Técnicas más conocidas para ensilar

Por: 
Periódico El Agro y CONtexto ganadero
07 de Marzo 2014
compartir
Silos para la ganadería.
Entre los miles de tipos de silos que existen en el mundo, hacemos un listado de los más utilizados. Foto: CONtexto Ganadero.
Consiste en almacenar forraje producido en buenas condiciones climáticas para ser utilizado en épocas críticas. El almacenamiento puede ser por medio de ensilaje, heno o henolaje.
 
La conservación de forraje es muy importante para suplir las necesidades de pasturas durante los periodos en que la alimentación para los animales es escasa en cantidad y calidad.
 
Para ellos, su realización debe ser muy analizada, ya que además de tener altos costos en su elaboración, incide en la superficie aprovechable, pues reduce el área de las praderas que se podrían consumir directamente por los animales y ser transformadas en leche o carne en una manera más económica. Los principales procesos de conservación son: ensilaje, heno y henolaje. (Lea: Suplementar animales y guardar alimento, estrategias contra verano)
 
Características de los ensilajes
 
Los ensilajes son una forma de conservar alimento dentro de una estructura hermética llamada silo, sin que se afecte notoriamente su calidad. Además, es un alimento que su valor alimenticio es conferido por los carbohidratos solubles presentes en el material, principalmente en los granos, en consecuencia su valor nutritivo es estrictamente energético.
 
Además, no es un proceso mediante el cual se convierten forrajes de mala calidad en alimentos más nutritivos; su calidad está directamente relacionada con la calidad original del material vegetal ensilado.
 
Esta tecnología no es excluyente ni selectiva, ya que su proceso se puede ajustar muy fácilmente en cualquier tipo de productor bien sea pequeño, mediano o grande. Se busca alcanzar un contenido de humedad ideal alrededor del 60-70%.
 
Asimismo, el ensilaje es forraje conservado y constituye la manera racional e inteligente de aprovechar los excesos de vegetación exuberante para utilizarlos en épocas críticas, bien sea durante la época de lluvias o sencillamente cuando no se dispone de alimento en la pradera, pero también se debe conservar con la mejor calidad posible. (Lea: Cómo se deben conservar los forrajes en épocas críticas?)
 
Se pueden ensilar la mayoría de los materiales forrajeros, pero especialmente aquellos que tienen altos rendimientos de forraje, para obtener a bajo costo el kilogramo de alimento ensilado.
 
Cuando el material que se va a ensilar no está establecido, el procedimiento para la siembra es igual al de cualquier cultivo comercial, siguiendo las siguientes orientaciones: seleccionar un buen lote, tomar la muestra del suelo, elegir la especie que se va a ensilar, utilizar semillas de buena calidad, usar las distancias de siembra adecuadas, hacer un buen manejo de malezas y plagas, aplicar un buen programa de fertilización basado en los resultados de análisis de suelo y cosechar el material en su momento óptimo.
 
 
Tipos de silos más utilizados
 
Silos de trinchera
 
Se les denomina también con los nombres de silos de foso, pozo o de zanja. Como su nombre lo indica, es una trinchera, porque se abre en el suelo un hueco largo no muy profundo. El silo trinchera es generalmente subterráneo. Algunos lo llaman silo canadiense mejorado. (Lea: Silos y manejo de alimento bovino, tema clave para el verano)
 
Silo de cajón o bunker
 
Este silo no es muy utilizado por los costos de estructura. Se construye sobre la superficie del suelo y puede ser de concreto, ladrillo, madera u otros materiales.
 
Silo de compuertas de madera o caucho
 
Se les denomina silo de compuertas de madera o caucho. Se trata de un silo temporal que se arma directamente en el lugar donde se va a llenar y luego de utilizarlo se puede desarmar y trasladar a otro sitio. Tiene sus paredes de madera.
 
Silo de montón
 
Se llaman también silo Parva, de Pila o Almiar. En esta clase de forraje se amontona el pasto picado o sin picar y se tapa. Es un silo muy económico pero se pierde mucho material si no se maneja adecuadamente el suministro.
 
Hay silos Parva que se hacen clavando cuatro palos en los extremos de un rectángulo y uniéndolos con alambre para luego llenarlo. (Lea: El anillo metálico, aliado de la conservación de forrajes)
 
Silo de batería
 
Son silos construidos uno a continuación de otro, aprovechando las paredes de uno y otro lado. Se utilizan con mayor frecuencia para silos tipo bunker, cuando sus paredes son en concreto.
 
Silo Press
 
Los hay de diferentes sistemas, pero en general consiste en ir aprisionando el forraje en una bolsa tubular de gran tamaño. La capacidad de almacenamiento despende de la longitud, diámetro y presión ejercida al momento de ir llenando la bolsa. Presentan muy pocas pérdidas.