"El sector equino representa alrededor de 6 billones de pesos": director de Fedequinas

Por: 
Pedro Fonseca
10 de Mayo 2021
compartir
Fedequinas, Asdesillas, director ejecutivo de Fedequinas, Federación Nacional Colombiana de Asociaciones Equinas, Héctor Vergara Fedequinas, proyectos Fedequinas 2021, proyectos Fedequinas 2020, asdeoccidente, ferias equinas, ferias equinas en Colombia, equinos, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
Vergara asumió como director de Fedequinas en octubre de 2019. Durante estos 18 meses en el cargo, se propuso consolidar las relaciones con los criadores a nivel regional e impulsar proyectos para consolidar la raza del caballo criollo colombiano. Foto: Cortesía

En octubre de 2019, Héctor José Vergara fue elegido como director ejecutivo de la Federación Nacional Colombiana de Asociaciones Equinas. Tras 18 meses en este cargo, CONtexto ganadero consultó al dirigente para conocer el balance de la federación en 2020 y los proyectos para este 2021.

 

Vergara Romero fue elegido por la junta directiva luego de un exigente proceso de selección realizado por una firma cazatalentos o headhunters, que presentó unas hojas de vida al órgano de Fedequinas que finalmente votó para nombrarlo en el cargo.

 

Si bien estudió Administración de Empresas en la Universidad Javeriana en Bogotá, una especialización en Gerencia Estratégica de Negocios y una maestría en Dirección de Empresas, este sincelejano confesó que su vida laboral ha estado ligada al sector agropecuario.

 

“Mi primer trabajo fue en Fedegán, donde fui pasante del área de Ciencia y Tecnología y luego pasé por diferentes áreas. Luego estuve en el Banco Agrario alrededor de 3 años y medio liderando los gremios de ganadería, panela y cacao, y ahora pasé al sector equino”, reveló.

 

A raíz de la pandemia del nuevo coronavirus, reconoció que tuvieron dificultades para adelantar actividades pero que, así como otros gremios, vieron la oportunidad para beneficiar a los 53 000 criadores vinculados a la federación y que preservan al caballo criollo colombiano.

 

“Adelantamos mesas de trabajo con el ICA para lograr la exportación de semen fresco a 9 países que tienen nuestro caballo criollo colombiano, lo que va a activar la venta de este material”, reveló. (Lea: Caballistas se solidarizan con trabajadores informales de las ferias)

 

Sobre los programas ejecutados en 2020 y los proyectos que se tienen previsto para 2021 en adelante, CONtexto ganadero entrevistó al director ejecutivo.

 

 

CONtexto ganadero: ¿Cuáles fueron las prioridades o los objetivos que se planteó cuando asumió el cargo en octubre de 2019?

 

Héctor José Vergara: Cuando yo hice mi postulación ante la junta directiva, fue un proceso bastante fuerte con una headhunter y en donde varias hojas de vida estaban optando para ese cargo, llevé un plan de trabajo básicamente impactando lo siguiente: uno era la recuperación de esa gestión gubernamental e institucional de Fedequinas ante el Gobierno.

 

Otro aspecto tenía que ver precisamente con la comercialización de nuestro sector tanto de la marca Fedequinas como activar canales tanto para ejemplares en pie como todo ese material biológico del caballo. También abogaba por la modernización, un tema estructural y tecnológico que pudiéramos implementar.

 

De hecho, la pandemia nos empujó a que tuviéramos que acelerar ese proceso y recuperar lo que yo llamo “relacionamiento con los agremiados”. De alguna manera, había una desconexión de la federación con la región y lo que le presentamos a la junta iba encaminado a recuperar ese relacionamiento con nuestros criadores y expositores, de tener una federación mucho más regional que solo aquí en Bogotá.

 

Sobre esos puntos nos hemos movido básicamente y al cabo de este año y medio hemos logrado avanzar en muchos aspectos, indudablemente hace falta y seguimos con la ejecución de muchos programas pero ya hemos logrado un impacto y precisamente lo que se logró con el ICA (la exportación de semen) era lo que queríamos lograr.

 

 

CG: ¿Cómo fue justamente ese acercamiento a las regiones y qué otros programas se han impulsado en estos 18 meses al frente de la dirección ejecutiva?

 

HJV: Se han hecho varios proyectos, uno de ellos es precisamente abrir canales de comunicación asertivos y eficientes. Establecimos un manejo a nivel digital, de redes sociales, que permite que tengamos de forma más rápida lo que piensa ese criador nuestro en una región hoy aquí en Bogotá en Fedequinas.

 

En 2020, hicimos presencia en las diferentes ferias que se alcanzaron a desarrollar, inscribimos a nuevos criadores y llevamos nuestra marca. También abrimos espacio para escuchar a la gente, pienso que esa ha sido la clave para entender e interpretar las necesidades y trasladarlas al seno de la federación con el fin de darles una respuesta o encaminar programas que las resuelvan.

 

Nos dimos cuenta de que lo que adolece un criador es muy similar indistintamente la región donde esté ubicado. Lo que hemos hecho es establecer las herramientas para escuchar y transmitir en doble vía esas necesidades que hoy nos presentan nuestros criadores. (Lea: En Colombia no hay solo una raza de caballo criollo, son dos)

 

 

CG: Justo en su primer año de dirigencia le tocó enfrentar uno de los episodios más graves que haya tenido la humanidad en la historia reciente. ¿En qué medida impactó las actividades tradicionales de Fedequinas y cómo se reinventaron para seguir ejecutando los programas?

 

HJV: Afortunadamente estos programas estaban montados en herramientas tecnológicas que, a través de la virtualidad, pudimos seguir desarrollando. La pandemia nos permitió generar espacios de capacitación, invitamos expertos de nuestro sector para que entre todos nos escucháramos y avanzar en conocimientos.

 

Sin duda alguna, el tema de las ferias ha tenido impacto negativo muy fuerte para la federación porque dejamos de desarrollar alrededor de 150 ferias en promedio al año y únicamente alcanzamos a hacer 27 en el año 2020. Hubo una disminución de ferias lo que representa un menor ingreso para la federación y la pérdida de ese motor comercial que mantiene activo el sector.

 

Ha sido complejo de alguna manera cambiar la visión de la feria como tal, pero nos reinventamos en cuanto que ahora hacemos ferias netamente virtuales, con poca presencia de público, simplemente expositores, el cuerpo técnico, que es el que está pendiente de la reglamentación, y los chalanes con su caballo.

 

Los aficionados pueden ver la feria a través de una herramienta gratuita porque emitimos la señal por diferentes plataformas, una de ellas YouTube, y ellos un celular smartphone o con un computador se conectan a la transmisión en vivo. Eso nos ha permitido mantener viva la llama de la pasión del caballo colombiano y que los ejemplares se sigan mostrando para vender ya sea material biológico o crías de esos ejemplares.

 

 

CG: Para este 2021, ¿qué actividades tienen programadas desde la federación y en cuáles organizadas por otras entidades participarán, por ejemplo Agroexpo?

 

HJV: Este año nosotros tenemos en el calendario 158 ferias. En la medida en que hemos podido ir desarrollándolas con este esquema de poca presencialidad y mayor virtualidad la hemos podido desarrollar, pero no ha sido fácil porque como ves estamos en el tercer pico de la pandemia y esto limita la realización de estos eventos.

 

Este año tenemos un gran evento que es la versión número 37 de la Feria Nacional Equina que organiza Fedequinas, para hacerla del 30 de junio al 4 de julio en la ciudad de Palmira (Valle del Cauca). Allí se van a dar cita los mejores exponentes de la caballada nacional, logramos que alrededor de 700 caballos hagan presencia en este evento.

 

Así mismo vamos a continuar desarrollando las diferentes ferias tradicionales que han adquirido un nombre bastante importante en el sector, como en la Feria de las Flores donde la actividad equina es organizada por Asdesilla en Medellín, la feria de la Copa América organizada por Asdeoccidente en Palmira, la feria grado A por Asdepaso que se realiza en el marco de Agroexpo.

 

 

CG: De cara al siglo XXI, ¿cuál es el futuro del sector equino y sus aportes a la economía nacional?

 

HJV: Es muy válida esa pregunta porque muchas veces pensamos que el sector equino se dedica simplemente a sacar caballos en ferias, nos quedamos en imagen del montador pasando un caballo en una pista en una tabla de resonancia, y no magnificamos lo que hay detrás de ese momento.

 

Hoy, según datos de Fedequinas, podemos decir que estaba moviendo alrededor de 6 billones de pesos anuales antes de la pandemia, impactando alrededor de 480 000 familias que hacen parte nuestro gremio entre empleos directos e indirectos. (Lea: Aprobado en primer debate Proyecto de Ley a favor de realización de cabalgatas)

 

Tenemos la certeza de saber que participamos hoy en el sector agropecuario con alrededor de un 0.7 %, que es representativo por ese número de familias que, valga decir, son familias humildes, que tienen este ingreso como su sustento mínimo vital. No son familias que le sobran los recursos para invertir sino que de verdad necesitan que esto se vea como una industria porque así es como perciben sus ingresos.

 

Hoy tenemos alrededor de 53 000 criaderos registrados en nuestra federación, que se dedican a criar caballo criollo colombiano, y son los que activan la cadena en cuanto que crían a los animales que luego serán los campeones. Sin embargo, es importante mencionar que el caballo no solo sirve de competencia, sino que tiene múltiples funcionalidades.

 

No son únicamente para el disfrute, son usados para el trabajo en la finca, para la competencia, la chalanería. Al respecto, el año pasado logramos con el Ministerio del Deporte el reconocimiento de la chalanería como deporte autóctono colombiano. Eso sin duda nos abre las puertas para poder seguir promocionando y fomentando el caballo criollo colombiano de paso a través de esa disciplina deportiva.

 

La chalanería es el deporte de la conducción de un ejemplar practicada por niños hasta una determinado edad, lo que permite mostrar las virtudes de nuestro caballo, como la suavidad, la mansedumbre, la nobleza y la velocidad, lo que lo hace único en el mundo.