Primer ejemplar tetrahíbrido nacería en septiembre

Por: 
CONtexto ganadero
17 de Febrero 2016
compartir
Magangué, Bolívar, Hacienda Cañahuate, sistema de producción súper precoz, mejoramiento genético, manejo de potreros, manejo nutricional, control sanitario, tetrahíbrido, heterosis, valores genéticos altos, precocidad, creep-feeding, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
El primer tetrahíbrido nacerá en septiembre y entrará a un sistema de producción súper precoz. Foto: solucionesgeneticasbovinas.wordpress.com.
La familia Botero Carrera dio a conocer los avances en la búsqueda del nuevo espécimen que combinará 4 razas para obtener un sistema de producción súper precoz de ganadería de carne.
 
Ricardo Botero Carrera, Ingeniero Agropecuario Zamorano con MSc en Nutrición Animal de la Universidad de Viçosa y uno de los expertos que lideran el proyecto, habló con CONtexto ganadero para anunciar que ya empezaron los primeros cruces de los bovinos F1 para producir el tetrahíbrido.
 
Teníamos 2 F1, los validamos en ambiente a ver si todo el trabajo que veníamos haciendo durante 4 años era correcto. Ya empezamos a hacer el cruzamiento de los F1 y ya va a pasar a creep-feeding completo y permanente”, señaló.
 
Los primeros tetrahíbridos nacerían en septiembre de este año, por lo que en diciembre de 2017 habrá animales de 14 meses con manejo de creep-feeding y las hembras estarían preñadas. (Reportaje: Importancia del cruce F1 para tener animales doble propósito)
 
Escuche las palabras de Botero
 
Las primeras transferencias de material genético se hicieron a mediados de diciembre. Sin embargo, su trabajo se vio retrasado debido a que las hembras F1 tuvieron un alto nivel de precocidad y se preñaron antes de lo previsto, sin haberlas suplementado.
 
Los cruces se hicieron de manera gradual para aumentar la variabilidad genética. “Cada padre y madre F1 va en un cruzamiento direccionado con un padre y madre diferentes. En realidad, tenemos que hacer 300 cruzamientos diferentes, y normalmente nacen 2 o 3 del mismo cruce por la técnica de transferencia. Tenemos alrededor de 55 animales entre hembras y machos F1 y eso permite hacer 300 cruces sin consanguinidad”, aclaró Botero Carrera.
 
Cada F1 es la combinación de 2 razas manejadas en un sistema precoz, mientras que el tetrahíbrido tendrá un manejo súper precoz. Una vez nazca, irá al pastoreo con la madre y luego comenzará a ser suplementado con creep-feeding para llegar a ganancias de peso de 930 gramos a un kilo diariamente.
 
El ternero consumirá leche de la madre durante el pastoreo, y a partir de los 2 meses se le dará ración concentrada o suplementos en el corral de alimentación hasta los 8 meses, momento en el cual deberá destetarse. (Lea: Destete tradicional, precoz e hiper precoz, un asunto de cuidado)
 
“A los 8 meses, más o menos, debe estar pesando entre 250 y 280 kilos, tanto la hembra como el macho. A partir de ese destete, el animal va a un pastoreo convencional con suplemento proteico, para que pueda llegar a los 14 o 15 meses con 450 kilos en el caso del macho”, explicó Botero.
 
En cuanto a la hembra, se traslada a la monta estacional a partir de los 12 meses, y desde este momento hasta los 15 meses deber ser preñada. A los 21 o 24, dependiendo del momento en que haya quedado preñada, dará a luz a su primera cría.
 
Según el experto en nutrición animal, el trabajo con los F1 fue exitoso, pues mientras que en niveles nacionales las ganancias de peso son de 290 gramos, los machos ganaron 830 gramos y las hembras, 720.
 
“En realidad, sin suplementación en un modelo de pastoreo extensivo, pasar de un promedio nacional de 290 a 830 gramos, se puede ver que la parte genética se validó. Para subir de esos 830 gramos a un kilo por animal por día, ahí es donde hay que suplementar con la técnica del creep-feeding”, indicó. (Lea: Ganado F1 gana la carrera en genética y producción de carne y leche)
 
Por su parte, su hermano Juan Pablo Botero, otro de los líderes del proyecto, manifestó que su objetivo es implementar un sistema súper precoz, enfocados en el desarrollo del componente genético, el manejo de potreros, una buena dieta nutricional y un control sanitario para mejorar los indicadores productivos a nivel regional y nacional.
 
Nuestro objetivo es tener una mejor productividad por hectárea. Buscamos animales de mucha precocidad, tamaño medio, eficientes en pastoreo”, sostuvo.