Avanza proyecto de reconversión ganadera en Quindío

Por: 
CONtexto ganadero
17 de Marzo 2016
compartir
Filandia, Circasia, Quindío, Mejoramiento de los sistemas productivos para la conservación y recuperación de los recursos naturales en Áreas Protegidas caso Distrito de Conservación de Suelos Barbas - Bremen, Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, Universidad del Quindío, mejoramiento de praderas, siembra de 45.000 árboles, 45 mil árboles, Sistemas silvopastoriles, Buenas Prácticas Ganaderas, Asociación de Productores de Leche de Circasia, productores de leche y carne en Quindío, Parque Natural Bar
El proyecto de la CRQ contribuirá a mejorar las condiciones ambientales de la reserva Barbas-Bremen, sin dejar de lado la actividad pecuaria. Foto: wwwramalbeliz2012.blogspot.com.
Más de 100 productores, de 4 asociaciones de Filandia y Circasia, serán beneficiados con una iniciativa liderada por la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, la Universidad del Quindío y la empresa Redcampo.
 
El proyecto se llama “Mejoramiento de los sistemas productivos para la conservación y recuperación de los recursos naturales en Áreas Protegidas caso Distrito de Conservación de Suelos Barbas - Bremen, en el Departamento del Quindío, Occidente”.
 
Diego Ramírez Valencia, director científico del proyecto y funcionario de la CRQ, señaló que debido al deterioro de los recursos naturales, es importante que los ganaderos se capaciten en el uso y la apropiación tecnológica de estos recursos, sobre todo en áreas protegidas como el Parque Natural Barbas - Bremen.
 
Se trata de la reconversión ganadera de 150 hectáreas, mejoramiento de praderas con 2 especies, kikuyo y estrella, y un pasto de corte que está convalidado en la zona que es gramafante”, indicó. (Lea: Finca colombiana es modelo internacional en sistemas silvopastoriles)
 
Escuche al director del proyecto, Diego Valencia Ramírez
 
Con esto se pretenden implementar sistemas silvopastoriles con la siembra de 45 mil árboles, 15 mil de especies nativas para la recuperación de áreas naturales, 15 mil para cercas vivas multipropósito y 15 mil como fuente nutricional para el ganado.
 
Luego de un trabajo de investigación, se elaborará un programa de actividades y prácticas que contribuyan al desarrollo de la producción pecuaria, apuntando a la sostenibilidad de los recursos naturales en la zona. (Lea: Comité de ganaderos del Quindío pide frenar desperdicio de agua)
 
De esta forma, se están capacitando más de 100 ganaderos de la cadena cárnica y láctea que reciben formación en Buenas Prácticas Ganaderas, BPG, y Agrícolas, BPA, y en el fortalecimiento de la asociatividad y el encadenamiento empresarial.
 
“En este proyecto participan los productores que tengan predios en el área de influencia del distrito de conservación de suelos, en los municipios de Circasia y Filandia. Entre los beneficiados están la Asociación de Productores Lácteos de Circarsia, Aprolacir, y la Asociación Sendero de la Luz”, aseguró Valencia.
 
Paola Arboleda, tesorera de Aprolacir, contó que los funcionarios de la CQR han sostenido reuniones con los ganaderos de la región, y en especial con aquellos cuyos predios tienen linderos en el parque Barbas-Bremen.
 
Ellos vinieron la semana pasada y estuvieron socializando el proyecto con los productores para ver cuándo inicia la capacitación”, dijo. (Lea: 3 consejos para hacer de la ganadería una actividad sostenible)
 
En los próximos días se iniciará el proceso de capacitación con los ganaderos, que incluye las BPG y BPA, un módulo de agroindustria, y un módulo de manejos de pastos y ensilaje, debido a la crisis que están atravesando muchos productores como consecuencia del fenónemo de El Niño.
 
Al mismo tiempo se está desarrollando el trabajo de campo, que consiste en obtener muestras de análisis bromatológicos de suelos para la siembra de los pastos y en la georreferenciación de las áreas potenciales.
 
“La ganadería ocupa el 75 % del área productiva del suelo del distrito. Esta actividad lleva 100 años en la zona, no se va a acabar, pero hay que hacerla eficiente. En conjunto con los propietarios, estamos liberando áreas para conservación para ser recuperadas con especies nativas y mejorando los espacios menos degradados”, expresó el director del proyecto.
 
Actualmente, el proyecto está en su fase de ejecución, que concluirá el 31 de diciembre de este año. La iniciativa tiene un costo cercano a los $1.480 millones, que son recursos provenientes de regalías.
 
El proyecto es apoyado por el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación, Colciencias; el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, y el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA. (Editorial: “Ganadería y biodiversidad: la llave del futuro sostenible”, CIPAV)