Contrabando tiene en la quiebra a carniceros de Norte de Santander

Por: 
CONtexto Ganadero
26 de Noviembre 2013
compartir
Carne de contrabando
La Policía Fiscal y Aduanera hace permanentes controles e incautaciones del producto, sin embargo, la carne sigue ingresando al país. Foto: Policía Nacional.
El exceso de carne que ingresa desde Venezuela a esta zona del país sin ningún tipo de control tiene muy afectados a quienes dependen de esta actividad.
 
El contrabando sigue siendo uno de los grandes enemigos del sector ganadero. En Norte de Santander el delito causa grandes afectaciones entre los comerciantes de carne quienes cada vez encuentran menos animales para sacrificarlos, ya que los comerciantes prefieren enviarlos vivos a Venezuela, obteniendo así más ingresos. El problema radica en que esos animales que salen son los mismos que luego reingresan al país de forma ilegal afectando a todos los actores que intervienen en esta cadena productiva. (Lea: “El contrabando es un crimen contra los ganaderos”: Lafaurie)
 
Según expresó Carlos Fajardo, presidente de la Asociación de Expendedores de Carne de Ocaña, Aeco, la crisis está tocando fondo y la esperanza está puesta en el mes de diciembre, donde generalmente aumentan las ventas por cuenta de los preparativos de las fiestas decembrinas.
 
“Compran reses de 350 kilos, en promedio, a $1.2 millones. Al sacrificarse, el Gobierno del vecino país otorga subsidios para la venta, lo que significa que si un kilo de carne vale normalmente $10 mil, quedaría en menos de $5 mil”, expresó Fajardo a un diario regional. (Lea: Contrabando y sacrificio ilegal preocupan al gremio ganadero)
 
El tema no es nuevo y en lugar de mejorar, empeora
 
Por su parte, Andrés Portilla Luna, presidente del Comité de Ganaderos de Norte de Santander, Coganor, aseguró que esta problemática viene siendo denunciada desde tiempo atrás. El dirigente asegura que quienes se dedican a cometer dicho ilícito traen carne en bolsas, afirmando que es para su consumo, cuando en realidad es para distribuirla en el departamento.
 
“Nosotros venimos realizando reuniones con la Policía constantemente y ellos hacen incautaciones todo el tiempo, pero el flagelo se sigue presentando, perjudicando a miles de nortesantandereanos”, señaló Portilla Luna. (Lea: Contrabando venezolano enciende alarmas en agricultores colombianos)
 
Ante esta problemática, Giovanni Tapia, jefe de Operación de la planta de Friogán en Cúcuta, afirmó que se han venido adelantando reuniones con la Policía Fiscal y Aduanera para que los controles que la entidad adelanta sean permanentes y eficaces, con el fin de evitar que siga ingresando carne desde el país vecino.
 
“Además de estos encuentros, queremos adelantar jornadas de concienciación con los consumidores nortesantanderanos, para que no sigan comprando la carne que proviene de Venezuela, y empiecen a adquirir el producto que sea propio de la región”, expresó Tapia. (Lea: Asociaciones se unen para combatir el contrabando en el país)
 
El problema no es solamente de Aeco, todos los vendedores de carne de Ocaña están pasando por la misma situación y la invitación que les hace Fajardo es para que se unan y encuentren una solución real que les permita salir adelante.