Bienvenido presidente, para construir juntos el futuro ganadero

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Noviembre 2018
compartir
Colombia, Fedegán, 36 Congreso Nacional de Ganaderos, Presidente de la República Iván Duque Marquéa, José Felíx Lafaurie, “Ganadería Colombiana – Hoja de Ruta 2018 – 2022”, Pega 2019, El ordenamiento productivo, La revolución de las Vías, El capital para el campo, Energía para la producción rural, Agua para la producción rural, Tres retos para la ganadería, reto ambiental, conquista de los mercados, gana-gana de la leche social, la restauración de la parafiscalidad a Fedegán, Ganadería, ganadería colombiana
"No podíamos desaprovechar este espacio de encuentro entre el Gobierno y el gremio, para hacer una especie de empalme ganadero que nos permita sellar esa gran alianza, respetuosa, propositiva y con voluntad de cambio, sin la cual no es posible avanzar en la recuperación del campo y de la ganadería", señaló José Félix Lafaurie R. Foto: Fedegán
José Félix Lafaurie Rivera, presidente ejecutivo de Fedegán, le entregó al Presidente Iván Duque Márquez, el documento “Ganadería Colombiana – Hoja de Ruta 2018 – 2022”, con las propuestas estratégicas del gremio ganadero.
 
En su discurso ante el 36º Congreso Nacional de Ganaderos - “Fedegán… siempre”, José Félix Lafaurie Rivera recogió la invitación que hiciera el Presidente de la República, de pasar la página, mirar hacia delante, unir esfuerzos y trabajar, hombro a hombro, con el Gobierno Nacional para construir juntos el futuro. 
 
“Ganadería Colombiana – Hoja de Ruta 2018 – 2022”, es un conjunto de estrategias que los ganaderos le plantean al presidente Duque, para hacer del campo un instrumento estratégico para la generación de ingresos y bienestar colectivo, amén de su papel en el entorno mundial como proveedor de alimentos.
 
En ese orden de ideas, Lafaurie Rivera, agradeció la presencia del Presidente Duque, resaltó el valor que representa para los ganaderos la participación del Gobierno en el Congreso ganadero, y la gran alianza entre los dos, para avanzar en la recuperación del campo y de la ganadería a partir de lo que denominó el empalme ganadero –una gran alianza, respetuosa, propositiva y con voluntad de cambio, que restablezca la importancia estratégica del campo y obre en consecuencia–.
 
En ese marco, Lafaurie recordó que la economía colombiana fue eminentemente agropecuaria hasta bien entrado el siglo XX, cuando compartió liderazgo con la construcción urbana. Luego las dos fueron desplazadas en los ochenta por la industria extractiva, principalmente, por el petróleo. Recurso sobre el cual hoy recae una gran presión ambiental por su explotación, además de la reducción gradual de ingresos por el agotamiento de nuestras reservas.
 
Con base en lo anterior, Lafaurie señaló la necesidad de iniciar la transición con urgencia de la fuente de ingresos. De cambiar paulatinamente la renta petrolera por ingresos generados en el campo. “… no se trata solamente de cambiar una energía por otras, o de exportar aguacates a cambio de petróleo, sino del problema no menos angustioso de reemplazar unos ingresos por otros”.
 
“Para lograr ambos objetivos, hay que volver a mirar al campo, señor presidente. Si podemos convertir a Colombia en despensa para un mundo con demanda creciente de alimentos, ¿por qué no hacerlo? Si tenemos suficientes tierras agrícolas y ganaderas, luz solar todo el año, gran biodiversidad y unos recursos hídricos que el mundo nos envidia, ¿por qué no hacerlo?”, insistió Lafaurie.
 
Agrego que, “es en el campo donde se esconden las divisas para sustituir la renta petrolera con una oferta diversa de exportaciones agropecuarias; es allí donde está gran parte de ese futuro que usted nos invita a soñar y a construir entre todos”.
 
 
“Ganadería Colombiana – Hoja de Ruta 2018 – 2022”
 
A renglón seguido le dijo al Presidente que Fedegán se ha dedicado durante muchos años a elevar la productividad de la ganadería, a impulsar la modernización y, a hacer posible el sueño de un mejor futuro para este sector.
 
Sus derroteros se encuentran en el Plan Estratégico de la Ganadería Colombiana, el PEGA 2019 –que Fedegán le entregó al presidente Uribe en noviembre de 2006, y cuya versión actualizada (“Ganadería Colombiana – Hoja de Ruta 2018 – 2022”) le fue entregada al presidente Iván Duque por José Félix Lafaurie–.
 
El presidente del gremio cúpula de la ganadería colombiana, afirmó que el PEGA 2019 produjo resultados importantes, y enumeró como ejemplos, los documentos Conpes de 2005, que organizarían las cadenas láctea y cárnica; los decretos 616 de 2006 y 1500 de 2007, que establecieron sus respectivos reglamentos técnicos, como base de los Sistemas de Inspección Vigilancia y Control.
 
Los logros alcanzados en Ciencia y Tecnología con recursos parafiscales, permitieron crear los Centros de Servicios Tecnológicos, y desarrollar las famosas Brigadas Técnicas, Escuela de Mayordomía, Núcleos de Asistencia a pequeños productores, Giras Técnicas, Círculos de Excelencia, Foros Regionales y los convenios de capacitación con el SENA.
 
“Todos eran programas que hoy los ganaderos extrañan, y que recorrían el país irradiando una visión más moderna de la ganadería”.
 
También hizo una breve referencia al tema sanitario. “En ese contexto diseñamos, implementamos y administramos con éxito el primer sistema de trazabilidad bovina, y con el ICA suscribimos un convenio para el manejo operativo de las Guías Sanitarias de Movilización a través de las organizaciones ganaderas regionales. Ambos fueron suspendidos unilateralmente por el Gobierno en 2012, con enormes costos para la ganadería por el injustificado retroceso en dos programas estratégicos”.
 
Y, en 2009, la Organización Mundial de Salud Animal – OIE, certificó la región con la cual Colombia completó el mapa de país libre de fiebre aftosa con vacunación.
 
 
Cinco retos para el campo
 
Lafaurie le propuso al presidente Duque, como parte de la Hoja de Ruta, cinco retos que impactarían de manera inmediata y sustantiva al sector agropecuario, y tres que deberían guiar nuestra acción en los próximos cuatro años para convertir en resultados el sueño ganadero.
 
Primero: El ordenamiento productivo: Explicó que es necesario, a partir de un mapa realista de la vocación de la tierra, que el catastro se convierta en un factor de ordenamiento de la producción que, a través de un impuesto predial diferenciado, incentive o castigue el uso adecuado o inadecuado de la tierra.
 
Segundo: La revolución de las Vías: Si bien es cierto que el Gobierno no puede echarse encima la carga de las vías terciarias, sí puede usar su iniciativa legislativa para generar un instrumento de “todos ponen”. Sería una “alianza de infraestructura”, en la que los municipios que decidan utilizar hasta el 30% del predial rural en vías terciarias, reciban otro tanto de la Nación, dentro de un proceso con alta veeduría ciudadana de los aportantes del impuesto.
 
Tercero: El capital para el campo: El capital huyó del campo, espantado por la violencia. Sobre la base de la seguridad, será posible movilizar capital a través de un “Fondo para el Desarrollo del Sector Agropecuario” alimentado por la inversión de sociedades contribuyentes del impuesto a la renta, que recibirían por ello un incentivo tributario.
 
Lo anterior acompañado con acceso real al crédito, apuntalado en un “Sistema Nacional de Garantías para el Sector Agropecuario”
 
Cuarto: Energía para la producción rural: Un instrumento de política pública debe garantizar, primero, el cumplimiento del artículo 8º de la Ley 101 de 1993, que obliga a establecer tarifas diferenciales para la producción agropecuaria; y segundo, una Línea de Crédito con ICR para la adquisición y establecimiento de sistemas alternativos de energía en predios rurales de producción agropecuaria.
 
Quinto: Agua para la producción rural: Es una paradoja: En uno de los países con mayores recursos hídricos del planeta, no hay agua permanente para la producción agropecuaria, solo el 6% cuentan con estas adecuaciones.
 
 
Tres retos para la ganadería
 
Primero: El reto ambiental: En este tema la meta es alcanzar un millón de hectáreas con Sistemas Silvopastoriles, una verdadera revolución en productividad, en devolución de tierras a la naturaleza, en captura de carbono y restauración del paisaje rural.
 
Para este efecto hemos propuesto la creación de un gran Fondo de Compensaciones Ambientales por pérdida de biodiversidad por parte de la industria extractiva, principalmente, cuyos recursos se puedan orientar a esa gran transformación ambiental y productiva de la ganadería a través de sistemas silvopastoriles.
 
El proyecto de “Municipios Ganaderos Sostenibles” que hace parte de la Hoja de Ruta en el ámbito de la Ciencia y la Tecnología, combinará herramientas de innovación en 280 municipios con vocación ganadera.
 
Segundo: La conquista de los mercados: La meta deberían ser 500 millones de dólares en exportaciones ganaderas en 2022, con la mira puesta en los principales mercados mundiales con los que se han firmado TL.
 
Para ello, la admisibilidad sanitaria es la gran prioridad, a partir de las siguientes acciones:
  1. El Plan de Choque para recuperar el estatus de país libre de aftosa antes de terminar el año 2019.
  2. Tercerizar la trazabilidad y la expedición de Guías Sanitarias de Movilización, a través de las organizaciones ganaderas.
  3. Reestructurar, fortalecer y especializar al ICA en su función de autoridad sanitaria nacional.
  4. Revisar los decretos 616 de 2016 y 1500 de 2017 y sus diferentes modificaciones, y concertar con el Ministerio de Protección Social y el INVIMA la implementación de Sistemas de Inspección, Vigilancia y Control, realistas y aplicables, pero también homologables por los mercados internacionales.
Tercero: El gana-gana de la leche social: La propuesta es sacar adelante otro esquema de “todos ponen” que además de generar compromiso y control social a la utilización de los recursos, rompería también la trampa de pobreza de miles de pequeños productores de leche.
 
La estrategia consiste en un fondo tripartito alimentado por:
  • 25% con cesiones de los productores sobre el precio al productor
  • 25% de aporte directo de la industria
  • 50 de aporte de la Nación
En el escenario de una cesión del 0,5% sobre el precio del litro al productor, se obtendrían recursos por ¡$70.780 millones anuales! para el fomento del consumo de leche para estratos bajos.
 
Finalmente, Lafaurie indicó que FEDEGÁN asumirá el liderazgo del sueño ganadero, para tener una ganadería unida en pos de sus objetivos comunes, y convocará a la institucionalidad gremial ganadera con la vocación de futuro que reclama el sueño ganadero, pero le solicitó al presidente Duque la restauración de la parafiscalidad como instrumento estratégico para el logro de ese sueño.