Catatumbo no es el ‘Bronx’, es una región sin apoyo del Estado

Por: 
Diego Castrillón Franco
13 de Junio 2016
compartir
Colombia bronx Catatumbo
La región es apta para actividades como la palma, el cacao, la ganadería y el caucho. Foto: CONtexto ganadero.
Entre los nortesantandereanos no cayó nada bien la afirmación hecha por el presidente Santos quien comparó esa región del departamento con la desahuciada zona de Bogotá. CONtexto ganadero averiguó las potencialidades de los municipios que allí se encuentran y algunas de sus necesidades.
 
Al pensar en Norte de Santander, el imaginario del colombiano común se transporta a la frontera que divide a Colombia con Venezuela. A una zona en la que otrora el comercio era la principal actividad económica por cuenta de la mercancía que venía del otro lado del puente que conecta a las 2 naciones. (Lea: Problemáticas de quienes se dedican a la ganadería en el Catatumbo)
 
También recuerda al latente contrabando que golpea a nuestro país, pues desde allá llegan aún grandes cantidades de gasolina, carne, ganado, pollo, huevos, harina y cualquier cantidad de comida, a pesar de las imágenes que se ven por televisión en las que se los venezolanos luchan por acceder a alimentos de primer orden.
 
Sin embargo, en el departamento dolió un comentario hecho por el presidente, Juan Manuel Santos, quien comparó a la región del Catatumbo con el ‘Bronx’ en Bogotá. El mandatario hizo tal analogía tras la liberación de 3 periodistas que estuvieron privados de su libertad y en poder del ELN durante varios días.
 
“Allá también estamos haciendo una intervención parecida, con mucha más presencia de la Fuerza Pública, del Ejército, y al mismo tiempo sabemos que tenemos que hacer mucho más en la parte social. Así como estamos recuperando el control del Estado y la seguridad de los ciudadanos en Catatumbo, en 'El Bronx' estamos haciendo lo mismo. Como dice el alcalde, 'repúblicas independientes no se van a repetir en Bogotá y en ningún lugar de Colombia'", dijo Santos durante su intervención.
 
Ante tales palabras, este diario se puso en contacto con Leonel Rodríguez Pinzón, secretario de Desarrollo Económico de Norte de Santander, quien no solo lamentó las ofensivas palabras del mandatario de los colombianos sino que confirmó que viene adelantando una cruzada con el único objetivo de que El Catatumbo sea visto con otros ojos. (Columna: El “efecto” Catatumbo)
 
Potencialidades de El Catatumbo
 
La región está conformada por los municipios de Ábrego, Convención, El Tarra, Hacarí, Teorama, San Calixto, Sardinata, El Carmen, Ocaña y Tibú, los cuales son bañados por las aguas del río Catatumbo, de ahí su nombre, el cual desemboca en el lago de Maracaibo en Venezuela.
 
La extensión total del territorio que conforma a la zona es de 9.743 kilómetros cuadrados y tiene una población que en 2012 se estimó en poco más de los 210 mil habitantes. En ese espacio se adelantan diversas actividades agrícolas, pecuarias y mineras, por lo que son muchos los interesados en sacarle máximo provecho a la tierra y el subsuelo.
 
Los cultivos agrícolas que predominan en la región son palma de aceite (18 mil 490 hectáreas), cacao tradicional (12 mil 049 hectáreas), caña panelera (5.083 hectáreas), y cacao tecnificado (1.484 hectáreas). Mientras que en materia pecuaria, en los 10 municipios hay 10 mil 090 predios los cuales suman un hato de 126 mil 633 cabezas.
 
Esa es una región de campesinos, su gente es humilde, trabajadora y pujante, que por cuestiones del abandono del Estado y a pesar de su riqueza en recursos, no ha podido demostrar todo su potencial por cuenta del conflicto”, describió Rodríguez pinzón. (Lea: Por incumplimiento, campesinos en Catatumbo volverían a paro)
 
El secretario pidió al Gobierno inversiones para promover el campo de El Catatumbo, pues a su juicio la región tiene todas las condiciones para ser un polo del desarrollo nacional.
 
Oportunidades turísticas
 
El ecoturismo podría ser una de las opciones para ver con otros ojos esa zona de Norte de Santander. Un blog dedicado a la región sostiene que allí se han encontrado 114 especies de mamíferos, como el oso de anteojos, venado soche, guagua, zorro perruno, danta, cerros salvajes y báquiros; 53 nuevas subespecies de aves de un total de 616 subespecies, entre las que se cuentan el tucán, las cotorras, el papagayo, el caracara negro y los colibríes.
 
Agrega que hay 17 especies de lagartos, 47 de serpientes, una de ellas nueva para la ciencia; 6 tipos de tortugas; una de cocodrilo; 19 clases de anfibios y 77 variedades de peces.
 
De igual manera, se han encontrado cerca de 541 especies y subespecies de aves en El Catatumbo. Además es el último sobreviviente de bosque húmedo tropical existente en el nororiente del país, ya que allí abundan árboles de muchas familias y géneros adornados por orquídeas, bromelias, bejucos y musgos, así como varias especies de nubiaceas.
 
Eso no es todo, la región hace parte de la reserva forestal de la Serranía de Los Motilones la cual cubre a Norte de Santander (278 mil 308 hectáreas) y Cesar (274 mil 382 hectárea). Ese apartado de la serranía fue incluido dentro del Parque Nacional Natural Catatumbo – Barí, con el propósito de proteger las especies endémicas y el resguardo indígena que habita allí.
 
Crecimiento empresarial
 
Por El Tarra pasa un segmento del famoso oleoducto Caño Limón Coveñas. Esta infraestructura, que a pesar de los constantes ataques, ya cumplió 30 años de servicio y ha llevado progreso a los municipios en los que tiene presencia. (Lea: Advierten crisis económica por protestas en el Catatumbo)
 
El oleoducto, es propiedad de Cenit y es operado por la Vicepresidencia de Transporte y Logística de Ecopetrol, tiene una extensión de 773,94 kilómetros, atraviesa 33 municipios y 253 veredas en los departamentos de Arauca, Boyacá, Norte de Santander, Cesar, Magdalena, Bolívar y Sucre.
 
Según Ecopetrol, el sistema inicia en la vereda La Ossa del municipio de Arauquita (Arauca) y finaliza en el puerto Coveñas (Sucre). Por allí viajan 200 mil barriles de petróleo al día.
 
Violencia y disputa del territorio
 
La posición estratégica, los recursos naturales, la minería y las condiciones geográficas, han hecho de El Catatumbo una zona muy disputada por los grupos al margen de la ley. El Ejército de Liberación Nacional, ELN, fue el primero en llegar a la región hacia la década del 70. A partir de 1990, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC-EP, buscaron adueñarse de la región, caso similar al del Ejército Popular de Liberación EPL.
 
El tema petrolero, la extracción de biocombustibles y algunos recursos no renovables como el carbón, sedujeron a las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, entre 1999 y el 2001, los paramilitares atacaron sin varios municipios de El Catatumbo. (Lea: “Catatumbo es el preludio de la violencia y falta de Gobierno”: Lafaurie)
 
Actualmente, la disputa continúa. El ELN no ha salido de la zona que históricamente ha defendido, pero tiene un enemigo muy fuerte: las bandas criminales, pues al tener intereses con el narcotráfico, han visto en esa región una ruta de envío de drogas desde Colombia hacia Venezuela y de allí distribuyen hacia otros países.
 
En el municipio de Tibú es el más cercano a suelo venezolano, solo es necesario atravesar un río y ya está en otro país. Esa zona la aprovechan mucho para traer gasolina de contrabando que es usada en el procesamiento de la droga”, añadió el funcionario.
 

El Catatumbo no es el ‘Bronx’, solo es una región que carece de la presencia del Estado, situación que ha sido aprovechada al máximo por la delincuencia del país para cometer sus fechorías mientras la población civil sigue viendo cómo los insurgentes se apropian de lo que podría ser uno de los principales motores de la economía regional y nacional.