Inicia época de sequía más intensa en Colombia

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Diciembre 2015
compartir
verano Colombia
Según las previsiones de entidades climáticas, el verano se extendería hasta el segundo trimestre de 2016. Foto: www.actualidadganadera.com.
Aunque el verano se siente en el país desde hace cerca de un año, la llegada de diciembre representa la intensificación de una temporada en la que las elevadas temperaturas se intensifican y las lluvias brillan por su ausencia.
 
Los predios que pudieron cosechar agua y almacenar comida bovina entre octubre y noviembre estarán en ventaja frente a aquellos en los que por el contrario podrían empezar a presentarse de manera más frecuente casos de desnutrición y muerte de animales. Se prevé que los próximos 5 meses sean los más secos de la temporada.
 
Profesionales en medicina veterinaria del Fondo Nacional del Ganado, FNG, dieron a conocer algunas medidas para apaciguar un verano al que se sumó un intenso fenómeno de El Niño. 
 
Jorge Eliécer Pérez, profesional en Sincelejo, Sucre, de Gestión Productiva y Salud Animal, del FNG, administrado por la Federación Colombiana Ganaderos, Fedegán, indicó que ya comenzó un nuevo periodo de trashumancia en la Sabana del Caribe hacia San Jorge y La Mojana y que durante todo diciembre se verá el desplazamiento de animales, que se busca preservar del periodo de sequía más intenso del año.
 
Acá nos llovió en octubre y noviembre. No sufrimos tanto pero ya inició el propio verano y sabemos que hasta abril tendremos agua”, sostuvo. (Lea: Lo que debe hacer un ganadero para aprovechar las lluvias)
 
Señaló que en algunos predios se alcanzaron a llenar pozos y jagüeyes, pero otros no, debido a que las lluvias no fueron prolongadas. Ante eso, los ganaderos tendrán que acudir a la bodega que dispone de silo y Mezcaglán, la cual ofrece ayuda a predios con menos de 100 cabezas de animales.
 
“Las personas se acercan a Asogasucre a pedir la compra del alimento con el registro de vacunación de las reses y la copia de la cédula. Pagan y reciben el alimento si cumplen con todos los requisitos”, aseguró Pérez.
 
Gustavo Adolfo Santacruz, profesional del FNG en Guachucal, Nariño, dijo que hasta hace 10 días cayeron unas lluvias en la región. Desde entonces se ven cielos nublados o soleados, sin agua.
 
“En noviembre llovió pero muy poco. Sabemos que lo que se viene ahora será más grave que el resto de año. Ya hoy vemos un sol intenso y a los ganaderos no les ha llovido”, reseñó Santacruz.
 
Jaime Antonio Rangel, profesional del FNG en Puerto Asís, Putumayo, manifestó que la región ha sido privilegiada con lluvias, lo que se aporvechó para almacenar el líquido para enfrentar la temporada más fuerte del verano.
 
Rangel aclaró que esto no quiere decir que se deba bajar la guardia. Los ganaderos juiciosos continuarán con la cosecha del líquido y la siembra de pastos. (Lea: Anuncian subsidio para acceder a 500 mil bultos de fertilizantes)
 
“No tenemos déficit de agua como en otras partes, pero seguimos explicando a los ganaderos sobre las alternativas de tener suplementos, sobre todo ensilajes y bloques nutricionales, de ahorrar agua y cosecharla en estas zonas planas donde se puede hacer”, afirmó el profesional en Puerto Asís.
 
El agua se cosecha de forma práctica. En los techos de las casas, pozos y albercas se guarda y luego se protege del sol que podría evaporarla y de animales que pudieran contaminarla.
 
Mauricio Palacios Peña, profesional de Proyectos Estratégicos del FNG en Cundinamarca, aseguró que el último balance hecho sobre revisión pluvial destaca que la reducción de las lluvias en el departamento es del 50 %, respecto a 2014.
 
El verano en la Sabana de Bogotá se ha extendido por 8 meses. Entre octubre y noviembre cayeron algunas lluvias que fueron insuficientes para abastecer los predios en los que se encuentran ubicados los semovientes.
 
Palacios Peña señaló que quienes usaron fertilización edáfica y foliar lograron hacerle mejor frente a la escasez de agua. Y aquellos con recursos económicos podrán comprar silos, pero los precios están elevados. (Lea: En pleno verano si se pueden tener vacas bien alimentadas)
 
Los profesionales coinciddieron en que una solución en las zonas de trópico bajo, medio y alto del país, donde no hay disponibilidad de agua forrajes y suplementos, será reducir la carga animal, descartar vacas con deficiencias reproductivas y productivas; además de seguir las Buenas Prácticas Ganaderas, BPG, que da a conocer el Fondo en cuanto a preparación de silos, henos y bloques en las fincas.