La ganadería de verdad tiene que volverse empresa, Juan Fernando Cadavid

Por: 
Melanny Orozco Zabala
30 de Marzo 2020
compartir
ganadería, ganadería colombia, ganadería colombiana, contexto ganadero, trasnferencia conocimientos, academía, personal finca, ganadería como empresa, manejo empresarial ganadería, juan fernando cadavid, ganaderos, ganaderos colombia
Para Cadavid, el apoyo de Fedegán ha sido importante en su trabajo como ganadero porque ha adquirido muchos conocimientos. Foto: Cortesía

Buscando mostrarles a nuestros lectores experiencias y casos de éxito en la ganadería del país, CONtexto ganadero entrevistó a Juan Fernando Cadavid, productor antioqueño que durante varios años ha manejado su negocio como una empresa.

 

 

Desde hace varios años, este administrador agropecuario ha venido incursionando en varios aspectos del sector, gracias a los conocimientos adquiridos desde su infancia y a la oportunidad de poder estudiar y conocer más a fondo cómo llevar una ganadería de forma exitosa.

 

 

CONtexto ganadero (CG): ¿Quién es Juan Fernando Cadavid y cómo llegó a incursionar en la ganadería?

 

 

Juan Fernando Cadavid (JFCS): Mi nombre es Juan Fernando Cadavid Santamaría, soy nacido en Medellín en los años 70’s, por lo tanto, la ganadería tiene para mí un valor importante porque yo la adquirí gracias a mi familia.

 

 

A mi papá le gustaba mucho esta actividad y cuando empezamos con todo este negocio él me llevaba a las fincas, teniendo en cuenta que la verdad, no era lo que más me gusta hacer pero había que ir porque en aquella época se acataba lo que decían los padres.

 

 

Soy de una época en donde la obediencia y el respeto eran de los temas primordiales que se educaban en todas las familias, entonces si nos tocaban unas vacaciones en una de las fincas, lo hacíamos y de esa manera entendí y conocí acerca del negocio de la ganadería. Luego me empezó a enamorar por lo que seguí adquiriendo otro tipo de conocimientos que me iban involucrando muchísimo más dentro del negocio ganadero. (Lea: La ganadería colombiana es un ‘diamante en bruto’ según Oscar Cubillos)

 

 

Empezamos a trabajar en ganadería comercial con mi grupo familiar en donde soy el único hombre de 4 hermanos, por lo tanto, inicialmente comenzamos cebando ganado, pues se tenía una cría comercial muy pequeña. Con el tiempo, se pensó qué otro tipo de negocio se podría incursionar e implementamos la producción de leche y lo exploramos pero se vinieron una situaciones muy complejas en distintas regiones del país por inundaciones.

 

 

Nosotros teníamos una ganadería en el Magdalena medio, en Mompox y en Córdoba, pero de ahí nos fuimos recogiendo porque cuando empecé a manejar el sector ganadero desde un ámbito más profesional iniciamos a trabajar la gerencia de una empresa ganadera como tal, pues era indispensable para nosotros tener claro que las operaciones y la logística del manejo de una empresa ganadera tenía una cantidad de números que generaban unos costos adicionales a una operación que no es del todo muy rentable cuando se revisan los números a conciencia.

 

 

Entonces estar comprando ganados en la región de la Costa Caribe para llevarlos a cebar a la región del Magdalena medio generaba muchas perdidas de kilos en los fletes, teniendo en cuenta que los ganados eran costosos, cebarlos allá se tomaba un tiempo y estar manejando una cartera en una región como la del Magdalena medio era tener unos clientes del interior del país, por lo cual si se tenían negocios en la Costa, tenía otra cartera distinta, y eso generaba una mezcla que era bastante compleja.

 

 

A partir de esto, decidimos llevar la operación a un solo sitio y nos concentramos en el departamento de Córdoba y después en Sucre, por lo que creemos que nuestra operación y radio no debe estar pasando los 200 kilómetros de diferencia entre las fincas, de manera que los fletes y la consecución de los ganados no fuera difícil.

 

 

Pudimos a través de esta concentración, vincular profesionales para que tuviéramos una posibilidad de atención más inmediata en cada uno de los predios porque cuando los teníamos muy distantes ese profesionalismo era individual casi en las distintas fincas por el desplazamiento de uno de ellos y se complicaba mucho, se subían los costos y se perdía mucho tiempo entre aeropuertos o vías, lo cual se convertía en un riesgo. (Lea: "Hay bastante gusto por el ganado colombiano en el exterior": Dulcey)

 

 

Hoy tenemos un equipo concentrado en una región reducida en donde nosotros tenemos la posibilidad de interactuar con ellos con mayor facilidad, estamos conectados tanto con proveedores como con clientes en una misma zona y tenemos una capacidad de atender muchísimo mejor un sector completo.

 

 

CG: ¿Cómo fue su preparación para ejercer esta labor de ganadero?

 

 

JFCS: Yo soy un administrador agropecuario de la Universidad Católica de Oriente, pero que tuvo que irse del país porque hubo problemas de seguridad muy serios cuando estaba finalizando mi carrera, razón por la que me fui a estudiar al exterior.

 

 

Inicialmente fui a estudiar ingles, pero después por la situación que estaba viviendo el país a finales de los 80, me tocó quedarme más tiempo y entré a hacer el Harvard Extension School, que era una línea que se especializaba en distintas ramas como Marketing advisor, Business administration o Human Resourses, siendo esos temas importantes en aquella época.

 

 

En ese tiempo, tuve la posibilidad de tener unos compañeros muy importantes de los que aprendí mucho acerca de estrategia de mercado, de ventas, administrativas y manejo empresarial.

 

 

Todo esto lo apliqué en Colombia en uno de los negocios que teníamos enfocado en confecciones y simultáneamente se hacía en las compañías ganaderas.

 

Ya para ese entonces, había comprado unas líneas genéticas del brahmán rojo y estábamos trabajando con ellos para empezar a buscar la forma de llegar a las ferias y pistas con esta oferta, pues en aquel entonces era un producto que hacía parte de un reto, pues había un mercado en donde la demanda de esta raza no era lo suficientemente alta.

 

 

Todo ese conocimiento agropecuario que adquirí en la universidad y en el exterior, me ayudaron a conocer acerca del sector ganadero pensando en que Colombia pudiera llegar a ser una despensa importante para entregar una proteína animal en los mercados internacionales de alta calidad.

 

 

Es por esto, que hemos tratado de ser vanguardistas con lo que está viviendo el sector, pero también hemos querido tener claro que debe haber un respecto total por la autoridad sanitaria, así como por las distintas instituciones que hay para que de acuerdo con ellas, seamos capaces de mostrar a una empresa que como ganadería viene funcionando bastante bien desde hace mucho años.

 

 

CG: ¿Cuáles fueron las primeras acciones que tomaron para comenzar a trabajar la ganadería como una empresa?

 

 

JFCS: Lo primero que tuvimos en cuenta es que para nuestra ganadería fuera una empresa teníamos que iniciar a montar un presupuesto como cualquier otra industria, así como empezar a hacer unas evaluaciones de lo que se tenía para ver si éramos capaces de cumplir con lo que se estaba haciendo.

 

 

Además debíamos tener en cuenta lo que toda compañía hace, que es velar por el material humano, entonces analizamos qué tan calificados estaban las personas con las que se contábamos, así como que teníamos claro que como empresa existían una cantidad de responsabilidades no solamente sectoriales sino gremiales, por lo tanto estas acciones normales incluían el pago de impuestos y tener todo el persona afiliado a las prestaciones sociales.

 

 

CG: ¿En todos estos años, cuáles han sido las dificultades que ustedes han presentado, exceptuando el clima y demás temas del día a día?

 

 

JFCS: Los recursos humanos se han vuelto muy difíciles, pues es complejo encontrar un personal que quiera permanecer en la finca y esto es uno de los ítems más costosos de una explotación ganadera, pues para mantenerlas con condiciones optimas se necesita gente, pero realmente vemos que el pensamiento de las labores agropecuarias es muy distinto a la realidad de lo que demanda el campo.

 

 

Además, otro de los inconvenientes ha sido la incertidumbre con respecto a los mercados, pues estos no están respondiendo a unas ofertas y unas demandas reales, sino que siento que estos muchas veces, se han venido manejando por unas especulaciones que han hecho que se distorsione la realidad de la producción, teniendo en cuenta que el ganadero es un eslabón primerio en la cadena, y siempre salimos afectados.

 

 

Creo que hemos evolucionado mucho en la producción y en la calidad, pues hemos hecho una cantidad de cosas muy importantes y eso se está valorando en los mercados.

 

 

CG: Finalmente, ¿cómo cree que se encuentra la ganadería colombiana?

 

 

JFCS: Considero que todavía le falta mucho, pues tendríamos que revisar con mucha calma cómo está dividida la ganadería en el país. Todo esto, teniendo en cuenta que nos han estigmatizado muy duro desde unos establecimientos políticos, organizaciones y demás.

 

 

Durante todo el tiempo que tiene esta empresa, no ha estado involucrada en ningún escandalo porque nosotros no provocamos nada, porque yo creo que como ganaderos somos capaces de ser responsables. (Lea: “La ganadería es una actividad muy importante para el futuro”: Hsin Huang)

 

 

Pero lo que realmente hay que buscar para que el negocio salga adelante es la vinculación de la academia, pues si no se vincula personal calificado para que le ayude a manejar su empresa, la ganadería cada vez va a dejar de ser de ganaderos, sino que será de pequeños tenedores de animales.

 

 

Un ganadero de verdad es el que conoce su vacada y sabe lo que necesita, así como el que reconoce que tipo de empleados tiene dentro sus fincas, para que ellos sean eficientes.

 

 

Además, un ganadero de verdad es el que paga impuestos y es responsable con todo el tema jurídico, tributario y judiciales, es decir, la ganadería de verdad tiene que volverse empresa y para que esto suceda, no hay que trabajar muy duro, simplemente hay que apoyarse de alguien que sea capaz de llevar el negocio a una empresa.

 

 

En este punto, es importante tener en cuenta que hoy tenemos entidades que nos ayudan a crecer, por ejemplo en mi caso, gran parte de las cosas que he aprendido han sido gracias a la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, o con personas afiliadas a esta entidad, pues es un líder del sector ganadero del país.