Así van los primeros clones bovinos de Colombia

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Enero 2016
compartir
Cesar, Valledupar, CDT Cesar, CDT de la ganadería Cesar, CDT, vaca Randa, toro Naranjal, ganadería El Tesoro, clonación bovina, clonación de un bovino, clonación genética en colombia, raza gyr, características fenotípicas del animal, primeros clones bovinos en Colombia, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Estos son 3 de los 4 primeros clones bovinos del país, con apenas 30 días de edad. Foto: José Jaime Pulido.
Los 4 clones de raza Gyr que nacieron en diciembre en el CDT Ganadero del Cesar constituyen uno de los avances más importantes en materia de biotecnología reproductiva animal. 
 
José Jaime Pulido, médico veterinario del CDT Ganadero, aseguró que los animales clonados están en buenas condiciones.
 
“La mayor tiene 47 días, y todos pasaron su primer mes. Hasta ahora, están comiendo concentrado y algo de leche. Tienen un desarrollo normal, se ha llevado a cabo todo el protocolo in vitro cloning de Brasil”, indicó Pulido.
 
El veterinario hace un seguimiento diario a los animales, 3 hembras y un macho. Los 4 terneros son clones de la vaca Randa y el toro Naranjal de la ganadería El Tesoro de La Dorada, Caldas.
 
Esta empresa puso disposición a los bicampeones nacionales y ejemplares de alto nivel genético, con los que se inició este proceso. (Lea: Así son los 2 bovinos que fueron clonados en Valledupar)
 
Para alimentarlos, les suministran concentrado y leche natural, sin utilizar lactorremplazadores ni otro tipo de productos. En las primeras 48 horas de vida, los terneros consumieron calostro natural con el fin de fortalecer su sistema inmune.
 
Las primeras 48 horas son las más críticas, pues es el período en el que se pueden presentar las afecciones más graves, tanto cardíacas como respiratorias. José Manuel Vega, médico veterinario de la ganadería El Tesoro, contó que los bovinos sufrieron de insuficiencias respiratorias.
 
“Ellos presentaron una deficiencia respiratoria, y se les colocó un broncodilatador por 5 días mientras eran pequeños. Pero ya después de que se estabilizaron, no han tenido ningún problema”, señaló.
 
El siguiente período crítico es hasta los 21 días, en donde el animal se acostumbra y se adapta a las condiciones del medio ambiente. Después de este plazo, el riesgo disminuye considerablemente. (Lea: Conozca los beneficios de la clonación bovina)
 
Luego del suministro de calostro, empezaron a brindarles leche. Según Vega, el líquido se daba luego del ordeño, con un biberón para tener una medida. Al principio consumían 4 litros de leche en 3 raciones, que se redujeron a 2 cuando comenzaron a consumir concentrado.
 
Los animales han tenido un comportamiento normal. Toda su crianza ha sido la usual, solamente que han tenido unos requerimientos específicos de control. Diariamente, se les hace examen físico, medición de temperatura, frecuencia cardíaca y respiratoria. Se les aplica antibióticos y luego se hace la parte de inmunoestimulación”, explicó el médico veterinario.
 
Esta última consiste en la aplicación de vacunas para que los novillos desarrollen su sistema inmune, como la vacuna clostridial. El manejo también comprende terapia antibacteriana, planes profilácticos y el suministro multivitamínico. Este manejo es más estricto que con los otros bovinos y se les cambia a medida que avanzan los días.
 
El macho pesa 54 kilos, la hembra más grande pesa 52, la siguiente, 48 kg, mientras que la ternera más pequeña pesa 47. Los 4 están en un corral destinado exclusivamente para ellos, por su manejo diferencial.
 
A partir de los 2 meses, los clones podrán salir a los potreros y comenzarán a rumiar. De acuerdo con Pulido, lo recomendable es que después de las 8 semanas, los ejemplares ingieran forraje verde y henificado. (Lea: El Tesoro, una de las ganaderías más exitosas del país)
 
“Los animales han evolucionado muy bien, sin ninguna complicación. Cuando estén más adaptados, podrán compartir con los demás bovinos”, aseguró Vega.