Fecha de vencimiento en lácteos, un asunto de cuidado

Por: 
CONtexto Ganadero
07 de Mayo 2014
compartir
lácteos Colombia y España
La fecha de vencimiento sirve de guía para saber en qué momento un alimento se comienza a descomponer, pero no es el único referente. Foto: CONtexto Ganadero.
Los yogures en España dejarán de tener fecha de vencimiento y pasarán a incluir en su etiqueta el tiempo en el cual se hace preferible su consumo. La regulación ha generado críticas entre clientes y productores.
 
La nueva legislación fue validada por el Gobierno para generar competencia leal entre la industria láctea en diferentes países de Europa, cuyos productos tienen empaques en los que se lee “consuma antes de” y no con la obligatoriedad de poner un día límite para ingerir el alimento.
 
El ministro de Agricultura de España, Miguel Arias Cañete, respondió a quienes se oponen al decreto de yogures, que ha consumido el producto pasada la fecha de vencimiento que muestra la envoltura, al sugerir que no siempre pierde sus componentes nutricionales y de calidad.
 
La declaración del ministro desató más polémica. Ante eso, Contexto ganadero, habló con Ignacio Amador, subgerente de Cadenas Productiva de la Federación Colombiana de Ganaderos y el Fondo Nacional del Ganado, Fedegán-FNG, para conocer en qué momento se recomienda consumir y desechar los lácteos. (Lea: Exportaciones de carne y lácteos aumentaron 301% y 304%)
 
El experto afirmó que en Colombia todos los lácteos tienen fecha de vencimiento y en otros alimentos se sugiere, además, la fecha en la que es más recomendable su consumo. La intención de la industria es prevenir al consumidor de las alteraciones que puede llegar a sufrir el producto después de la fecha en la que se indica caduca.
 
Los alimentos pierden calidad y se exponen con el paso de los días a microorganismos que los descomponen, pero si un producto ha sido refrigerado de forma correcta, en el caso de los lácteos, puede durar algunos días posterior a la fecha de vencimiento señalada.
 
Yo también he consumido productos después de la fecha de vencimiento por no desperdiciarlos, pero hay quienes se acostumbraron a botarlos. Si no veo alteraciones como gas, mal olor se puede consumir el yogur”, aseveró Amador.
 
La razón por la cual algunos productos duran más días de lo estimado de la fecha de caducidad, se debe a la calidad en su proceso de fabricación.
 
Caso contrario se puede apreciar con varios productos lácteos que se dañan incluso antes del día estimado como óptimo para su consumo. Sucede más con los quesos porque se exponen a más patógenos al permanecer abiertos durante varios días, diferente a los yogures que se abren e ingieren de inmediato o vienen en envases con tapas que evitan la exposición al aire. 
 
Amador explicó que una vez abierto el empaque, el alimento se expone a contaminantes, humedad y una errónea refrigeración que lo lleva a dañarse antes de la fecha de vencimiento, pero si el alimento es almacenado de manera adecuada, al conservarse en una bolsa o tasa en el área de la nevera de frío, y no la de congelado, el producto puede durar el tiempo indicado en la envoltura.
 
“Yo he comprado quesos que pueden durar después de abiertos más de 8 días en la nevera, por tenerlos bien refrigerados, no cogerlo con las manos sucias”, anotó el subgerente de Cadenas Productivas de Fedegán-FNG. (Lea: Publicidad engañosa, ¿sabe qué tipo de lácteo le venden?)
 
Algunos consumidores de lácteos han vivido experiencias desagradables cuando llegan a casa y abren el producto y este expele mal olor o tiene alteraciones en su composición física. En ese caso, señaló Amador, el derecho de las cosas es llamar al área de servicio al cliente de la empresa y formalizar la queja.
 
Otro elemento a considerar al momento de consumir los lácteos es aprender a reconocer tiempos y tamaño del producto. Por ejemplo, si se compra un paquete pequeño de quesos o pocos yogures lo recomendable es ver la fecha de vencimiento y si es cercana consumir antes de que llegue ese día.
 
Si se compra gran cantidad de productos es porque su consumo será masivo o porque la fecha de caducidad es lejana y se podrá tener refrigerada en la nevera.
 
La experiencia muestra que es mejor consumir antes de la fecha de vencimiento, tener bien almacenado el alimento y si se pasa la fecha límite de consumo mirar si se puede comer o no”, reiteró el experto.
 
Tenga en cuenta
 
Carlos Fernando Novoa Castro, asociado del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos, ICTA, y docente en el área de leches de la Universidad Nacional de Colombia, dijo que el consumidor colombiano no acostumbra a leer los empaques de los lácteos y mucho menos la letra menuda y debería hacerlo para saber con seguridad qué compra.
 
Por su parte, Ana Catalina Suárez, directora de la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia, Abaco, manifestó que en el país las grandes superficies donan ciertos alimentos cuando están próximos a vencerse, pero que se pueden consumir, porque no son fáciles de comercializar debido a que el cliente los descarta al darse cuenta de la fecha de caducidad.