Sistema Q, máquina de movimiento perpetuo hecha en Colombia

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Mayo 2016
compartir
Sistema Q, máquina de movimiento continuo, energía ilimitada, energía renovable, Boyacá, Tunja, Meta, Villavicencio, inventor del sistema Q, inventor de la máquina de movimiento continuo circular, movimiento perpetuo, Albert Einstein, Arquímedes, patente en Ginebra Suiza, patente máquina movimiento continuo, producción agropecuario, técnico agropecuario, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Carlos Andrés Quevedo trabaja en su invento, la máquina del sistema Q. Foto: www.sistemaq.org.
Carlos Andrés Quevedo Bonilla es un técnico agropecuario de 35 años, oriundo de Zetaquira, Boyacá, que está a punto de revolucionar el mundo de la ciencia con una máquina que trabaja con movimiento continuo.
 
En diálogo con CONtexto ganadero, el experto explicó el funcionamiento del sistema, del cual se declaró el inventor.
 
“Es una máquina que con principios básicos de la física y la hidráulica logra funcionar con una carga de fluido (agua) una sola vez, nunca más hay que volverle a echar. Con esto, la máquina genera un torque, un movimiento circular continuo con la fuerza que uno desee, para convertir la energía mecánica en la forma de suplir la necesidad energética que se requiera, para una casa, una ciudad o un país”.
 
El inventor del sistema Q explicó en qué consiste la máquina
 
Quevedo comenzó a desarrollar la máquina cuando descubrió un principio basado en las enseñanzas de físicos como Arquímedes pasando por Isaac Newton y llegando a Albert Einstein. (Crónica: La tecnología ha revolucionado la ganadería mundial)
 
El 27 de mayo de 2012 envió las pruebas a Villavicencio para probar el principio descubierto. Allí, un físico avaló los planos. Con esta aprobación, Quevedo comenzó a presentarlos a todas las universidades, que se abstuvieron de apoyarlo porque no confiaban en los cálculos de un técnico agropecuario graduado de un instituto técnico de un recóndito municipio boyacense.
 
Se ha hablado de que una máquina en movimiento perpetuo no podría existir. Sin embargo, según los evaluadores que son físicos, ingenieros mecánicos e ingenieros hidráulicos, afirman que se llegó a un equipo que va a cambiar al mundo”, aseguró.
 
De acuerdo con Quevedo, a esta máquina se le pueden suministrar 1.200 litros de agua que pueden producir 1 kilovatio por hora (1kw/h) durante el tiempo que desee el consumidor, que puede ser hasta 50 o 100 años.
 
Con solo 1.200 litros, la máquina generará energía suficiente para sostener a una casa durante ese tiempo. Con 2.400 se puede alimentar de energía a toda una finca, que tenga sistema de bombeo y cercas eléctricas.
 
Las ventajas que adujo el técnico son claras: menor gasto hídrico, el agua se puede reutilizar, no produce emisión de gases contaminantes, no emplea materiales fósiles, no produce contaminación al medio ambiente y, lo más importante, es una fuente ilimitada de energía.
 
El inventor del sistema Q declaró que esta es una iniciativa privada, que no ha tenido el apoyo de ninguna entidad académica ni gubernamental. (Lea: Premian a inventores de máquina que ordeña una cabra cada 2,5 segundos)
 
“Hemos tratado de buscar alianzas con el Gobierno y con generadores de energía, para combatir la contaminación que generan las termoeléctricas, pero hasta ahora no ha sido posible”, confesó.
 
Añadió que las grandes empresas han querido comprar los diseños, aunque él no los vende porque quiere compartir con todo el mundo sin sacarle provecho económico. Aun así, Quevedo manifestó que hay varias multinacionales interesadas en adquirir la máquina.
 
“Esto se hizo con el sudor de la gente. Fuimos unos cuantos que nos reunimos y con bajos recursos sacamos el proyecto adelante. Ellos quieren privatizarla sin saber que lo que nosotros queremos es brindar un servicio a toda la humanidad”, precisó. (Lea: Tecnología avanza para tener cortes finos y animales depilados)
 
La solicitud de patente fue radicada el pasado 27 de abril en Ginebra, Suiza. A pesar de que todo el trabajo se hizo en Tunja y Villavicencio, Quevedo prefirió registrar la máquina en otro país por “seguridad”, según declaró.
 
“Con este radicado que hicimos, ya podemos empezar a fabricar y a comercializar. La patente nos genera seguridad para elaborar la máquina y proteger la propiedad intelectual”, sostuvo. (Lea: ‘Máquina Verde’: capaz de producir 20 mil toneladas de vegetales en Sahara)
 
Si quiere más información sobre este proyecto, puede consultar la página www.sistemaq.org o en Facebook Sistema Q.