Exitoso balance dejó ‘Un domicilio, un árbol’

Por: 
CONtexto ganadero
12 de Febrero 2021
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, un domicilio un árbol, un domicilio un árbol grupo takami, un domicilio un árbol caquetá, siembra de árboles caquetá, Programa de Conservación y Gobernanza de Patrimonio Natural, Comité de Ganaderos del Caquetá, Ganaderos de Caquetá, Rafael Torrijos
El proyecto espera sembrar 100 000 árboles este año. Foto: Grupo Takami.

El programa, que ha sido respaldado financieramente por el Programa de Conservación y Gobernanza de Patrimonio Natural –con recursos de USAID–, el Grupo Takami y el Comité de Ganaderos del Caquetá, dejó un positivo cierre para la vigencia 2020.

 

Este jueves se llevó a cabo el cierre de la vigencia 2020 de un proyecto muy ambicioso que se adelanta en el Caquetá: ‘Un domicilio, un árbol”. Esta iniciativa cuenta con el respaldo financiero del Programa de Conservación y Gobernanza de Patrimonio Natural –con recursos de USAID–, el respaldo Grupo Takami, y el Comité de Ganaderos. (Lea: Conozca más detalles del programa que se adelanta en el sur del país)

 

De acuerdo con Rafael Torrijos, presidente del gremio departamental, el Grupo Takami, desde el área de responsabilidad social corporativa, se comprometió con la protección del medio ambiente mediante el estímulo a la conservación del árbol dentro de fincas ganaderas, que hasta hace muy poco eran manejadas de forma extensiva y eran depredadoras del medio ambiente.

 

Recordó que actualmente y tras las actividades adelantadas en la finca, que incluyeron el desarrollo de un diplomado en Gestión Ganadera Sostenible, la formación e instrucción de los pequeños productores, se pudo adelantar la gestión para la solicitud ante el Estado del reconocimiento de 36 nuevas reservas naturales de la sociedad civil.

 

Este grupo finalmente se creció a más de 40 y es por esto que ahora tenemos un significativo grupo de ganaderos que están implementando y reformando su modelo productivo de doble propósito hacia una explotación sostenible, en donde se tiene muy en cuenta la protección del árbol, las cuencas hidrográficas, el ambiente, suelo, la riqueza del paisaje y la biodiversidad”, agregó. (Lea: El ambicioso proyecto ganadero que se ejecutará en el sur del país)

 

El balance, tras un año de vigencia del programa, es el siguiente: 109 319 árboles conservados y georeferenciados en un área especial que deja cada una de las reservas naturales de la Sociedad Civil para hacer esta compensación del programa y en dónde los ganaderos están debidamente comprometidos con la conservación de estos árboles.

 

Se lograron sumar 4.905 hectáreas en reservas naturales, las cuales están dispersas en la zona occidental del departamento en los municipios de El Paujil, Florencia, El Doncello, Morelia, Montañita, Puerto Rico, Belén de los Andaquíes, San José del Fragua y Milán.

 

Desde Grupo Takami se comprometieron para en 2021 sea un año retador, por lo que la meta es que se siembren 100 000 nuevos árboles trabajando de la mano con el gremio ganadero del Caquetá y seguir estimulando la conservación, uniendo al consumidor final –que sin darse cuenta– está apoyando la protección del medio ambiente en la Amazonía colombiana y de paso fomentando una ganadería sostenible en la región”, añadió. (Lea: Caquetá le sigue apostando a mejorar la productividad y competitividad del sector lácteo)

 

Por su parte, Noel Ramírez, gerente de marca de Grupo Takami, expresó que el domicilio –en medio de un año de tantas dificultades como fue el 2020–, por fortuna, no fue una iniciativa que no se detuvo, sino que se venía trabajando desde antes y cuya ejecución se pudo dar sin mayores interrupciones por estar ligada a los pedidos, por cuenta del trabajo que se hizo y estableció en 2019.

 

Fue una experiencia positiva porque afianza la relación que existe entre el Grupo Takami y el Comité de Ganaderos, a pesar de que el consumo de queso bajó porque varios restaurantes tuvieron que cerrar temporalmente. Hubo meses en los que el nivel de ventas no alcanzaba al 30 % en comparación con el mismo mes del año anterior, lo que inevitablemente golpea la demanda de los productos que se demandan desde los diversos restaurantes.

 

“Pero en medio de la adversidad, ese carácter colaborativo de tener un fin más allá de la relación comercial se mantuvo y eso es súper importante. El balance es positivo porque el proyecto marcha solo sin la necesidad de los actores como USAID o Patrimonio. Se logró consolidar un modelo que marcha sin necesidad de las entidades que de alguna manera lo convierten en un modelo asistencialista y que no es el objetivo de esta iniciativa”, remató. (Lea: Así avanza la reconversión ganadera del Caquetá)