¿Cómo ha hecho Uruguay para elevar las exportaciones de carne manteniendo bajos precios locales?

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Junio 2021
compartir
exportaciones carne uruguay, exportaciones carne bovina, carne de res, precio carne de res Uruguay, precio, carne, bajos precios de la carne, el asado del Pepe, Pepe Mujica, ganadería Uruguay, exportaciones carne de res Uruguay, ganado bovino, ganadería bovina, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
Para frenar la inflación del precio interno de la carne, Uruguay no frenó las exportaciones, sino que impulsó las importaciones de cortes más baratos de Brasil, Argentina y Paraguay. Foto: interempresas.net

Mientras que en Colombia algunos reclaman que el precio de la carne ha subido por el aumento de las exportaciones y Argentina las suspendió bajo este mismo argumento, uno de los mayores vendedores de carne en el mundo ha podido mantener los precios en el mercado local. Así lo hizo.

 

En el último año, el precio interno de la carne de res en Argentina subió en promedio un 75 %, y en algunas zonas superó el 80 %. Por este motivo, el Gobierno impuso a finales de mayo una suspensión de los envíos de la proteína por un plazo de 30 días.

 

Por el contrario, como informó El Cronista, pese a que los novillos tuvieron los mayores precios de la región, el aumento de la carne en Uruguay nunca superó a la inflación. (Lea: Ganaderos uruguayos buscan exportar más ganado en pie a China)

 

En abril, el costo de la carne de res subió 0,76 % en este país según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Para ese mismo periodo, al otro lado de la frontera subió 3,4 % según el Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva).

 

Esto a pesar de que más del 75 % de la carne que produce Uruguay la vende al exterior, principalmente a China y Estados Unidos, donde ofrecen carne premium. Entonces, ¿cómo han logrado seguir exportando sin sacrificar el consumo interno?

 

En 2005, cuando José “Pepe” Mujica era ministro de Ganadería, les pidió a los frigoríficos que destinaran cortes populares (falda, falda parrillera, asado) al mercado interno y que el resto se destine a la exportación. A esta estrategia se le llamó el asado del Pepe.

 

Doce años después, según el Instituto Nacional de Carnes de este país, en 2017 la inflación del valor de la carne en Uruguay era de 3 % anual y se trepó al 35 % anual en el 2019. (Lea: Estos son los diez países que más carne exportan)

 

Para suplir la demanda interna, decidieron importar cortes populares desde Brasil y Paraguay. En 2020, de cada cuatro kilos que consumieron, uno fue importado. Javier Pastoriza, analista especializado en agronegocios, explicó a El Cronista:

 

“Durante todo 2020 los precios de la carne en Uruguay estaban muy altos, por encima de los valores en Brasil, Argentina y Paraguay. Eso le permitió al país seguir exportando y, en paralelo, comprar carne más barata en Brasil y Paraguay para consumo interno”.

 

Así pues, para combatir la inflación del precio interno de la carne en 2017 importó casi 5700 t, en 2018 pasaron a 15444 t y en 2019 se elevaron 30925 t. El año pasado adquirió 31 917, lo que produjo una deflación de la carne de -4 %.

 

Según un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), citado por Luis Machado en el portal Perfil, “estos datos muestran que Uruguay, aun siendo un gran exportador, cuando tuvo una fuerte inflación sobre la carne no cerró las exportaciones. Tampoco tuvo una actitud pasiva”.

 

En cambio, “apeló a abrir las importaciones de carne para aumentar la oferta en el mercado doméstico y, por esa vía, bajar el precio. En el 2020, el 13 % del consumo interno de carne se abasteció con importaciones. En otras palabras, Uruguay, a diferencia de la Argentina, moderó el precio de la carne potenciando el comercio exterior”.

 

Machado continuó explicando que en Argentina, el 70 % de los animales para faenar se destinan al mercado interno y el 30 % a la exportación, que se reparten en de novillos pesados de alta calidad (7 %) y vacas de baja calidad que van a China (23 %), cuya carne se come hervida o mezclada con verduras”.

 

Rafael Tardáguila, director de Tardáguila Agromercados en Uruguay, aseguró que su país se transformó en importador, sin dejar de lado la exportación. “Compensó con carne sin hueso desde Brasil, cortes baratos para hacer milanesas, como la nalga y algo con hueso desde Argentina. La importación llegó a ser del 30% del consumo interno”.

 

No obstante, no se trata de un invento uruguayo, como develó Miguel Gorelik, director de Valor Carne: “Muchos países hacen lo mismo, como México y Estados Unidos, que es el tercer exportador y el principal importador de carne vacuna del mundo”. (Lea: Uruguay quiere diferenciar su carne con buenas prácticas ganaderas)

 

Hace unos días, el presidente argentino Alberto Fernández, ante la situación de las exportaciones en este país, se refirió a reeditar el plan de Mujica: “Tenemos que hacer como hizo el Pepe, precios razonables a nivel local, facilitar que se exporte el resto: básicamente garantizar los cortes”, dijo en declaraciones a la emisora Radio 10.