"En el campo lo que más preocupa es la inestabilidad de ingresos": CCI

Por: 
Julián Pérez Mujica
20 de Marzo 2014
compartir
adriana senior cci
La meta de la CCI es impactar al menos 300 mil familias antes de 2020. Foto: Cortesía.
Esta semana hablamos con Adriana Senior, presidente de la Corporación Colombia Internacional, CCI, entidad que promueve la reconversión agropecuaria colombiana con herramientas propias.
 
A punto de cumplir 10 años de labores, Senior señala que le gustaría multiplicar los servicios que ofrecen y hacerlo de manera focalizada para así lograr un mayor impacto, se muestra incrédula frente a los resultados que develará el Censo Nacional Agropecuario y manifiesta que aunque respeta lo que hace el Dane con respecto a las cifras, los datos que entrega no reflejan con exactitud la situación del sector.
 
Senior habla claro de los impactos de los TLC, del trabajo pedagógico que se debe adelantar con quienes se encuentra en el sector rural del país y habla de sumar esfuerzos para llegar con más y mejores soluciones para todos ellos.
 
CONtexto ganadero (CG): Dentro de los proyectos que trabaja el CCI, ¿cómo se decide la importancia que le dan a cada proceso productivo?
 
Adriana Senior (AS): Lo primero es establecer lo que está pasando en el mercado, si comercialmente hay o no oportunidades para los productos. La selección de los productos será una respuesta a la tasa de crecimiento comercial que tengan.
 
De este modo trabajamos en proyectos productivos cuya tasa de crecimiento es superior al 10% en el mercado mundial, no importa que sea pequeña en el mercado colombiano; así hemos escogidos proyectos de frutas, hortalizas, de cacao, entre otros. (Lea: Política gubernamental genera división gremial)
 
En temas relacionaos con el sector lácteo, el doble propósito, lo hemos hecho siempre y cuando tenga una reconversión y mejore sus condiciones de productividad y competitividad. Sabemos que la demanda es muy grande, pero las condiciones no son ideales y es ahí cuando entramos nosotros.
 
CG: ¿Quién se encarga de seleccionar al personal con el que trabajan en los proyectos en las distintas regiones del país?
 
AS: Tenemos un esquema para la contratación de todo el personal. Cada mes la CCI recibe hojas de vida abiertas, la gente se puede inscribir en la página, la gente viene a la entidad a una entrevista, a una capacitación sobre lo que hacemos, visita domiciliaria, se mira la experiencia de la persona en la línea de trabajo a la que esté aplicando.
 
Siempre es importante el ‘backgroud’ que tenga la persona con el sector, nosotros mismos nos encargamos de esa selección y no subcontratamos nada.
 
Todo el personal que trabaja en la entidad depende directamente de la CCI, lo que da garantía sobre lo que hacemos, porque es gente que no está haciendo visitas o trabajos puntuales sino que está directamente vinculada con el proyecto.
 
CG: ¿Y cómo escogen las zonas de trabajo en las que se han enfocado?
 
AS: Eso viene de mil formas. Si es una zona lechera, escogemos las principales cuencas, eso lo da un proceso juicioso de estudio de esas zonas que son las más destacadas.
 
En los casos en los que se trabaja con el sector privado y este se interesa por una zona como Boyacá y Cundinamarca, pasa por el análisis de un tema como cebada  y otro tipo de ejercicios productivos; debemos llegar y establecer si la zona es o no apta para el cultivo del producto, que tenga las garantías del desarrollo productivo y otra seria de elementos fundamentales.
 
CG: Teniendo en cuenta el trabajo que han hecho en campo, ¿cuál han detectado es la principal preocupación que tienen los campesinos?
 
AS: La principal preocupación que hay en el campo es la inestabilidad de los ingresos, eso afecta mucho al campesino que hoy recibe una plata y mañana no, esa volatilidad en los precios, en los costos de producción, siempre al alza en sus costos, en eso que afecta su bolsillo.
 
Por eso es importante lo que hacemos. Cuando nosotros intervenimos y podemos mejorar sus condiciones de ingreso y que eso pueda trascender y ser estable en lo posible, eso es una gran ayuda para ellos. 
 
Tener programas y una asistencia fuerte nos permite ayudar. No igualamos lo que les ofrece una actividad como el narcotráfico, por la que fácilmente un campesino recibe $2 millones, y hay proyectos productivos que apenas generan un salario mínimo legal vigente, pero son lícitos. Nosotros recalcamos en eso, la importancia del hecho de que sean lícitos, su familia va a tener mayor estabilidad, sus hijos podrán acceder a otro tipo de ayudas del Estado.
 
CG: ¿Qué tan fácil resulta esa pedagogía con la gente del campo colombiano?
 
AS: Es muy difícil y requiere asistencia permanente de quien se la está suministrando; eso no se logra con charlas semanales, mucho menos mensuales. (Lea: Después de 36 días, Gobierno finaliza la compra de papa)
 
Se requiere estar a su lado siempre, que en esos momentos en los que haya debilidad, que digan que nos les interesa uno les de un apoyo integral. No saco nada con asistirlos en temas financieros si no lo tengo en temas socio empresariales, si no tengo un plan de vida que construir a su lado.
 
Un tema que ayuda en esto y que engancha son las victorias tempranas. Cuando tu haces ciclos cortos en cualquier actividad productiva, así haya unas de mediano y largo plazo, si puedes mostrar que en esos ciclos cortos hay productividad y que es posible obtener resultados, esos efectos demostrativos enganchan.
 
CG: ¿Tienen apoyo suficiente o antes por el contrario requieren de más ayuda para lograr ampliar los alcances de sus proyectos?
 
AS: Yo creo que nosotros necesitamos más apoyo y más focalización. Nosotros la recomendación que le hemos hecho al Gobierno Nacional  es ‘juntemos todas las ayudas en una sola’, ya el presidente de la República habla del tema y eso es muy bueno.
 
Durante estos 9 años y medio que hemos manejado nuestro modelo nos hemos dado cuenta que funciona, ya está comprobado y sistematizado y se está volviendo política pública, algo que nos enorgullece mucho. Sin embargo, en la CCI queremos multiplicar más y más, lo hemos hecho, pero también sabemos que es mucho más lo que podemos hacer.
 
CG: Muchas reuniones y pocos resultados, ¿cómo cambiar eso?
 
AS: Eso es verdad. La diferencia que hay entre la oferta que hace el Ministerio de Agricultura y nosotros ejecutores de política pública es que CCI lleva programas para ser ejecutados, armamos el plan de negocios y sabemos lo que nos sirve por alianzas, por oportunidades, por ayudas de determinado Ministerio.
 
¿Qué ve uno? Que no se convierte en un tema de reunionitis sino de llevar la ayuda real al campo. Por eso digo que si pudiéramos multiplicar nuestros servicios y hacerlo de manera focalizada el impacto sería aún mayor y cubrir todo el país.
 
CG: ¿Cuál considera que ha sido el impacto de los TLC para la gente del sector rural colombiano?
 
AS: Hay oportunidades pero también amenazas como está totalmente evidenciado. Pienso que hay unos sectores que son súper ganadores como el hortifrutícola, el cacaotero, el piscícola. Otros en cambio requieren mucho apoyo como el lechero que tiene muchas amenazas, lo mismo que el avícola, los algodoneros y los arroceros.
 
A esas amenazas las han venido minimizando con el argumento de que las desgravaciones son paulatinas, pero tarde o temprano vamos a estar desgravados, entonces uno sí tiene que mirar ese costo a nivel de empleo, que es durísimo.
 
Yo no considero que haya ningún sector perdedor, porque yo soy una convencida de que a uno la competencia lo ayuda en la vida a ser mucho mejor y que tiene que entrar a ver alternativas, en medio del abismo siempre encontrará alguna forma de salvación, pero es claro que sí hay amenazas.
 
CG: ¿Cómo califica el Censo Nacional Agropecuario?
 
AS: Creo que el Censo Nacional Agropecuario es fundamental, nadie puede negar que hacerlo no vaya a contribuir.
 
Lo que me inquieta es que este Censo es muestral y que los recursos destinados para hacerlo hasta donde yo conozco son para esta metodología, lo que no permitiría saber cómo está realmente la agricultura del país porque tu lo que necesitas para que un Censo sea completo es medir toda la población agrícola y agro industrial del país, pero no solo a nivel de muestra. (Lea: En 2015 sector hortifrutícola buscará conquistar más mercados)
 
Entiendo que se trata de un tema de presupuesto muy grande, ellos consideran que así se pueden extrapolar algunas cifras y pues seguro saldrá una orientación del sector, un estimado que servirá por lo actualizado, pero no es el censo detallado que necesitamos.
 
CG: Hasta 2011 el CCI se encargó de hacer la Encuesta Nacional Agropecuaria y el monitoreo del precio de los insumos, tareas que pasaron al Dane, a quien se le cuestiona por los resultados que entrega. ¿Cómo perciben el tema?
 
AS: Para nosotros no fue fácil. Esa fue una decisión del Gobierno Nacional y su Ministerio de Agricultura. Digamos que el pensamiento fue: ‘si existe un departamento administrativo para el tema de estadísticas pues que se centren allá’. Sin embargo, la decisión es lamentable incluso para el mismo Ministerio de Agricultura porque lo que se perdió fue tener cifras propias sectoriales.
 
El Dane es excelente en lo que hace, pero no puede concentrarse en hacer algo tan especializado de un sector como el agropecuario, pero uno analiza y se da cuenta que ellos sacan resultados de precios de 20 productos y la nuestra era de más de 450 con todas las variedades, más de 22 plazas y un histórico de precios de 16 años, el cambio rompió esa serie histórica que será imposible recuperar.
 
El cambio fue negativo porque el Ministerio perdió su presupuesto propio para hacer el tema de información, se perdió el microdato, las series, cobertura tanto en productos como en variedades y zonas de toma de información.
 
Pasa lo mismo frente a la Encuesta Nacional Agropecuaria. Ahora la hace el Crece, nosotros la llevábamos desde 2007 y mientras el levantamiento del marco muestral, mientras la implementación de la misma estadística pues uno se encuentra con un bache de información, con información similar, pero no igual.
 
CG: Pero ¿eso quiere decir que el Dane entrega cifras incorrectas?
 
AS: Son cifras que no se ajustan a la realidad. La metodología que utiliza el Dane es totalmente respetable, pero la realidad en materia de producción es estimada, y esto pasa por no tomar el 100% de la información.
 
CG: El acceso al crédito es otro de los puntos sobre los que más atención reclaman los productores, ¿qué hacen ustedes para ayudarlos en esa gestión?
 
AS: No hay formalización crediticia en el campo. Es muy difícil para el campesino llegar al banco, le da temor, le piden muchos documentos y además como no está acompañado no sabe como pagar, entra en mora y al final termina siendo juzgado, pierde las garantías, la plata y queda sin nada.
 
Cuando un productor es acompañado, cuando recibe apoyo en la estructuración del crédito, cuando se le acompaña en el desarrollo productivo, se le incentiva el ahorro y el pago, la gente deja de temerle a los créditos.
 
De hecho la mayoría de los productores tiene crédito de usura, ellos para ahorrarse el papeleo van al predio de su vecino, a la tienda, le firman una cosa loca de usura, pagan hasta el 10% que es altísimo, pero nadie les friega la vida.
 
El productor que no está formalizado, que no está activo, no recibe otra cantidad de ayudas a las que tendría derecho.
 
Nosotros lo que hacemos es ayudarlos pero dejando claro que no les regalamos todo, ayudamos a estructurar su crédito, a formalizarlo financieramente, nosotros estamos a su lado hasta que le desembolsan su crédito y luego con asistencia técnica, es nuestro modelo y funciona muy bien.
 
CG: ¿Y cuáles considera usted son las principales falencias de quienes están dedicados a la ganadería?
 
AS: Son varios temas, la volatilidad del precio que es delicado, la ausencia de infraestructura, mejores condiciones para el manejo de sus pasturas y hace falta mucha inversión.
 
En el tema del pequeño ganadero es común ver que le hace falta dimensionar la importancia de la asociatividad y poder pensar en hacer ventas de manera conjunta. Eso los puede ayudar incluso en temas como las certificaciones BPG y otras iniciativas que son importantes en su actividad.
 
CG: ¿A través de qué formas puede una persona interesada en ser parte de las iniciativas del CCI contactarse con ustedes?
 
AS: Esto es bien importante. Toda la oferta que nosotros tenemos está disponible en nuestra página web, entre más labores productivas impactemos, mejor va a ser nuestra labor.
 
Pensando en aquellos que no tienen acceso a esta herramienta, también hacemos una labor de perifoneo en zona, cuñas radiales y tratamos de que toda la gente sepa que esto existe.