El intenso verano ha obligado a vender 2.000 reses en Cundinamarca

Por: 
CONtexto Ganadero
24 de Enero 2013
compartir
Intenso verano en Cundinamarca
Aproximadamente 2.000 reses han sido vendidas o desplazadas a causa del intenso verano. Foto: Archivo particular.
El escases de agua, el aumento de calor y la disminución de forrajes, ha obligado a que los productores ganaderos de Cundinamarca vendan o desplacen a sus reses. Así se lo dijo a CONtexto Ganadero, Javier Sanabria Criales, profesional en Gestión Productiva y Salud Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, quien aseguró que “en lo corrido del año, cerca de 2.000 animales han sufrido también las consecuencia del fenómeno de El Niño.
 
Los ganaderos que no tienen cómo movilizar a sus reses hacía un mejor lugar, están vendiendo sus bovinos a otros productores que sí cuentan con los recursos para hacerlo. (Temporada de sequía tiene en alerta a los gremios agrícolas)

Daniel Mahecha, es uno de los ganaderos afectados por esta época crítica. Habitante del municipio El Colegio, narra con tristeza cómo tuvo que deshacerse de 5 reses. “No tuve cómo sostenerlas. El intenso verano dejó sin agua mi finca y por eso me tocó venderlas. Fue lo mejor. Me quedé solo con una vaca preñada y un ternero, espero que con ellos logre salir adelante y que el verano termine en todo el país”.
 
Como Mahecha, los ganaderos de esta región y del resto del país esperan que llegue marzo y, como lo anunció el Ideam, la temporada de verano termine. De esta forma, los productores podrán restablecer su producción y no tendrán que recurrir a estas instancias que los dejan sin una forma de sustento importante para sus familias. (Al menos 265 mil 589 cabezas de ganado han muerto por la sequía en Colombia).
 
El fenómeno del niño sigue causando estragos
 
El fenómeno de El Niño que por estos días golpea a Colombia ha ocasionado la sequía de varias quebradas en el país. En el departamento de Cundinamarca, la quebrada La Mona y los ríos Lindo y Riusito, ubicados en el municipio de Viotá, y la quebrada El Tigre, del municipio de Nimaima, han disminuido en un 75% su caudal según datos otorgados por la Corporación Autónoma Regional, CAR.
 
Estas dos poblaciones de Cundinamarca han sido las más afectadas en sus fuentes hídricas por la ola de calor, pero no son las únicas del departamento que han sufrido algún tipo de perjuicio. Nocaima, Vianí, San Juan de Rioseco, Bituima, Puerto Salgar, Yacopí, La Vega, El Peñón, Cáqueza y Silvania han reportado algún tipo de daño.
 
Villeta, Útica, Guaduas, Quebradanegra y Apulo, son otros de los municipios que se han visto afectados por este fenómeno y han comenzado a solicitar la ayuda de carrotanques para mitigar este impacto. (23 departamentos del país en alerta por próxima temporada de sequía).
 
Ante esto, el gobernador encargado, Luis Fernando Ayala, expresó que ya puso a disposición de la comunidad 40 carrotanques que trabajarán las 24 horas del día y comenzó, desde su gabinete, a diseñar planes de prevención y contingencia para brindar la ayuda necesaria para los cundinamarqueces.