Más de 21.440 hectáreas de servicio ambiental desaparecieron en 2012

Por: 
CONtexto Ganadero
11 de Enero 2013
compartir
Servicio ambiental disminuye en la Amazonía
Los 214 kilómetros cuadrados de cobertura vegetal que se han perdido equivalen al 69,70% del área urbana de Bogotá. Foto: Archivo Fedegán.
En Caquetá a causa de la deforestación de 214 kilómetros cuadrados, los recursos hídricos, los suelos, el clima y la alimentación se vieron afectados.
 
Caquetá, importante región dentro de la zona de la Amazonía, es considerada como el pulmón de la tierra, tiene una extensión de 88.965 kilómetros cuadrados. Sin embargo actividades como la deforestación ilegal, la compra de tierras y la actividad ganadera, han hecho que el pulmón verde se convierta en un suelo sumido en la polvareda.
 
El Centro Internacional de Agricultura Tropical, con su sistema ‘Terra-i,’ explica que este departamento ocupa el segundo lugar con más deforestaciones en América Latina, llegando a 21.440 hectáreas, es decir, 214 kilómetros en 2012.
 
En entrevista con el Diario del Huila, Patrick Lavelle, director de la investigación y profesor de la Universidad de París VI en Francia, asegura que la actividad ganadera es una de las principales razones que ha provocado deforestación en Caquetá, “desde hace dos años ha disminuido bastante la deforestación en el vecino país (Pará, estado de Brasil), en el nuestro, en cambio, ha aumentado, debido, en parte, a la lucha contra los cultivos ilícitos y al uso de los suelos para la ganadería extensiva. Esto ha llevado a menos bosques y biodiversidad y a mayores suelos degradados”.
 
Desde la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, el apoyo del Gobierno y la Universidad Nacional, se implementan sistemas agroforestales que contribuyen a mejorar los sistemas ambientales y mantienen o superan la rentabilidad de la actividad ganadera como los sistemas silvopastoriles, los cuales tienen producción maderable en caucho.
 

Lavelle concluyó afirmando que en Caquetá deberían ponerse en marcha políticas públicas que favorezcan el medio ambiente, “si demostramos que la situación social es la que condiciona los sistemas de producción y que, a través de estos, se determinan los paisajes y otros aspectos ambientales, podríamos decir que las políticas deberían ir encaminadas a la formación de la gente y a la creación de incentivos en actividades agroforestales".