Así avanza la reconversión ganadera del Caquetá

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Febrero 2020
compartir
 Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, división sostenible de praderas, DSP, Pacto Caquetá, Sistemas Silvopastoriles Intensivos, Comité de Ganaderos del Caquetá, Rafael Torrijos Rivera, Ganadería Sostenible, reforestación del caquetá, Reconversión ganadera, reconversión ganadera caquetá, queso caquetá, marca colectiva qc
La ganadería del Caquetá dejó de ser vista como un agente deforestador, ahora es el encargado de recuperar el medio ambiente y transformar la calidad de vida de los ganaderos. Foto: redcaquetapaz.org

La transformación pecuaria que viene presentando en el departamento arrancó en 2013, a partir de ahí, pasó de ser señalado por sus tasas de deforestación, para convertirse en una región ejemplo en restauración del medio ambiente y eficiencia productiva. 

 

El 18 de junio de 2013 es una fecha histórica para la ganadería del Caquetá. Ese día, en el marco del foro denominado ‘El componente alimentación en la competitividad ganadera’ –el cual estuvo organizado por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán–, se llevó a cabo la firma de una importante iniciativa para el departamento: ‘Pacto Caqueta: cero deforestación y reconversión ganadera’. (Lea: Ganaderos de Caquetá hablaron de reconversión ganadera)

 

La propuesta, como su nombre lo indica, busca la reconversión de la actividad bovina, con el fin de aumentar la productividad, promover el desarrollo social de los ganaderos y favorecer el medio ambiente mediante actividades de restauración.

 

En la firma del pacto participaron el Comité Departamental del Ganaderos del Caquetá, Fedegán, Parques Naturales Nacionales de Colombia y la Fundación The Nature Conservancy.

 

Queremos transmitirle al mundo esta iniciativa que tenemos los ganaderos caqueteños de evitar y controlar la deforestación con actos de recuperación. Por eso, cada ganadero, en lugar de los animales, está siendo vacunado con miel vegetal para que recuerde que el medio ambiente es importante y más para la actividad que él desarrolla”, dijo Rafael Torrijos Rivera, presidente del gremio pecuario durante en la celebración del evento.

 

Propósitos del pacto

 

Entre los objetivos de la propuesta, estaba el mejoramiento de la calidad ambiental implementando acciones de restauración, recuperación y conservación, así como la implementación de sistemas sostenibles que permiten preservar la biodiversidad a nivel genético, de organismos, poblacional y de ecosistemas. (Lea: Ganadería no es responsable única de la deforestación en Caquetá)

 

Eso iba a conllevar a la transformación de la cadena productiva de la leche en el Caquetá, incluyendo a sus actores como los ganaderos, transformadores y consumidores.

 

Logros y victorias

 

Han pasado 6 años y 7 meses desde que se suscribió el pacto, tiempo en el que ha sido posible adelantar una impresionante transformación productiva, a tal punto que hay una cantidad importante de ganaderos vinculados una marca colectiva de denominación de origen y validadores importantes a nivel nacional que creen en lo que hace la ganadería del Caquetá.

 

En materia productiva, una de las apuestas adelantadas por el gremio y los productores es la División Sostenible de Praderas, la cual tiene 2 objetivos fundamentales: el primero es hacer un mejor y más eficiente uso del área para poder liberar espacio, que ahora bajo diferentes arreglos o así sea por restauración natural, se le entregue al bosque. Bajo esa metodología se pretende devolver 800 mil hectáreas de monte en el departamento.

 

El segundo es obtener una mayor productividad a través del uso de unas prácticas, las cuales permiten mejorar los índices técnicos y económicos del predio. Eso se va a evidenciar una vez el finquero aumente su carga animal por hectárea y el pasto tenga un mejor rendimiento gracias a unas enmiendas sobre el suelo, eso permitirá ver resultados de forma rápida. (Lea: Universidad de la Salle se vinculará al “Pacto Caquetá”)

 

Para llevarla a cabo, el comité y los ganaderos han implementado medidas como el acueducto ganadero, el callejón de bajo impacto, la introducción de plantas y especies arbóreas, y por último, la implementación de un sistema silvopastoril intensivo.

 

Incluir este completo paquete de acciones no solo redundará en devolverle terreno a los bosques, sino en no deforestar más tierra por cuenta de la ganadería y proteger los recursos naturales.

 

Marca colectiva QC, Queso del Caquetá

 

En el marco de este concepto de un producto único nace la “Ruta del queso”, una estrategia sectorial para el fortalecimiento de la cadena de valor que adelanta el Comité de Ganaderos departamental con el apoyo de otras entidades.

 

El recorrido de la ruta se extiende por San Vicente del Caguán hasta Florencia, regiones donde están ubicadas las empresas y fincas que producen la leche y fabrican este queso. (Lea: Así avanza la ruta del queso Caquetá)

 

Felipe Eslava Benjumea, jefe de Mercadeo Queso del Caquetá, dependencia del Comité de Ganaderos departamental, comentó que el gremio empezó un proceso de planeación estratégica en 2013 para la estructuración de una cadena de valor láctea que respondiera a las realidades del sector quesero de la región.

 

“Nos pusimos a la tarea de identificar cuáles eran los eslabones que generaban valor en la cadena láctea y encontramos que el queso era la principal fuente y a raíz de ello, se constituyó como el producto con mayor valor agregado del departamento”, explicó.

 

El jefe de mercadeo de la marca indicó que hoy en día el queso es el producto caqueteño por excelencia y que esa es una conclusión a la que llegaron retomando toda una serie de elementos históricos de la zona.

 

Indicó que hay una genética que ha sido promovida por los gremios, comités, y asociaciones, que es la del criollo caqueteño, una raza que se ha venido posicionando como una productora de leche de la mejor calidad del país en materia de sólidos y grasas. (Lea: Mark Rausch, un enamorado de los quesos caqueteños)

 

También dijo que el agua pura y al suelo fértil de la Amazonía, que son aspectos que al momento de la alimentación influyen en la producción de leche, ayudan a que el resultado sea un producto de excelsa calidad en el que se puede analizar una relación de sabor, aroma, entre otros elementos que diferencian los lácteos y quesos de la región de los demás.

 

Eslava Benjumea aseveró que luego de formalizar la cadena de valor láctea, estandarizar procesos y partir de la denominación de origen y la marca colectiva ‘Queso del Caquetá’ se está trabajando en generar un impacto en todos los eslabones.

 

Chefs, grandes aliados de los ganaderos caqueteños

 

Hablar de Mark y Jorge Rausch en Colombia es sinónimo de gastronomía de altísima calidad. Ambos chefs son reconocidos por restaurantes como Criterion, Bistronomy, El Gobernador, Marea, Energía Gastronómica y Kitchen, con los que se han encargado de seducir a propios y extraños por cuenta de la exquisitez de los platos que ofrecen.

 

Mark, cuya especialidad es la panadería, se adentró en las selvas del Caquetá con el objetivo de conocer los secretos de los quesos que allí se producen. En diálogo con CONtexto Ganadero, Rausch se confesó como un enamorado de los subproductos lácteos que se obtienen en del departamento. (Lea: Surge alianza para producir queso sin daño ambiental)

Aseguró que la leche caqueteña obtenida del ganado criollo propio del departamento, el alto contenido de proteína y sólidos grasos del líquido blanco, son ingredientes que influyen para que se obtengan unos derivados que calificó de “muy especiales”.

 

Con orgullo y satisfacción, Rausch le compra al Caquetá más de 400 libras de mantequilla al mes y que espera que su ejemplo sea seguido por personas, restaurantes, fundaciones y todos aquellos que quieran apostarle a este tipo de productos que considera un privilegio, aunque eso pocas veces se valora.

 

“Tenemos que recuperar ese interés por los productos nativos, artesanales, hechos por nuestros campesinos y que nos dejen probar la calidad de lo que hacen”, expresó.

 

Aclaró que detectar la diferencia entre el producto tradicional y este es muy fácil. La mantequilla congelada hecha con el suero es un poco más insípida, en cambio la que se hace con crema alcanza a tener algún grado de sabor a queso. (Lea: El queso del Caquetá tendrá su propia 'Denominación de Origen')

 

Fue ese valor agregado el que Raush decidió aprovechar a la hora de hacer sus reconocidos pasteles, amasijos y ahora: la pizza antideforestación.

 

El precio no necesariamente se incrementa al consumidor. Según Rausch igual valdría la pena pagar más por el producto si ello garantiza una mayor calidad y eso se consigue con las vacas criollas que hay en el Caquetá.

 

Aunque algunas son muy improductivas y solo producen 3 o 4 litros de leche al día, mientras que en la sabana llegan a 17 o hasta 20, la diferencia en el contenido de proteína es de más del doble.

 

Sobre la pizza antideforestación que ahora está en la carta de un de sus restaurantes ubicados en Bogotá y la gran acogida que ha tenido entre los comensales solo tiene palabras de agradecimiento para quienes lo ayudan con la materia prima: el queso. (Lea: Sector privado se une al reto de cero deforestación)

 

Grupo Takami, un amigo en el camino

 

El Grupo Takami, el cual está conformado por una serie de restaurantes de Bogotá, se han unido para tener respaldo en todas sus tareas de responsabilidad sobre todo de carácter ambiental.

 

Para tal efecto, a través de la campaña 'Un domicilio, un árbol', el grupo ha dado inicio a un mecanismo de compensación voluntaria en donde ellos se suman a las tareas que se han logrado y se están buscando en el Caquetá en torno a la conformación de nuevas reservas naturales de la sociedad civil.

 

Torrijos explicó que la huella de carbono que dejan los domicilios del grupo gastronómico –que puede tener 3 millones de clientes al año y que lógicamente tiene una participación significativa mediante la entrega de comida en casas–, se va a mitigar con la conservación de nuevos árboles, los cuales se suman a las áreas de conservación que están debidamente delimitadas en 36 nuevas reservas naturales de la sociedad civil, que es uno de los propósitos de esta iniciativa.

 

El dirigente indicó que estas reservas tendrán la oportunidad de ser un nuevo modelo ambiental de planificación de la productividad misma de la ganadería, y a través de esos árboles irán sumando a la meta de preservar la cuenca hidrográfica y tener una nueva visión de la actividad pecuaria. (Lea: Caquetá presenta proyecto de pago por servicios ambientales)

 

Los comensales del Grupo Takami, específicamente, de los domicilios que lleguen a sus casas, identificarán a través de un collarín, el hecho de que a partir de ese momento tendrán la posibilidad de conservar un árbol en fincas ganaderas del departamento del Caquetá, el cual puede ser monitoreado y vigilado a través de internet, gracias a la georreferenciación con la que se está adelantando el proyecto.