“Al Gobierno le quedó grande el problema de Piñón-Salamina”: Asoganorte

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Agosto 2021
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, salamina, piñón, via salamina piñon, crisis salamina, alcaldia salamina, daño dique salamina, rio magdalena, asoganorte, obras en salamina piñon, emergencia salamina, emergencia piñon, rio magdalena salamina piñon,
En la región sigue preocupando el riesgo de una eventual inundación que afectaría cinco municipios del Magdalena. Foto: @victorrpolo.

La situación que se viene presentando en esta zona del Magdalena con el río, tiende a empeorar con el pasar de los meses. Las soluciones no son integrales y los gremios de la región creen que una tragedia es inminente.

 

En días pasados, se presentó el desplome del puerto del ferry en la vía que comunica a Piñón con Salamina. Ante ese hecho, según lo que reportó El Heraldo, los productores de la zona se han visto afectados al no poder enviar al Atlántico sus productos, por lo que hacen un llamado a las autoridades a buscar una solución porque se podría dar un desabastecimiento en las plazas de mercado de la ciudad. (Lea: Sigue la crisis en la vía de Salamina – El Piñón)

 

El director de AgroRibera, Ramiro Manjarrés, indicó que son 163 000 personas de ocho municipios, que según el censo del Dane del 2020, están pidiendo una solución al proceso de erosión del río Magdalena, el cual se ha presentando hace más de una año y medio en varios sectores de Salamina.

 

“Cuando el ferry colapsa no es posible comercializar los productos porque se quedan en las parcelas, la única forma es enviarlos por Pivijay, Aracataca, Fundación hasta entrar al Atlántico, pero el costo es muy alto, por eso algunos prefieren no mandarlos”, dijo Manjarres.

 

Ante este hecho, CONtexto ganadero se puso en contacto con Julián Saade, director ejecutivo de Asoganorte, fue muy enfático al señalar que este es un problema que viene desde hace dos años atrás. Incluso recordó que el gremio ganadero del Atlántico viene alertando de forma temprana desde ese tiempo al Gobierno Nacional con el problema del posible rompimiento de la orilla en la margen derecha del río Magdalena en el sector de Piñón - Salamina. (Lea: Magdalena busca propuestas para la nueva vía Salamina – El Piñón)

 

Lo que nosotros percibimos es que el problema al Gobierno le ha quedado grande. El río Magdalena, como dicen lo dirigentes gremiales acá en Barranquilla, le ha quedado grande al Gobierno Nacional. Es una tristeza porque parece que los funcionarios públicos estuvieran más interesados en un resultado mediático que en la verdadera solución del problema”, criticó.

 

Saade señaló que el protagonista de este hecho no debe ser el funcionario sino la solución integral del problema, pero desde el nivel central y regional no lo han entendido así.

 

“Lo que está muy claro es que como han venido actuando; lo que han hecho son unas inversiones millonarias que no han producido los resultados para el cual fueron diseñadas y contratadas”, lamentó. (Lea: Así avanzan las obras en Salamina)

 

El dirigente recordó que el dragado de Cormagdalena para tratar de reorientar el flujo y evitar que el río se desbordara, no funcionó, añadió que se han gastado miles de millones de peso en dragados y eso no dio resultados. Por otro lado, la Unidad del Gestión del Riesgo ha hecho unas intervenciones puntuales en las orillas, pero una vez esa solución temporal queda lista, vuelve a presentarse en otro punto de la margen del río. Mientras que Invías no ha podido reconstruir la vía para darle conectividad a los municipios afectados y que de paso sirva de muro de contención.

 

El director de Asoganorte indicó que ellos como habitantes de la zona ven que a las entidades les ha faltado capacidad técnica para afrontar el problema de manera integral. Cormagdalena, la Unidad de Gestión del Riesgo e Invías han venido trabajando, pero todos por su lado sin que haya una sinergía y coordinación. Eso conlleva a que el problema no se resuelva como se requiere y de paso se dilapiden los recursos públicos de una manera inclemente. Hacen las obras, pero ellas no cumplen su propósito.

 

Sugirió un plan maestro e integrado donde el dragado, la protección de orilla y las vías que sirvan como dique, estén directamente relacionadas entre sí y diseñadas de manera coherente una con la otra, para que se vea utilidad. (Lea: Con $10 000 millones y urgencia manifiesta arrancarán obras de mitigación en Salamina)

 

“El verdadero temor, en caso de que se desborde el río no es solo para los ganaderos, es la eventual inundación que afectaría cinco cabeceras municipales (Piñón, Salamina, Pivijay, Guáimaro y El Retén). Habría pérdidas humanas, daños medioambientales gigantescos y la alteración de un ecosistema que para poderlo recuperar tardará años”, remató.