Ganaderos de la sabana de Sucre denuncian olvido del Gobierno

Por: 
CONtexto ganadero
28 de Julio 2016
compartir
Sucre, Sincelejo, Corozal, Betulia, Buenavista, Galeras, Los Palmitos, San Pedro, Sabana de Sucre, ganaderos sucre, afectaciones Sucre Fenómeno de El Niño, escasez de agua y alimento, Verano 2016, ganadería de la sabana de Sucre, Gobierno Nacional, plaga de gusano y mión de pastos afecta ganaderos de Sucre, ayudas de alimentos para ganaderos sabana Sucre, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
Por la escasez de agua y alimento en la sabana de Sucre, el inventario bovino se ha disminuido en cerca de 50 mil cabezas. Foto: www.elmeridianodesucre.com.co
Los productores reclaman mayor atención de las autoridades, pues el verano inclemente y el abigeato los tienen al borde de la quiebra. Señalaron que desde enero no han recibido ninguna ayuda del Estado.
 
Mientras que en la región del San Jorge y La Mojana las lluvias han sido constantes, la zona alta del departamento no ha visto un verdadero aguacero en mucho tiempo. Juan Carlos Romero, ganadero de la región, aseguró que el sector está atravesando un difícil momento.
 
Los serenos han sido esporádicos y sectorizados. En el golfo de Morrosquillo hemos tenido mucho problema con el gusano y el mión, que se ha originado por la falta de agua”, precisó. (Lea: En ceros está la producción de ganaderos de la Sabana de Sucre)
 
Romero hizo referencia a las plagas del gusano y el mión de los pastos, que salen con las primeras lloviznas. Normalmente, cuando comienza la temporada de precipitaciones, el agua ahoga a los insectos y el predio completa su recuperación. Sin embargo, por la escasez de lluvias, los ganaderos han demorado mucho en erradicar las plagas.
 
Esto ha provocado la reacción de los productores, que reclaman ayudas del Gobierno porque se están quedando sin agua en los jagüeyes y sin praderas para alimentar a sus semovientes. (Lea: Sucre, el departamento más afectado por el verano en 2015)
 
Javier González*, ganadero de Corozal, manifestó que se siente olvidado por las autoridades, pues la última vez que recibió una tonelada de silo fue en enero de este año. También le dijeron que llegarían otras ayudas en mayo y hasta el momento no las ha recibido.
 
Con la poquita agua que tenemos en los jagüeyes es que han podido beber los ganados. Hemos tenido que vender muchos animales para sostenernos en el verano. Necesitamos alimento para no vender las pocas vacas que nos quedan”, declaró.
 
Fidiar José Hernández Parra, profesional del Fondo Nacional del Ganado, FNG, en Sincé, detalló que la situación es más crítica en los municipios de Betulia, Buenavista, Galeras, Los Palmitos y San Pedro, donde solamente han caído serenos, hecho que ha impedido la recuperación completa de los predios.
 
“En la zona de la sabana de Sucre es muy raro escuchar de predios que hayan podido llenar sus reservorios de agua. La última vez que nos cayeron chaparrones fue en mayo”, señaló. (Lea: Preocupa abigeato en zona límitrofe entre Sucre y Bolívar)
 
El profesional del FNG detalló cuáles municipios han sido afectados por la falta de lluvias
 
Por esta situación, muchos ganados han sido trasladados a la zona baja de Sucre, en la región del San Jorge y La Mojana, donde hay mayor humedad y las precipitaciones son más constantes. Hernández contó que de 340 mil bovinos que había en sabana, hoy en día quedan 290 mil.
 
Por su parte, Jorge Eliécer Pérez Buelvas, médico veterinario en Sincelejo, detalló que el verano fue tan intenso, que incluso hubo ganaderos que llevaron sus animales a las ciénagas de La Mojana, los regresaron a su predio y volvieron a llevarlos, provocando un desgaste en los bovinos y pérdidas significativas de peso por el transporte.
 
Recibimos ayuda de alimentos a principio de año y luego no hubo más nada. Los ganaderos vienen a ver si hay silo o heno pero ya no les podemos colaborar porque no hay nada en la bodega”, afirmó. (Lea: Autoridades capturan a banda dedicada al abigeato en Sucre)
 
Por lo pronto, Romero manifestó que están esperando las lluvias que podrían comenzar a partir de agosto, cuando finalice el veranillo de San Juan, una temporada de calor que se produce entre junio y julio.
 
Necesitamos de manera urgente que nos ayuden con agua y alimentos mientras inicia la temporada invernal”, indicó Romero.