Plaga de pulgón afecta los pastos en Bolívar y Cesar

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Junio 2016
compartir
Cesar, Bolívar, Pulgón, gusano trozador, Mión de los pastos, zonas cálidas de Colombia, parásito que afecta los bovinos, afectaciones del pulgón, afectaciones del insecto Mión, formas de tratamiento del insecto Mión, manejo de plagas, plagas, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, ganadería colombia
El pulgón verde o pulgón de los pastos tiene predilección por ciertas especies como la brachiaria y el angleton. Foto: plantas.ddinnova.net - decoracion.red
Ganaderos de esta región del Caribe reportaron problemas con otro tipo de insecto que está alimentándose de sus forrajes: el pulgón de pastos, que ataca principalmente a las variedades angleton y brachiaria.
 
Humberto de Jesús Yepes tiene su predio El Mirador ubicado en Chimichagua, Cesar. El productor contó que el insecto devoró gran parte de sus potreros.
 
Con el verano he sufrido demasiado. El pulgón acabó con los pastos, lo mismo que el mión, que acabó con la brachiaria”, señaló. (Lea: Alertan sobre brotes de gusano trozador y Mión en Bolívar y Cesar)
 
El productor se dedica al ordeño y al levante, por lo que mantiene grandes extensiones de pasto. En el verano, su predio fue gravemente afectado por la falta de agua y de pastos, por lo que tuvo que recurrir a la descarga de su finca para aliviar un poco su situación.
 
Con la llegada de las lluvias, Yepes vio una recuperación de sus terrenos pero no anticipó la proliferación tan numerosa del pulgón en su finca de Chimichagua.
 
“Yo he tenido muchos problemas con el clima. Cuando hay verano, se acaban los pastos y hay que movilizar los ganados para tierra baja, para El Banco, Magdalena”, contó. (Lea: Brote de gusano trozador afecta zonas de influencia del Socorro)
 
El ganadero, esperanzado con el fin de la sequía, ha visto perder sus pastos, ahora por culpa del pulgón. Para combatirlo, los trabajadores fumigaron con Lorvan y sembraron la semilla nuevamente.  
 
Roy Francisco Rodríguez Saladen, ganadero en Santa Rosa, al norte de Bolívar, también fue víctima de este insecto de la familia de los áfidos.
 
El ganadero habló de los tipos de pasto que fueron afectadas por el pulgón
 
Inicialmente, tratamos al pulgón con veneno. Con eso lo controlamos. Antes de que empezaran las primeras lluvias, el insecto comenzó a comerse los pastos”, afirmó. (Lea: Fedegán-FNG ayudó a identificar y controlar el Mión de los pastos)
 
Rodríguez contó que el aumento del insecto se dio en los primeros días, cuando comenzaron a sembrar pasto. Según él, cerca de 180 hectáreas fueron consumidas por el pulgón.
 
Hay varias clases de pulgones que se distinguen por su color: verde, amarillo y negro. También se dividen por el tipo de alimento que consumen: cereales, la espiga, el maíz, el trigo o la avena.
 
Cuando consumen la planta, provocan un daño mecánico al succionar la savia, produciendo el debilitamiento de la planta, deformación de frutos y hojas y decoloración.
 
El más común es el pulgón verde de los pastos. Al consumir el césped, lo pone amarillo y luego marrón. También atacan caña forrajera, sorgo forrajero, pangola, alfalfa y tréboles. (Lea: Gusano barrenador, un riesgo para bovinos y humanos)
 
En el predio de Yepes, el pasto bracharia fue el que más consumió el pulgón, mientras que el carimagua se conservó de los ataques del insecto. En cuanto al predio de Rodríguez, una variedad de brachiaria pero sobre todo el angleton fueron los más afectados.
 
Con el pasar de los días, las lluvias se hacen más intensas y esto ha eliminado al pulgón progresivamente. Hoy los productores sienten un poco más de alivio aunque no dejan de estar alertas ante la nueva aparición de este u otro tipo de insectos.
 
Para un control efectivo de esta plaga, se pueden aplicar insecticidas que cubren por completo a la planta. Debido a que cada clase o especie de pulgón ataca a una planta específicamente, el producto debe aplicarse únicamente a aquellas que están infectadas o en las que se visualiza el insecto. Este procedimiento debe repetirse cada 7 a 10 días hasta confirmar que el insecto ha desaparecido.