Bienestar animal, una práctica a la que le apuesta el país

Por: 
Diego Castrillón Franco
18 de Noviembre 2013
compartir
Bienestar animal en Colombia
Cada vez son más los ganaderos que entienden que no se necesitan golpes para enseñar a sus animales. Foto: Elkin Jaramillo Arango / Fedegán.
Como respuesta a un consumidor más exigente y preocupado por el producto que adquiere, desde hace varios años diversos países le vienen apostando a esta forma de trabajo que busca que la res tenga las mejores condiciones posibles en todos los aspectos.
 
El bienestar animal no es una práctica nueva a nivel mundial, pero en Colombia ha sido hasta hace más bien poco tiempo que ha empezado a posicionarse como tema de gran importancia. Poco a poco los ganaderos han entendido que entre más cómodo y mejor tratado sea el animal, la producción será mucho mayor, la calidad más elevada y por ende los ingresos económicos aumentarán considerablemente. (Lea: Fedegán y FNG lideran medición de indicadores de bienestar animal)
 
Según explicó Ariel Tarazona, zootecnista, magister en Ciencias Básicas Biomédicas, PhD en Ciencias Animales y docente del área de bienestar animal de la Universidad Nacional en Medellín, esta actividad dejó de ser opcional hace mucho tiempo para convertirse en una exigencia ante la apertura de mercados internacionale, factor al que se suma el alto nivel de exigencia en este aspecto de la Organización Mundial de Salud Animal, OIE (por sus siglas en inglés).
 
“El entrenamiento en buenas prácticas de manejo es algo que toda la vida se ha hecho, pero hasta ahora se le está dando un nombre, porque tiene efectos sobre la productividad, el personal y con lo que se busca generar conciencia para implementar los cambios necesarios al interior del hato”, expresó Tarazona. (Lea: Uruguay recibe alta calificación en materia de bienestar animal)
 
Ante esta necesidad, el docente señaló 5 pilares fundamentales sobre los que deben trabajar los ganaderos a la hora de generar bienestar animal.
  • Alimentación y nutrición: Los semovientes deben tener buena calidad, cantidad y accesibilidad tanto de alimentos como de agua necesarios para su consumo diario, porque a veces al animal le toca caminar mucho en su búsqueda, lo que genera desgaste y pérdida de peso.
  • Alojamiento: Los potreros, cercas e infraestructura deben estar en buen estado, ya que es el espacio donde permanece la res. Es necesario que estos lugares estén bien adecuados para que en caso de climas extremos el semoviente tenga donde resguardarse y no ser víctima de dichas variaciones.
  • Salud: Debe existir la prevención de enfermedades, planes de vacunación, visitas periódicas de veterinarios que se cercioren de su condición. Además es necesario que haya una parte curativa, en caso de que el animal esté enfermo, sea atendido bajo procedimientos sin dolor.
  • Comportamiento: Es necesario que los animales tengan un espacio en el que se puedan desarrollar y expresar su actitud natural, que en ese lugar hagan lo que sienten, lo cual se va a ver reflejado en mejor carne y más leche.
  • Trato: Los animales no deben ser golpeados, ni gritados, en ningún momento, porque estas actitudes las refleja en menos litros y menor calidad de la carne.
 
Sobre estos pilares básicos y fundamentales es necesario que los ganaderos trabajen y se esfuercen, el problema es que para aplicarlos, necesitan recursos lo que hace más complicado el tema y dificulta para muchos la aplicación de los conceptos. (Lea: Bienestar animal para generar ingresos: la apuesta de Leopoldo Estol)
 
Para Tarazona, doctor en Ciencias Animales, al país le falta mucho en este aspecto, ya que “no es lo mismo la carne de un animal que está estresado a uno que no lo está, porque en otros lugares, el bienestar se ha vuelto un tema de salud pública. Uruguay, por ejemplo nos lleva mucha ventaja en el tema, porque saben que de esta forma se reducen las pérdidas y son más eficientes”.
 
No obstante, para la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, desde 2011, el tema ha tomado vital preponderancia, hasta el punto que ya han venido dictando cursos a los productores con la ayuda de la Sociedad Mundial para la Protección Animal, Wspa (por sus siglas en inglés), con el fin de que desde el gremio cúpula de la ganadería se genere conciencia en el sector. (Lea: Ganaderos de Socorro participaron en conferencia de bienestar animal)
 
Según explicó Esperanza Polanía, MVZ, especialista en Epidemiología y coordinadora de Seguimiento Epidemiológico de Fedegán-FNG, la idea consiste en capacitar a todo el personal que está en la cadena, porque muchas veces un productor ganadero puede durar cebando unos 3 años un animal de buena calidad, pero en el traslado, o en el transporte, los gritos y los tábanos eléctricos, son cosas que van en contra de la calidad de la carne, se pierde dinero y se afecta el producto.
 
“Estamos formando 15 líderes en este tema, gracias al apoyo de la Wspa, a través de talleres de etología y manejo de animales en el corral, comportamiento animal, evacuación de semovientes en caso de desastre, manejo de reses antes del sacrificio y medición de indicadores de bienestar, todo con la intención de que las personas que reciben el conocimiento lo repliquen con todo el personal y sea así hasta que le llegue al ganadero y al trabajador de la finca”, sostuvo Polanía. (Lea: Capacitan a vacunadores en medir indicadores de bienestar animal)
 
Esta gestión adelantada por Fedegán, ha sido bien vista por entidades internacionales, ya que el mismo gremio se ha preocupado porque los productores implementen el bienestar animal en sus predios, generando conciencia sobre la importancia de este tema.
 
Tanto Polanía, como Tarazona, llegan a la conclusión de que es muy importante que se realicen más capacitaciones y se siga ampliando el trabajo en este aspecto, para que los productores sean más efectivos, produzcan más, sean competitivos y tengan acceso a mercados internacionales. (Lea: Gran acogida tuvo el I Simposio Internacional de Bienestar Animal)