Rechazo a la propuesta de Petro de paz con impunidad para grupos al margen de la ley

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Agosto 2022
compartir
Manos a favor de la paz
Aunque todos quieren la paz no se pretende que se le dé impunidad y grandes beneficios a los grupos al margen de la ley que negociarán con Petro. Foto: indepaz.org.co

Los anuncios del presidente electo, Gustavo Petro de dialogar con los diferentes grupos al margen de la ley para lograr lo que denomina “la paz total”, sigue causando escozor en la sociedad.

 

Para diferentes analistas y políticos la propuesta del próximo presidente implica una impunidad total para quienes han asesinado policías y miembros de la fuerza pública así como se han lucrado del narcotráfico, el secuestro y la extorsión.

 

Por ejemplo, la vicepresidenta y canciller, Martha Lucía Ramírez, en entrevista con la agencia EFE consideró que si la propuesta de "paz total" del próximo Gobierno pretende legalizar actividades criminales sería "una bofetada" al país, y afirmó que se necesita una "oposición constructiva" a la Presidencia de Gustavo Petro.

 

Aseguró que “todos los colombianos hemos anhelado siempre un país en paz, y un país en paz se logra cuando hay un Estado de derecho que funciona, unas leyes que se aplican por igual a todos”.

 

Añadió que una cosa es que haya gente que tuvo una ideología política hace 40 o 50 años, y por eso estuvieron en las guerrillas y que haya un proceso de paz para incorporarlos políticamente, pero otra cosa distinta es hablar de legalizar todo lo que ha sido la criminalidad de este país y que queden en la impunidad. (Lea: 10 voces que ven con escepticismo diálogos de paz con el ELN)

 

“Eso, me parece, sería una bofetada a todos los colombianos (...) Si a nosotros nos van a decir a estas alturas de la vida que para hablar de paz total hay que sacar de la cárcel a todos los que se han robado la plata en obras públicas, con todo lo que ha habido (de corrupción) en este país en esta materia, eso no sería halagüeño para el futuro del país en materia de paz”.

 

Por su parte el expresidente Andrés Pastrana, Pastrana cuestionó las supuestas irregularidades que se habrían presentado en el proceso electoral y los acercamientos que personas cercanas a su campaña política habrían hecho en las cárceles con delincuentes y narcotraficantes.

 

De acuerdo con una nota de RCN, el expresidente señaló que “los interrogantes en torno al conteo del voto popular son espada de Damocles sobre la legitimidad del proceso electoral y la continuidad democrática al cabo de los cuatro años de mandato. Sus pactos con condenados en la cárcel de La Picota y el acuerdo nacional con patente de corso para los corruptos, abren la puerta al redoblado saqueo de las arcas del Estado”.

 

Aseguró que no está de acuerdo con la postura que adoptará el nuevo gobierno con respecto a la lucha antidrogas y advierte que la misma podría conducir al país a una “narcocracia”.

 

“La legalización de hecho de los cultivos que nutren al narcotráfico y su compromiso de borrón y cuenta nueva con las mafias de la droga son la vía hacia una narcocracia. Su postura inflexible sobre estos arreglos ha dejado en claro que son compromisos irrevocables de su gobierno”, sostuvo. (Lea: Ojo con el microtráfico y las elecciones municipales en los diálogos regionales)

 

A su vez, el alto comisionado para la Paz, Juan Camilo Restrepo, dijo a Semana frente a la decisión que tiene Gustavo Petro de reactivar las conversaciones con el Eln, que estuvieron activas hasta poco antes del final del gobierno Santos, que “se equivocan quienes están planteando hacer negociaciones políticas con grupos armados organizados, incluso con el Eln, porque tanto los unos como los otros son un cartel de la droga y un cartel de la droga que comete un delito de narcotráfico”.

 

Agregó que “como está establecido en el sistema jurídico colombiano, no hay conexión entre el delito del narcotráfico y los delitos políticos, por eso no pueden negociar de carácter político ni con el Clan del Golfo, ni con las disidencias ni con el Eln”.

 

Entre tanto el concejal y columnista de la revista Semana Óscar Ramírez Vahos dijo en uno de sus escritos que “lo que está sucediendo hoy en el país es una película que ya vimos. Cuando Juan Manuel Santos anunció su voluntad de diálogo con las Farc, esta guerrilla emprendió una campaña de terror contra nuestros soldados para así llegar fortalecidos a las negociaciones. En su limitada mentalidad delincuencial, esa organización creyó que asesinar soldados era la mejor manera de precipitar la paz. Por desgracia, muchos compraron esa tesis”.

 

Hoy, cuando el país llora la muerte de 36 policías víctimas de un Plan Pistola, se observa el lamentable regreso de esos métodos. “El presidente electo Gustavo Petro tiene una enorme carga de responsabilidad en estos hechos, a mi modo de ver: anunció una supuesta “paz total” con enormes beneficios para los grupos criminales que quisieran someterse a la justicia, todo para justificar las enormes concesiones que seguro le hará al Eln”.

 

Añade que el país entero sabe que el Eln tendrá unos diálogos de paz donde se reencauchará todo lo que se hizo con las Farc: una justicia restaurativa, es decir, cero cárcel; garantía de participación política, es decir, curules; una reinserción sin garantía efectiva de verdad, es decir, lavado de imagen…Todo esto se puede resumir con una sola palabra: impunidad. (Lea: "Inicio de diálogos con ELN muestra que Gobierno no ha aprendido”, Lafaurie)

 

A su vez, Ingrid Betancur, en Semana manifestó que si la paz total de la cual habla Petro es impunidad total, “lo que estamos haciendo es abrir la caja de pandora y creando un monstruo mucho más grande que el que tenemos hoy, porque las organizaciones criminales podrían multiplicarse en Colombia, ya que tendrían el estímulo de que nadie las va a perseguir”.