Las vacas requieren restaurar su balance en el posparto

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Julio 2015
compartir
posparto de vacas
Las vacas aumentan la ingesta de alimento en el posparto. Foto: web.altagenetics.com.
El balance de las vacas se desestabiliza después de parir. La forma de equilibrarlo comienza en el preparto y se refuerza en el pos con una dieta nutricional. Expertos en ganadería hablan sobre las medidas que se deben aplicar para tener reses fuertes y con alta producción de leche.
 
Alex Gutiérrez, zootecnista y experto en nutrición animal, dijo que los primeros 21 días del posparto son vitales para balancear los minerales, la proteína y energía en las vacas lecheras. De la labor hecha por el ganadero durante ese tiempo dependerá el adecuado estado de salud y de lactancia de la res. (Lea: Transición de la vaca seca a lactante, periodo de sumo cuidado)
 
Calcio, fósforo, magnesio, azufre y demás minerales no pueden estar en desigualdad de porcentajes en la res y por ello es importamte la dieta alimenticia que se suministra a la vaca en cuanto a materia seca y suplementación. Acá juega un rol importante la calidad y cantidad de comida proporcionada.
 
Las vacas comen 12 kilos en promedio de materia seca al día. Las raciones aumentarán en el posparto de 15 a 18 kilos. Según Gutiérrez, se incrementará a una más la comida, entre 21 a 22 kilos, si el productor quiere tener mayor volumen de producción láctea.
 
“La comida hay que aumentarla en el posparto. Los pastos mantienen (a la res en balance) pero con ellos no basta. Concentrados y suplementos se dan paran ayudar más a las vacas”, expuso.
 
Mauricio Palacios Peña, profesional de Gestión de Proyectos Estratégicos del Fondo Nacional del Ganado, FNG, señaló que la evaluación de los requerimientos de la vaca en posparto inician antes de parir, cuando sin los requerimientos nutricionales que su organismo necesita, puede padecer de hipocalcemia o ‘vaca caída’, como se le conoce a la falta de calcio en los animales y que conlleva a que no resista permanecer de pie.
 
La placenta y el útero se pueden ver comprometidos y la lactancia, objetivo principal de la ganadería de leche, no se dará y las pérdidas económicas se reflejarán en el flujo de caja diario por venta del alimento.
 
“Es importante el balance de todos los minerales, proteína y energía. Si no es así, la producción de leche y la salud se verán comprometidas”, aseguró Palacios Peña. (Lea: Los 90 días vitales para la ganadería de leche)
 
 La tecnología ha tocado las puertas de la nutrición bovina con la creación de alimentos y productos que ayudan al ganadero a mantener su vacada nutrida. Algunos de ellos se han enfocado en la restauración del equilibrio posparto tras la estimulación del consumo de materia seca.
 
La recomendación de los profesionales a los ganaderos es que la decisión de dar ciertos productos suplementarios solo se deber efectuar con asesoría de un experto en nutrición bovina.