Mueren infartadas más de 100 vacas por ola de calor en Argentina

Por: 
CONtexto Ganadero
09 de Enero 2014
compartir
mueren vacas por sequía
Colombia y Argentina atraviesan por una temporada de verano, por lo que las autoridades piden a los productores tomar medidas de precaución en las fincas. Foto: CONtexto Ganadero.
La ola de calor que mantiene en alerta a la población de Argentina también afecta a bovinos que han muerto al no hallar agua y pasturas como alimento vital.
 
En algunas regiones de Colombia las altas temperaturas también azotan a la ciudadanía, y han empezado a ocasionar incendios forestales. Los productores deben estar atentos a evitar que los animales padezcan episodios de deshidratación y estrés que los puedan matar.
 
Ómar Franco, director del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia, Ideam, aseguró que la alerta roja se mantendrá en la mayoría del territorio nacional durante enero y febrero, siendo Atlántico, Córdoba, Antioquia, Santander, Tolima, Huila, el Eje Cafetero y Valle del Cauca las zonas que reportan más calor. (Lea: Por el verano, bodega ganadera en La Guajira opera con retraso)
 
En la región Monte Maíz, al sudeste de Córdoba, Argentina,  con una temperatura que supera los 40 grados centígrados, se comienzan a sentir los daños en la producción pecuaria. La ola de calor ha provocado, en menos de un mes, la muerte de por lo menos 105 vacunos.
 
Muertas por infarto
 
Las vacas lecheras que no soportaron las altas temperaturas en Monte Maíz pertenecían a una empresa productora de la familia Montechiari que se dedica desde hace dos décadas a la comercialización del lácteo. (Lea: El intenso verano ha causado la muerte de 48.000 reses en el país)
 
Fernando Montechiari, socio de la empresa lechera afectada, dijo al medio TodoAgro, que las vacas sufrieron estrés calórico y térmico y luego murieron de infarto.
 
El productor subrayó que "fue fatal la combinación de altas temperaturas, alta humedad y temperaturas mínimas muy elevadas".
 
Montechiari relató que cuando llegó al predio lo que vio lo dejó desconcertado, puesto que había vacas vivas y muertas, y aunque intentó asistirlas mojándolas, los ejemplares no lograron sobrevivir.
 
 “Hemos hecho la denuncia pertinente ante Senasa y otros estamentos. Estamos estudiando como brindar más bienestar a los animales”, señaló el afectado.
 
Este no sería el único caso de muerte de vacunos en Argentina entre diciembre de 2013 y lo que va de enero de 2014.
 
Por eso, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, Senasa, pidió a los productores tener precaución ante la ola de calor que se extiende en el país de manera sostenida para evitar ver afectada la productividad de sus animales y la rentabilidad de su producción.
 
Los animales de producción deben ser criados en condiciones ambientales apropiadas, además con suficiente alimento y agua para su desarrollo.
 
En condiciones de estrés calórico, los animales disminuyen la capacidad de regulación de su temperatura corporal, lo cual lleva a la reducción voluntaria en la ingesta de alimentos y la consecuente disminución en la producción y aptitud reproductiva.
 
Ante esta situación, el Senasa recomienda permitir el acceso libre de agua apta para consumo animal durante todo el día y facilitar espacios con sombra para los animales.
 
Las reses deben salir a alimentarse en horas de baja exposición al sol, principalmente temprano por la mañana o al finalizar la tarde. En caso de necesitar transportar vacunos realizarlo en horas menos calurosas procurando que durante el pre-embarque los animales dispongan de suficiente agua para hidratarse. (Lea: Argentina anuncia aportes para productores ganaderos)
 
Falta el agua
 
La Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, durante todo el año dicta charlas a los productores para que almacenen forrajes y tengan a disposición agua para afrontar temporadas prolongadas de sequía.  
 
“Debido a la sequía se aumentan los costos de producción, pues los ganaderos deben acudir a alimento que usualmente no comprarían, para mantener sus producción bien sea de carne o de leche”, afirmó Lorena Cuervo, profesional Gestión de Proyectos Estratégicos de Fedegán en Quindío.
 
Como un caso excepcional, en el municipio de Los Santos, Santander, llueve cada 10 años. La última lluvia cayó en la ola invernal de 2011, tras más de una década de no verse caer agua en esa región del país.
 
En la actualidad, la situación de sequía en Los Santos es alarmante, según aseguró el Miguel Darío Gómez Prada, director del Consejo Departamental de Gestión del Riesgo, quien afirmó que en el municipio se declaró "la calamidad pública" por el verano.
 
Como medida de prevención han enviado carrotanques de bomberos que proporcionan agua a la población que debe hacer uso racional del líquido. (Lea: Verano intenso se vive en gran parte del territorio nacional
 
Más de 48 mil cabezas de ganado han muerto en Colombia en los últimos años como consencuencia del verano, y entre diciembre de 2013 y lo que va de 2014 se han registrado más de 13 incendios forestales en distintos departamentos.