Informe especial: estos son los tipos de leche que consumen los colombianos

Por: 
Luisa Gómez Rodríguez
17 de Mayo 2013
compartir
Leche
Considerada como uno de los alimentos básicos dentro de la canasta familiar, por sus aportes nutricionales, la leche que se acopia en el país tiene diferentes tratamientos, de acuerdo a las necesidades del consumidor. Foto: CONtexto ganadero.
Técnicamente se conoce como la secreción natural de las glándulas mamarias. Este líquido blanquecino aporta un nutrientes claves para el crecimiento de los bebés y el fortalecimiento de los huesos. Pero, ¿sabe usted cuántos tipos de leche hay en el mercado y cuáles son los beneficios?

Considerada como un alimento básico dentro de la canasta familiar, gracias a sus aportes nutricionales, la leche que se acopia en el país ha sido tratada de diferentes formas con el paso de los años, con el propósito de ajustar la oferta a las distintas necesidades que tienen los consumidores.   Pasteurizada, entera, deslactosada, descremada, condensada, en polvo y enriquecida son algunas de las variedades que es posible encontrar en el mercado.
 
UHT: el empaque en cartón preserva su conservación
Una vez la leche es almacenada en los tanques de frío, algunas industrias lácteas realizan uno de los procedimientos más importantes para prolongar la conservación del producto. Según Enrique Ortega, vicepresidente del Consejo Nacional de La Calidad de la Leche, CNLM, dicha operación consiste en reducir el número de microorganismos que el lácteo posee, dentro de un proceso conocido como ‘ultrapasteurización’. (Lea ‘¿Cómo se puede mejorar la calidad y los componentes de la leche?’)
 
“Este procedimiento consiste en exponer la leche durante 5 segundos a una temperatura de 135° para eliminar las bacterias en un 95%, sin eliminar las proteínas que el producto tiene. Una de las ventajas que tiene este tipo de leche es que no necesita refrigeración ni ser hervida por el empaque de cartón en la cual viene y su vigencia está entre los 5 y 6 días”, argumenta Ortega.
 
Pasteurización: proceso que reduce enfermedades
De igual forma, la leche proveniente de la vaca tiene otro procedimiento denominado ‘pasteurización’, el cual también busca reducir agentes patógenos que puedan contener bacterias, protozoos, mohos y levaduras. Sin embargo, el vicepresidente del Consejo Nacional de La Calidad de la Leche argumenta que a diferencia de la UHT, esta leche debe tener refrigeración ya que viene empacada en plástico.
 
“Ese tipo de leche debe refrigerarse porque no tiene los mismos procesos de conservación que la UHT. Cabe anotar que su sabor es diferente, sabe a leche fresca, no tiene ese dulce que algunas personas pueden percibir con la ultrapasteurizada (es rica en vitamina A y D3 y contribuye con el crecimiento de los huesos y la prevención de enfermedades)”, explica el vicepresidente de CNLM, quien sostiene que todo tipo de leche debe contar con alguno de estos dos procesos con el fin de eliminar bacterias del producto.
 
“Si todos pudieran consumir leche entera, la nutrición sería más completa”
Pero, sin duda, el tipo de leche que más consumen los hogares colombianos es la leche entera, un producto que conserva todos los componentes nutricionales como proteínas, grasas, minerales y lactosa. Eduardo Ortega sostiene que esta clase de leche es ideal para la nutrición de todas las personas, desde niños hasta adultos.
 
“Pero para cumplir con los estándares de calidad es necesario pasteurizarla porque tiene que estar homogenizada, es decir, que al momento de hervirla, la grasa no se separe del líquido, sin afectar factores nutricionales. Esta leche es la más completa”, agrega Ortega. (Lea ‘Caseína, proteína que busca mejorar la calidad de la leche’)
 
La leche amigable con la digestión
La comercialización de la leche deslactosada ha ido creciendo en todo el país. De acuerdo con el vicepresidente del CNLM, “eso se debe a los problemas intestinales que la gente desarrolla en la edad adulta, no pueden tolerar el 35% de la lactosa, lo cual redunda y en problemas de llenura; entonces al suprimir este componente los niveles de azúcar se ven afectados y tienen que suplir esa necesidad con otros alimentos como fruta”.
 
Aunque el único componente que es extraído de la leche es la lactosa, este producto conserva otros nutrientes como la vitamina A, la cual aporta al buen funcionamiento de las retinas de los ojos, especialmente en luz tenue y la vitamina D3 que ayuda a transformar el colesterol y regula el paso del calcio y fósforo a los huesos y la sangre.
 
Un lácteo que evita el incremento de colesterol en la sangre
“Lo que se hace con la leche descremada es retirar la grasa con la que viene a través de un proceso centrifugado (que separa sólidos de líquidos desde el centro de la máquina donde se produce la fuerza hacia afuera, dejando las partículas pesadas en el exterior), para evitar que las personas que la consuman aumenten de peso y al igual que las otras no pierden sus nutrientes”, comenta Eduardo Ortega.
 
El vicepresidente del Consejo Nacional de La Calidad de la Leche también argumenta que para cumplir con los indicadores que tiene este producto en el rotulado, antes de eliminar microorganismos, la grasa de la leche se separa de su producto de origen, y luego se pasteurizan independientemente y las vuelven a compactar, dejando como resultado un 0.5% de grasas. (Lea ‘De la cantina al vaso, así se produce la leche que usted se toma’)
 
El dulce de los postres
La leche condensada, según el Consejo Nacional de La Calidad de la Leche, es sometida a un proceso de eliminación de agua, para hacerla más espesa, “pero también se le agrega más azúcar para que tenga ese sabor dulce que la caracteriza. Cabe aclarar que en este tipo de leche lo importante es la conservación de la proteína, la cual se encuentra en 3.5%, es decir, cuenta con un alto valor nutritivo”, asegura Ortega.
 
Este producto puede conservarse durante varios años sin refrigeración siempre y cuando no se haya abierto. Su uso, la gran mayoría de las veces, se da en postres como gelatina, pancakes, postre de las tres leches o aderezo de granizados o, como comúnmente se le conoce, ‘raspado’.
 
La leche funcional o en polvo
Producida por primera vez en 1802 por el ruso Osip Krichevsky, este producto no necesita ser conservado en frío y su vida útil es más prolongada. “La leche en polvo es una concentración que tiene entre el 2% y el 5% de humedad. Este tipo de leche se obtiene con la deshidratación del producto natural y es altamente consumida debido a los bajos precios que ostenta”, expresa el vicepresidente del CNLM. (Lea ‘Desde el Atlántico alertan por la 'lluvia de leche en polvo'’)
 
Este tipo de leche también ha generado mayores cantidades de consumo gracias a su fácil digestión, conservando las propiedades naturales con las que viene la leche cruda. Para el consumo de bebés su tratamiento es especial, ya que agregan más componentes como vitaminas y grasas, que fomentan la buena nutrición.
 
La leche de los niños
Eduardo Ortega hace énfasis en que la mejor leche que pueden consumir los niños es la enriquecida, la cual está fortificada con vitaminas A, B, B1, B2, B6, B12, C, D, E, niacina, ácido fólico y zinc la cual fomenta el crecimiento de quienes la consumen, “esta es una de las apuestas que tienen las empresas para fomentar el consumo de leche, en especial, en los menores de edad”.
 
En conclusión, ningún tipo de leche pierde sus nutrientes básicos. Por el contrario, lo que buscan es optimizar procesos digestivos, mejorando la alimentación y el estado de los huesos. “La gente debe consumir leche porque es un alimento que fortalece las defensas,mejora la nutrición en niós y adultos, porque y además es una leche de buena calidad. Si no consumimos lo de nosotros, ¿por qué lo de otros?”, puntualizó Ortega. La oferta está allí, lo importante es que cada consumidor identifique y reconozca los beneficios que cada tipo de leche le brinda a la salud.  (Lea ‘Consumo de leche subió levemente en Colombia’)