Vacas de primer y más de 3 partos sufren por igual de falta de calcio

Por: 
CONtexto Ganadero
04 de Febrero 2016
compartir
ausencia de calcio en vacas
Toda vaca en periodo de lactancia requiere de raciones más altas de calcio. Foto: venezuelaganadera.yolasite.com / argentinainvestiga.edu.ar.
La escasez de calcio en las vacas lecheras es consecuencia de los periodos de lactancia a los que se someten las reses sin las medidas ideales de manejo y nutrición.
 
Los animales pierden estabilidad en sus extremidades y presentan parálisis en sus huesos cuando padecen paralís, enfermedad que aparece por la ausencia de calcio y fósforo en las reses.
 
Después del parto, las vacas son más vulnerables a sufrir la enfermedad. No hay distinción alguna, la ausencia de calcio la pueden sufrir animales de más de un parto y las primerizas. (Lea: Conozca cuándo debe hacer exámenes de sangre a sus reses)
 
Una vaca con deficiencia de ambos minerales produce una leche con las mismas características. En consecuencia, el valor de lácteo será menor.
 
La contracción de la matriz es otro factor que altera la salud de una vaca con deficiencia en calcio.  Si esta se encuentra preñada podría abortar.
 
El médico veterinario-zootecnista, Esteban de Jesús García Camargo, explicó que la deficencia de calcio en los huesos de las vacas las lleva a caerse, sean de primer o más partos. Aunque aclaró que aquellas que están en su segunda o tercera lactancia son más vulnerables, debido a que producen más leche respecto de los otros.
 
Esto indica que si las vacas son de alta producción láctea, el gerente de la ganadería debe compensar la productividad del animal con dosis de calcio aparte de las que recibe de las pasturas.
 
 “Se puede contrarrestar la falta de calcio en una vaca si se da sal con calcio y magnesio durante 15 o 20 días. Antes del parto es cuando hay más riesgo”, anotó García Camargo.
 
Alejandro Avendaño, profesional en Gestión de Proyectos Estratégicos del Fondo Nacional del Ganado, FNG, en Antioquia, explicó que cuando una vaca produce 30 o 40 litros en menos de 2 días se presume que habrá deficiencia de magnesio y podrá sufrir mareos y no controlará su sistema motriz, pero después de la lactancia volverá a su estado habitual.
 
Sin embargo, para prevenir que la vaca se enferme en el pico más alto de producción “se hará un manejo sencillo de preparto y suministrará un concentrado con calcio, que se dará 12 horas antes del parto”, sugirió Avendaño. (Lea: Colombianos consumen más leche UHT que pasteurizada)
 
Una medida permanente en el tiempo, para evitar que cualquier vaca sufra de paralís, es añadir en su dieta una dosis extra de calcio durante toda su periodo de lactancia, especialmente para ejemplares que se encuentren en lugares como Cundinamarca, cuenca lechera colombiana, en la que se carece de este mineral. 
 
Alex Gutiérrez, zootecnista y experto en nutrición de ganado de leche, aseguró que el mineral no solo se suministra en las sales. En el mercado se encuentra el carbonato de calcio, que se añade a los suplementos o en las raciones diarias de comida. El producto es de bajo costo.
 
Añadió que las mezclas de carbonato de calcio se proporcionan en todo el periodo de lactancia de la vaca y se reduce o suspende cuando está seca. La presencia del mineral en el cuerpo de la res contribuirá con su producción de leche y el funcionamiento de todos sus sistemas vitales, incluido el reproductivo.
 
Escuche a Alex Gutiérrez, experto en nutrición de ganado de leche
 
Gutiérrez aclaró que la carencia de calcio en vacas toca por igual a semovientes primerizas, de 2, 3 o más partos, por lo que la atención en las ganaderas de leche debe ser permanente para evitar que su estado de salud pase cuenta de cobro a un ganadero descuidado.
 
Los ganaderos pueden conocer los niveles de todos los minerales en la vacada con una prueba de sangre.