5 grandes escritores apasionados por la fiesta brava

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Abril 2016
compartir
Gabriel García Márquez, Antonio Caballero, Mario Vargas Llosa, Federico García Lorca, Ernest Hemingway, escritores aficionados a la fiesta brava, corrida de toros, tauromaquia, toros de lidia, afición a los toros, Colombia, España, Perú, Estados Unidos, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
García Márquez, Caballero, Vargas Llosa, Hemingway y García Lorca son destacados aficionados del arte taurino. Foto: es.wikipedia.org - twitter.com - honoriscausa.unab.cl - noticiaaldia.com - www.biografiasyvidas.com.
Hoy 22 de abril se cumplen los 400 años de la muerte del novelista Miguel de Cervantes, y mañana 23 se celebra el Día del Idioma. Para conmemorar ambas fechas, CONtexto ganadero publica la lista de 5 autores que se enamoraron del arte taurino.
 
Colombia
 
Varios escritores en Colombia han defendido la tauromaquia. Entre los más reconocidos se encuentran Gabriel García Márquez y Antonio Caballero. (Lea: 3 aficionados históricos a las corridas de toros)
 
García Márquez fue un amante de los deportes, en especial de la fiesta brava, de la cual fue profundo defensor y aficionado. Se le vio muchas veces en las plazas de toros de Colombia, México y España, disfrutando de los espectáculos.
 
El Nobel comenzó a sentir interés por los toros en los años 70, luego de un encuentro que mantuvo con 3 toreros españoles en un festival de Bogotá. Años más tarde, el 12 de octubre de 1984, se reencontró con uno de ellos, Antonio Borrero “Chamaco”, quien lo invitó personalmente y le brindó su única faena. 
 
En 1996, el reconocido torero José Miguel Arroyo “Joselito” dedicó la faena en la Feria de San Isidro, que se celebra en la Monumental de Las Ventas, en Madrid. La última ocasión que se vio a ‘Gabo’ en una corrida fue el 8 de febrero de 2014, en la Plaza de Toros Juriquilla, Querétaro, México.
 
Así escribió García Márquez sobre los toros: “Si es el toro de lidia tan noble como lo pintan, probablemente y a pesar de las tradicionales consecuencias, nadie sea más aficionado a la fiesta brava que el toro mismo. Por eso sigue embistiendo noblemente fiel a las reglas que han hecho posible la subsistencia de la lidia”.
 
Otro reconocido novelista colombiano que es aficionado la fiesta brava es Antonio Caballero. En compañía del periodista Alfredo Molano, escribieron un manifiesto defendiendo este arte, en el que describieron al toreo como “una gran metáfora sobre la vida y la muerte”.
 
El autor de Sin Remedio declaró que el arte del toreo no es comprendido por todo el mundo, al ser calificado como cruel. No obstante, según Caballero, la tauromaquia es una tradición artística pacífica y reclama la libertad de opción cultural para no prohibir las corridas en Bogotá ni en Colombia.
 
Además, defiende al medio ambiente y la conservación de las especies, que incluye la del toro bravo, así como “las condiciones que hacen posible su crianza y su existencia”. (Lea: Toreros y aficionados pidieron regreso de los toros a Bogotá)
 
España
 
El aclamado poeta español, Federico García Lorca, declaró que “el toreo es probablemente la riqueza poética y vital de España”. Según él, “los toros son la fiesta más culta que hay en el mundo”.
 
García Lorca (1898 – 1936) es considerado el poeta de mayor influencia de la literatura española del siglo XX, y el más destacado de los poetas que hicieron parte de la Generación del 27, un grupo de escritores que se dieron a conocer en 1927 en el país hispano. (Lea: Figuras que asistirán a la gran concentración taurina en Bogotá)
 
Desde muy joven se mostró interesado por los toros, y siempre defendió la fiesta brava de los ataques que la calificaban de bárbara y de inculta. Escribió el poema “Llanto por Ignacio Sánchez Mejías”, dedicado a este torero que también fue miembro de la Generación del 27, y que murió de gangrena en 1934 luego de recibir una cornada del toro ‘Granadino’ en la plaza Manzanares.
 
Perú
 
El Nobel peruano Mario Vargas Llosa también se confesó un amante de los toros. En 2004, escribió una columna para el periódico El País de España, titulada “La última corrida”, en la que manifestó que los enemigos de la fiesta brava se equivocaban al señalar que es un “ejercicio de maldad”. Por el contrario, se trata de un “culto amoroso y delicado en el que el toro es el rey”.
 
8 años más tarde, durante el acto de inauguración del “Espacio Arte y Cultura” de la plaza de Las Ventas en 2012, Mario Vargas Llosa declaró que el toro es un animal privilegiado, tratado con un inmenso amor desde que nace y hasta su lidia en el ruedo, aunque lo ignoren muchos animalistas.
 
Estados Unidos
 
Ernest Hemingway (1899 – 1961) fue un influente escritor norteamericano del siglo XX gque se enamoró de España y de los toros. Su afición inició en 1923, cuando visitó por primera vez el Festival de San Fermín, en Pamplona. Tres años más tarde publicó Fiesta, acerca de un grupo de norteamericanos e ingleses que viajan de París para ver el festival y las corridas.
 
En 1929, escribió el libro “Muerte en la tarde”, donde habla de la ceremonia y las tradiciones de las corridas de toros. Este libro es una mirada a la historia del arte taurino, en el cual encontró la naturaleza elemental de la vida y la muerte. (Lea: En Madrid habrá concentración para apoyar regreso del toreo a Bogotá)
 
Es famosa su amistad con el matador Luis Miguel Dominguín o “El Pitilín”, entre otros toreros. En su obra póstuma “Un peligroso verano”, publicada en 1985, trata la rivalidad entre los matadores Dominguín y Antonio Ordoñez durante la temporada taurina de 1959.
 
Cuando se suicidó con un disparo el 2 de julio de 1961, Hemingway tenía en el cajón de su mesita de noche el abono para las corridas del Festival de San Fermín que estaba a punto de comenzar.