¿Qué es la resincronización en vacas y qué métodos se utilizan?

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Enero 2020
compartir
Resincronización en vacas, métodos para resincronizar vacas, resincronización bovinos, Protocolo sincronización celos, protocolo sincronización vacas, protocolo sincronización, inseminación artificial en vacas, mejorar índice de preñez, mejorar días abiertos en vacas, protocolos de sincronización de celos en Colombia, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
La resincronización de celos se hace con el objetivo de elevar la tasa de preñez en vacas que quedaron vacías con una primera inseminación en protocolos de IATF. Foto: nutrimaxcr.com

La resincronización de los celos después de la IATF es una metodología que en los últimos años ha sido defendida por expertos por ser una metodología capaz de mejorar aún más el beneficio de la inseminación a tiempo fijo. Existen varias formas de realizarla según los ensayos realizados.

 

Para realizar la resincronización, se deben conocer los resultados biológicos que esta técnica permite y determinar si la rentabilidad de esa alternativa es superior a su no utilización. (Lea: Aprenda cómo se realiza un protocolo de sincronización de celos)

 

Esto se hace de acuerdo a los resultados y los costos para su obtención, como lo manifestaron Horacio Butler, médico veterinario y ex investigador del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en Argentina, junto con otros expertos argentinos. 

 

Ellos explicaron que la resincronización de los celos se basa en la recolocación de los dispositivos con progesterona (P4) entre los días 16 a 21 post IATF y la detección de celos posterior (días 22 a 25) lo cual permite obtener una tasa de retorno del orden del 50 al 60% sobre las hembras que no se preñaron a la IATF.

 

En un trabajo realizado con 150 vacas Angus que fueron sometidas a IATF, evidenciaron que existe una alta proporción de hembras que potencialmente deberían retornar al estro pero que no lo hacen (40 al 50 %). (Lea: 3 métodos para sincronizar los celos en vacas)

 

Al aplicar esta técnica, observaron que la fertilidad obtenida por IATF sí se vio afectada. Las vacas se dividieron en 3 grupos, donde a uno de ellos se aplicó benzoato de estradiol (BE), y en el cual se observó una tasa de preñez por IATF inferior a la observada en el grupo control, lo que no ocurrió en el tercer grupo que no recibió BE.

 

 

Métodos

 

En una entrevista realizada por el portal Engomix, Butler describió algunas formas de realizar la resincronización. La primera, que se utilizó a finales de los años 90 y principios de 2000, era recolocar un dispositivo en el día 16, retirarlo 5 días después y detectar celo durante 3 o 4 días.

 

Este método fue abandonado por la dificultad en realizar la detección de celo, por lo cual se empezó a utilizar la IATF que elimina esta problemática incorporando más animales para inseminar. (Lea: "Hay que iniciar un programa de inseminación con IATF": Gabriel Bó)

 

Así pues, cuando el productor quiere utilizar IATF y resincronizar a sus vacas, tiene 2 opciones: “Una es a los 30, 32 días de la IATF hace una ecografía. Las que están preñadas se van, y las que están vacías se les vuelve a hacer un tratamiento igual que el primero”.

 

Butler se refiere a colocar el dispositivo nuevamente y retirarlo a los 7 u 8 días, como se hizo por primera vez, con el suministro de las hormonas suplementarias y se insemina a las 48 horas. Luego, en un lapso de 42, 43 días se han realizado 2 inseminaciones.

 

Pero ahora hay un nuevo protocolo que está siendo muy utilizado en Brasil que es resincronizar a todas las vacas que fueron inseminadas, colocándole un dispositivo en vagina el día 22, sin saber cuál está preñada o cuál está vacía. Al día 30, se retiran los dispositivos, se hace ecografía, la preñada se va y las vacías se les dan cipionato de estradiol y prostaglandina, y 48 horas después, se inseminan”, apuntó.

 

Según el médico veterinario, con esto logra realizar 2 inseminaciones en 32 días, lo que implica que se podría efectuar una tercera inseminación a los 22 días, dando como resultado que en 54 días con 3 servicios se podría alcanzar una tasa de preñez entre 80 y 85 %.

 

Estamos cumpliendo varios objetivos: incorporando mayor genética, porque estamos preñando con un toro superior supuestamente, y así vamos eliminando toros. Este camino se va dirigiendo a aquellos productores que están buscando superarse genéticamente”, afirmó.