Quesos artesanales de Colombia se caracterizan por su frescura

Por: 
CONtexto Ganadero
10 de Noviembre 2014
compartir
quesos artesanales
Los quesos artesanales no pasan por la industria láctea pero conservan la inocuidad. Foto: girpaineiras.blogspot.com.
Varios quesos artesanales de España están en vía de extinción. Aluden el hecho a la pérdida de las tradiciones que pasan de una generación a otra.
 
Casín, Genestoso y Urbies son los quesos artesanales que se niegan a desaparecer en el país europeo. Una familia española busca recuperarlos.
 
Luis Felipe Yucumá, dueño de la productora de quesos artesanales Altania, ubicada en Subachoque, Cundinamarca, señaló que en Colombia el derivado de la leche no tiende a desaparecer al argumentar que algunos han logrado incluso denominación de origen.
 
El queso de Paipa, el costeño y el caqueteño han transcendido en todo el país y por ello aún se fabrican y valoran como propios de Colombia con tradición artesanal. (Lea: Leche con más grasa y proteína, privilegiada para hacer quesos)
 
Yucumá anotó que Colombia tiene una tradición de consumo de quesos frescos y se podría asegurar que son estos los que se caracterizan como artesanales en el país.
 
Dijo que si se protegen los quesos artesanales frescos en Colombia “habrá buen desarrollo” de los mismos con la posibilidad de aumentar su consumo, puesto que la cultura nacional apunta a la preferencia por este tipo de productos.
 
Consideró que desde su empresa se impulsa la iniciativa de no dejar desaparecer la fabricación de quesos artesanales. “De nuestro lado queremos que perdure esa tradición”, enfatizó.
 
Pero, ¿qué es un queso artesanal?
 
Enrique Ortega, vicepresidente del Consejo Nacional de La Calidad de la Leche, CNLM, aclaró que un queso artesanal es el que no tiene proceso en las industrias lácteas. (Lea: Coma queso y olvídese de las caries dental)
 
Dijo que los quesos artesanales en Colombia tiene un mercado “natural histórico”, por lo que no está en riesgo de desaparecer. Lo importante para el experto en lácteos, es que se trabajen con “buenas prácticas” y registro de certificación como producto inocuo.