Vacas desnutridas: menos partos y poca leche

Por: 
CONtexto ganadero
13 de Agosto 2015
compartir
vacas bien alimentadas
Una vaca con un balance nutricional acorde a su estado reproductivo dará leche de calidad y se podrá volver a preñar. Foto: http://peru21.pe.
Una vaca sin dieta nutricional definida en los distintos periodos de su vida corre el riesgo de bajar de peso, no quedar preñada y mucho menos producir leche.
 
De acuerdo con Jaime Eduardo Maestre, profesional en Ariguani de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, “la nutrición es la base de la ganadería. Sin nutrición no hay vida, no hay preñez, no hay leche y no hay carne”. (Lea: 7 dietas para suplementar ganado durante el verano según la región)
 
Juan David Morales, profesional en Tuluá de Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, explicó que en el periodo de transición en vacas, que inicia 3 semanas antes del parto y se extiende 3 más después del nacimiento de la cría, se presentan cambios metabólicos.
 
Si durante ese periodo la vaca no recibe una dieta estricta rica en pasturas y suplementos, se dificultará el parto y la res no tendrá reservas suficientes de energía que faciliten la producción de un alto volumen de leche y de calidad, sustento del negocio ganadero lácteo.
 
En ese momento las vacas que no se nutren de forma adecuada sufren un balance energético negativo. Entonces, recomendó Morales: “En el preparto se da un concentrado bueno para que la vaca gane corporalidad y para que las bacterias del rumen se acostumbren a este y gaste menos reservas de energía, es decir grasa, para que pueda producir leche”.
 
La vaca después del parto puede intoxicar su hígado por la misma deficiencia de nutrientes necesarios en la producción del lácteo. Con ello, se reducirán las posibilidades de futuras preñeces.
 
Alex Gutiérrez, experto en nutricional de ganado de leche, señaló que siempre ha recalcado que la dieta alimenticia debe ser rica en proteínas, minerales y materia seca. Los pastos,sales y suplementos los contienen, y si se hallan de forma proporcional, se asegurará la estabilidad de los rumiantes porque no habrá déficit de fósforo o calcio, por ejemplo. (Lea: Las vacas requieren restaurar su balance en el posparto)
 
Morales dijo que en la dieta nutricional de vacas se incluyen las sales aiónicas sin descartar todo tipo de suplementación. Silos, henos y concentrados son parte del menú de las vacas, pero siempre habrá que priorizar el tener buena oferta forrajera en la finca.
 
En ese sentido, Jaime Eduardo Maestre manifestó que los cambios climáticos actuales han llevado a los ganaderos a reservar alimento, saben que su labor y responsabilidad implica disponer de comida para los animales todo el año.