Ayuda temprana del Gobierno hubiera mitigado crisis en Casanare

Por: 
CONtexto Ganadero
25 de Marzo 2014
compartir
Sequía en Casanare
La falta de agua ha dejado un sinnúmero de reses muertas en Casanare. Foto: Alfonso Martinez.
Desde hace más de un año se venían haciendo llamados de alerta para prevenir que la sequía afectara al departamento. La falta de ejecución se ve reflejada en las dificultades ambientales que viven hoy en día los habitantes en esta zona del país.
 
Una semana después de que el departamento de Casanare alzara su voz alertando sobre la mortandad animal que se viene presentando por el intenso verano y la continua sequía, el Gobierno Nacional anunció que tomaría medidas para mitigar este desastre ambiental. Pero, ¿qué tuvo que pasar para que el Estado se fijara en esta catástrofe departamental? (Galería: Ninguna especie se salva del verano en Casanare)
 
Desde hace más de un año, CONtexto Ganadero desveló que el departamento estaba pasando por una aguda crisis debido a la falta de agua para sus predios agropecuarios. El 16 de enero de 2013, el entonces gobernador de Casanare, Nelson Mariño, explicó que le había solicitado al presidente de la República, Juan Manuel Santos, bodegas de alimentos, distritos de riego y molinos de viento. (Lea: Más de 3.000 reses muertas por verano en Arauca y Casanare)
 
Son muy importantes las bodegas de suplemento alimenticio. Ojalá hubiese en todos los municipios, dado que los meses de febrero y marzo se presenta una alta mortandad de animales por la sequía y no hay alimentos”, enfatizó Mariño, argumentando que debido al sistema de regalías y a los pocos recursos de los diferentes entes, el campo esta zona del país no ha crecido.
 
Asimismo, Angélica Linares, quien en ese entonces lideraba la secretaria de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente en Casanare, aseguró que cuando fueron presentados los proyectos para mitigar una sequía en el departamento, desde el Fondo de Adaptación se trancó la puesta en marcha por no tener pruebas de la afectación climatológica.
 
El DNP (Departamento Nacional de Planeación) nos dijo que ‘no era posible entregar pozos profundos’. Alguna vez el Ministro de Agricultura dio el visto bueno para los distritos de riego y enviamos los proyectos al Fondo de Adaptación, pero ellos nos respondieron que Casanare no reportaba una ola invernal o de sequía, por lo tanto no se destinaban recursos para esta obra”, puntualizó Linares. (Lea: Alternativas para enfrentar una sequía prolongada en la ganadería colombiana)
 
En la misma línea, Néstor Catuna Escobar, coordinador de la Unidad Regional de Desarrollo Ganadero, URDG, de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en Casanare, explicó que el impacto negativo que se ha visto en la fauna del departamento hubiera podido ser menos si el Gobierno hubiese escuchado las advertencias.
 
Si el Ministerio (de Agricultura y Desarrollo Rural) hubiera aprobado las bodegas ganaderas, el impacto para los bovinos habría sido menor, ya que la escasez de forrajes y de pasturas es muy crítico para esta época del año”, añadió Catuna Escobar.
 
Las medidas de Santos
 
La puesta en marcha para frenar la mortandad de animales en el departamento, de acuerdo con Juan Manuel Santos, gira en torno a cuatro frentes de trabajo en las veredas Caño Chiquito, Centro Gaitán, Normandía y Las Guamas, del municipio más afectado por la sequía: Paz de Ariporo. (Lea: Disminuye en un 50% la producción de leche en Cesar por verano)
 
Asimismo, en el departamento se comenzará a utilizar la maquinaria pesada con la meta clara de crear abrevaderos y reservorios de agua para proveer del líquido a la población y a los campos en esta zona del país.

 
Ganaderos de Cesar también están afectados por el calor
 
El departamento del Cesar es otro que vive con la crítica situación a raíz del intenso verano. El presidente del Fondo Ganadero del departamento, Hernán Araújo Castro, aseguró que la falta de lluvias y de forrajes en la zona se ve reflejada en la escasa productividad láctea y en los bajos ingresos monetarios para los productores.
 
Cuando no se preparan los suplementos alimenticios, los ganaderos empiezan a verse afectados: los ganados se enferman, baja sustancialmente la producción de leche y se desmejora la condición corporal de los animales”, apuntó Araújo Castro.
 
De esta forma, quedan claras las razones por las que los ganaderos del país piden a gritos la apertura de las bodegas de suplemento alimenticio, las cuales ayudan ostensiblemente a disminuir el impacto negativo que las inclemencias del clima deja en los hatos.