Nuevo proyecto incrementaría producción láctea en Cundinamarca

Por: 
CONtexto Ganadero
29 de Enero 2013
compartir
Leche y mastitis en Cundinamarca.jpg
Proyecto ayudará a productores lácteos de Cundinamarca que luchan contra la mastitis. Foto: Archivo particular.
El programa, liderado por tres importantes entes del país, busca controlar la mastitis bovina, responsable de los 4 millones de litros de leche que se pierden al día.
 
Buscando evitar las pérdidas e incrementar la producción láctea del país, la Universidad Nacional de Colombia, el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación, Colciencias, y el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, desarrollaron un proyecto que asesora a los productores de este líquido en el país para controlar la mastitis bovina en sus hatos.
 
Este proyecto, que es desarrollado con el apoyo de cinco cooperativas ubicadas en el municipio de Guatavita y 400 productores, ha logrado reducir la incidencia de la enfermedad lo que ayuda al incremento del precio de venta. René Pérez, veterinario de la institución educativa, asegura que “en enero de 2012 el costo por litro estaba en $900 y en agosto del mismo año estaba en $1.200”.
 
La enfermedad a flor de piel
La mastitis es la inflamación de la glándula mamaria de las vacas y se da porque no se prepara el pezón antes de dar de lactar. Cuando las reses hembras sufren te esta enfermedad, la productibilidad de la leche baja entre un 10% y un 100%. Por eso, el proyecto tiene el claro objetivo de recuperar estos litros perdidos.  
 
De acuerdo con el veterinario, esta enfermedad es la culpable que de Cundinamarca no sea una región competitiva en los mercados locales ni nacionales, pues “un estudio realizado en el departamento, develó que este padecimiento afecta el 28% del hato en esta zona del país, lo que traducido a litros deja en evidencia una pérdida diaria de 4 millones de litros”.
 
Con este proyecto, denominado ‘hato controlado, hato seguro’, se hace un censo por las fincas del departamento con el fin de evidenciar la sanidad de las ubres, determinar, de esta forma, el porcentaje de mastitis presente en esta zona del país y mirar de qué forma actuar rápidamente para no afectar la productividad láctea de la región. “Esperamos que llegando a los hatos, logremos detectar los puntos críticos y con esto la producción mejore”, culminó Pérez.