Cundinamarca trabaja para optimizar procesos de producción de panela

Por: 
CONtexto Ganadero
21 de Febrero 2013
compartir
Paneleros de Cundinamarca.jpg
Mejorar la cadena productiva de la panela es el objetivo de la Secretaría de Agricultura de Cundinamarca. Foto Gobernación de Cundinamarca.
La Gobernación del departamento, en asocio con Fedepanela, trabajarán conjuntamente con la Comisión Intersectorial de la Panela, para garantizar la calidad del producto.

En aras de evaluar, planear y optimizar la producción panelera en Cundinamarca, la Secretaría de Agricultura, estableció varios compromisos, de los cuales también hace parte Fedepanela, con lo cual se garantizará la oferta de un mejor producto a los mercados locales y departamentales.
 
Para empezar, con recursos del Fondo de Fomento Panelero, Fedepanela, se adquirieron varios kits portátiles que servirán para la detección de Clarol (sustancia tóxica en exceso) en la panela, en los municipios de Villeta, Nocaima, Caparrapí, La Peña, Inspección de La Virgen en Quipile, Útica, Guaduas y Chaguaní. (Panela de Cundinamarca llegará a todo el territorio nacional)
 
Mauricio Ángel, encargado del área Técnica de Fedepanela, aseguró que “el Clarol es una sustancia prohibida, ya que es un hidrosulfito, usado para aclarar el color de la panela, pero si se ingiere en una alta cantidad, es tóxico y eso es lo que vamos a controlar de manera educativa con el productor”.
 
Según el manual de Buenas Prácticas Agrícolas de la FAO, “dentro del proceso de producción de panela (clarificación, evaporación y concentración), los productores utilizan algunos aditivos como el clarol y anilinas que contaminan la panela y se convierten en riesgos microbiológicos y químicos que atentan contra la salud de los consumidores por sus efectos cancerígenos”. (Productores de panela preocupados por importaciones de azúcar)
 
Además del control al uso de Clarol en el producto, el proceso final de la panela: rotulado, empaque, embalaje y comercialización, serán sometidos a controles, con el fin de mejorar este proceso final y así conservar la calidad del alimento.
 
En el departamento se han sembrado cerca de 43.000 hectáreas de caña de azúcar, lo cual obliga a que las autoridades departamentales velen porque este producto sea comercializado en óptimas condiciones, ya que es fundamental para la economía de cientos de cundinamarqueses.