadero
27 de Junio 2016
compartir
Ciclo de Vacunación, Ciclo de Vacunación aftosa, Ciclo de Vacunación aftosa colombia, Ciclo de Vacunación aftosa fedegán, Ciclo de Vacunación aftosa lafaurie, Ciclo de Vacunación aftosa minagricultura, contexto ganadero
Funcionarios lamentan la actitud de quienes tan solo buscan protagonismo. Foto: CONtexto ganadero.
Algunas personas denuncian escasez de biológico, demoras en los envíos, injerencia indebida de funcionarios del ICA y Unaga, afán de protagonismo y hasta falta de pagos, entre otros temas. Funcionarios del FNG ratifican su deseo de vacunar con normalidad.
 
Desde que comenzó el pasado Ciclo de Vacunación, el primero que no está liderado por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, los trastornos han sido evidentes. Más allá de la reprogramación que se hizo en las fechas estipuladas inicialmente, las quejas que se generan sobre el Ciclo son cada vez más recurrentes.
 
Una de las quejas más delicadas tiene que ver con la falta de cumplimiento en los envíos de las vacunas a diferentes Comités, lo que tiene diversas implicaciones que ponen en riesgo el cumplimiento de los plazos establecidos para la ejecución de las actividades. (Galería: Vacunadores del Fondo Nacional del Ganado adelantan labores del Ciclo)
 
Desde una de las regiones más extensas del país se denunció que hasta el pasado jueves no había llegado el pedido de biológico de esta semana.
 
“Yo he estado llamando insistentemente al Ministerio sin que nadie me dé respuesta, alguna, esto a pesar de haber dejado varios mensajes informando sobre el particular”, aseguró una persona que prefirió mantener la reserva sobre su identidad.
 
Y su caso no es el único. Desde otro neurálgico lugar de la geografía nacional, una persona vinculada al Ciclo le confirmó a CONtexto ganadero que se encontraba enfrentando a la misma situación.
 
En su caso optó por tratar de comunicarse con alguien de alguna de las entidades que hacen parte del Ciclo y según manifestó, “ninguna de ellas pareciera ser consciente de la importancia de la tarea que estamos adelantando. No solo se transfieren las responsabilidad de unos a otros, sino que en varios casos ni siquiera saben si hay alguna persona encargada del tema”.
 
En otros casos llegaron las dosis, pero solo a algunos de los proyectos locales lo que complica la situación de aquellos en los que a pesar de haber hechos los pedidos tienen que seguir esperando, complicando las programaciones e incluso los itinerarios de quienes aplican las vacunas. (Lea: Estupor en Meta por falta de dosis de RB51 en Ciclo de Vacunación)
 
“No hay personas interesadas en ofrecer soluciones o alternativas; pero acá en la región el que pone la cara es uno, es a uno al que reclama el ganadero que no quiere ni tiene por qué entender los intereses que hay detrás de esto por parte del Ministerio”, afirmó otra persona, que por años había contado con el respaldo de Fedegán y que siente que nunca se había improvisado tanto con un tema tan importante como en esta oportunidad.
 
Según detalló ha tratado de llamar al Ministerio de Agricultura, a los laboratorios, a funcionarios del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, y de nada le ha servido, pues no ha logrado encontrar un interlocutor válido para darle trámite a las dudas que surgen de forma constante.
 
“Esto parece no dolerle a nadie, vemos como envían correos electrónicos y emiten boletines vanagloriándose de lo que hacemos, pero poco o nada parece importarles lo que debería: el estatus sanitario del país y cumplirles a los ganaderos de Colombia”, resaltó.
 
Una fuente que también pidió ocultar su identidad para evitar represalias del Ministerio lamentó la actitud de quienes tan solo buscan protagonismo y quedar bien.
 
“Nosotros tenemos un equipo de trabajo comprometido con el país, que durante más de 18 años logró cosas importantes para el país y nuestros ganaderos. Por más que quieran, eso no lo podrán borrar”, argumentó.
 
Otras quejas sobre el desarrollo del Ciclo de Vacunación
 
La falta de experiencia, y de lo que pareciera ser interés, ha hecho que algunos laboratorios envíen el producto a granel, lo que dificulta la labor de hacer inventarios y poder contar y guardar. (Lea: Vacunación comenzó tarde en La Guajira por falta de biológico)
 
“Se hace evidente  que no tienen experiencia en algo tan importante como lo es el Ciclo, pero que también que por el mismo afán y falta de directrices solo procuran acelerar el proceso, sin darle el trámite que necesita para evitar incurrir en acciones puedan afectar nuestras labores”, sostuvo una de las funcionarias que ha sufrido por este tema.
 
De otro lado y de manera cada vez más reiterativa llegan a los correos electrónicos de los funcionarios del Fondo Nacional del Ganados mensajes en los que aparecen fotografías suyas y mensajes sobre los avances exitosos del Ciclo.
 
No hay una sola persona que no considere que son muy molestos. Todos esos mails que les vienen enviando a sus cuentas personales muestran a personas autoproclamándose como la octava maravilla del mundo y robándose de forma descarada el crédito por su labor.
 
“Nosotros fuimos los que perdimos, al país le queda nuestro legado y ahora duele ver otros reclamando el mérito”, dijo alguien que ha recorrido varias zonas de su región en una moto para inmunizar hatos. (Lea: Rol de Unaga en Ciclo de Vacunación genera preocupación y molestias)
 
En eso coinciden sus colegas, que cuestionaron que “lo más triste es que nos arrebatan todo el mérito, nosotros igual seguimos dando la milla extra y ni siquiera el sueldo nos lo pagan. ¿Qué otra humillación debemos esperar?”
 
Confirmaron que sin importar nada de lo anterior, ellos seguirán vacunando, así sienten que se lo deben al país y a cada una de las familias que tiene algún animal en sus predios.
 
De a poco van asimilando la constante presencia de funcionarios del ICA y Unaga que no hacen nada, salvo tomarse fotos; lentamente comprenden que su labor se convirtió en un caballito de batalla y que lo único que les resta es no ser inferiores al reto de seguir asegurando que Colombia sea un país libre de fiebre aftosa.