Trabajadores de finca aprenden a inseminar vacas para asegurar la preñez

Por: 
CONtexto ganadero
13 de Agosto 2015
compartir
inseminación artificial vacas
La inseminación artificial es una técnica usada en Colombia desde hace 70 años. Fuente: www.engormix.com.
A diario, los mayordomos y empleados de fincas ganaderas están rodeados de rumiantes. El contacto directo con las reses los convierte en las personas ideales para reconocer el celo en vacas, y por qué no, en quienes las inseminen.
 
Si los empleados aprenden a identificar el periodo de calor de la vacada reconocerán que está lista para ser preñada y se reducirán los días abiertos en el hato. De lo contrario, tendrán que esperar 21 días cuando de nuevo la res entre en celo. (Lea: Inseminación a tiempo fijo, promisoria en ganado doble propósito)
 
Pedro Felipe Lora Zura, profesional en Barranquilla de Gestión de Proyectos Estratégicos del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por Fedegán, dijo que se está aprovechando el desarrollo del Ciclo de Vacunación contra la fiebre aftosa para enseñarles a los vacunadores, quienes trabajan en fincas productivas, la técnica de inseminación artificial.
 
El curso inició hace 2 semanas en Sabanalarga y tiene una duración de 60 horas. La capacitación es teórico - práctica. Durante la capacitación los vacunadores tendrán la oportunidad de estar en un finca del municipio del departamento de Atlántico donde aprenderán a realizar una efectiva palpación a una vaca, conocerán el funcionamiento del sistema reproductivo de la hembra, identificarán celos y manejarán pajillas, armado y uso de la pistola de inseminación.
 
“Muchas veces una vaca no se preña porque no se detecta el celo. No se trata solo de montar el toro o palpar la vaca. Se debe hacer todo de forma adecuada”, resaltó el profesional del Fondo, para quien es relevante que sean los vacunadores, que trabajan en fincas después de inmunizar reses, los que aprendan a inseminar porque son las personas que conviven con las vacas.
 
Carlos Arturo Zambrano, profesional en Fundación de Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, consideró que los vacunadores se convierten en personal de confianza de los productores por la experiencia que han alcanzado en el manejo de los hatos; a tal punto, que si se preparan en inseminación artificial podrán ejercer un trabajo de calidad sin que el ganadero dude de su efectividad. (Lea: 7 estrategias para asistir el parto de una vaca)
 
“Los ganaderos contratan a los vacunadores porque tienen experiencia; es su fortaleza y más si acceden a programas de inseminación”, expuso Zambrano.
 
El curso de inseminación artificial beneficia a 21 vacunadores y es liderado por el Fondo Nacional del Ganado y el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena.