Vecol, una empresa sólida que va por más

Por: 
Óscar Cubillos y Julián Pérez M
21 de Noviembre 2013
compartir
elías borrero vecol
Para Borrero la erradicación de la aftosa es decisiva de cara a lograr la accesibilidad de productos al mercado internacional. Foto: Vecol.
Una de las empresas más sólidas e innovadoras del país es Vecol, el laboratorio más importante del territorio nacional. Hablamos con Elías Borrero, su presidente ejecutivo, quien nos contó sobre el trabajo que viene haciendo la entidad con los diferentes gremios del sector, habló sobre el tema de los costos y de lo que viene de cara al futuro.
 
Para Borrero el tema de la inseguridad es importante, sin embargo hace énfasis en el trabajo que debe desarrollar la autoridad sanitaria para facilitar las gestiones que adelanta la empresa.
 
CONtexto ganadero (CG): Bueno doctor, lo primero que queremos saber es  luego de tanto años  de trabajo junto a Fedegán, ¿cuál es el balance de esa alianza de trabajo que ustedes tienen hace tanto tiempo para combatir la fiebre aftosa en el país?
 
Elías Borreo (EB): Efectivamente, muchos años donde Fedegán como gremio ganadero, el Ministerio de Agricultura por supuesto, el Ica, y Vecol como proveedor del biológico, en su gran mayoría. (Lea: Vecol registró un crecimiento del 12% en sus ventas en 2012)
 
Hemos venido avanzando de manera muy positiva al punto de lograr ya el estatus de país libre de fiebre aftosa con vacunación desde hace varios años. Esta es una gran demostración de la buena calidad del biológico, del entendimiento, de la colaboración que tenemos con todos los ganaderos del país y de compromiso pues se logra erradicar la enfermedad que más afecta la actividad ganadera después del orden público.
 
La erradicación de la enfermedad es decisiva de cara a lograr la accesibilidad de productos al mercado internacional.
 
CG: ¿Una vez erradicada la fiebre aftosa que viene para Vecol en el sector bovino como tal?
 
EB: Nosotros tenemos compromisos muy grandes en materia de sanidad animal. Tenemos el compromiso de erradicar la brucelosis, tema en el que que también hemos avanzado en alianza con Fedegán y el Ica de manera muy positiva.
 
De igual forma estamos comprometidos en un programa de sanidad animal con una población de alrededor de unas 100 mil cabezas, distribuidas en todo el territorio nacional  de acuerdo con las identificaciones de zonas de excelencia del Ica, en las que nosotros vamos a escoger ganaderos, y explotaciones ganaderas para  hacer un diagnóstico mediante exámenes de laboratorio y así determinar qué enfermedades están haciendo presencia en ese tipo de explotación. 
 
Hacer ese diagnóstico e identificar las enfermedades que están presentes en esa explotación ganadera y suministrarle de manera gratuita a ese propietario o  productor, suministrarle y aplicarle los medicamentos o biológicos que sea necesario, y llevar un control permanente para al cabo de un año poder tener una medición de qué tanto se ha avanzado en el proceso de erradicación de la enfermedades que estén ahí, llámese parásitos internos, externos, tridium y de  tantas enfermedades que siguen afectando el hato ganadero nacional. 
 
Entonces nuestro reto es con esas 100 mil cabezas mostrarle al país el avance en materia sanitaria en la erradicación de  enfermedades es decir, avance sanitario.
 
CG: A nivel  internacional Perú logró declararse libre de aftosa y  Ecuador también está haciendo un trabajo importante para su erradicación, ¿cómo ha intervenido Vecol en estos procesos?
 
EB:  Paralelo a nuestro trabajo en el país, siempre hemos estado preocupados por la situación de los  países vecinos, esto es de hace poco más de 10 años, tiempo que yo llevo aquí. Entendimos que nos sacamos mucha  cosa con erradicar la enfermedad si el problema persiste en Venezuela, Ecuador, Perú muy poco pero algo tenía, entonces toca concentrarnos también en los vecinos e incluso un poco más allá de la frontera en paíeses como Uruguay. (Lea: Colombia y Ecuador combaten fiebre aftosa en Nariño)
 
Lo primero que llegué a hacer a Vecol fue arreglar los problemas de producción para mantener los inventarios con vías de exportación, yo siempre tuve una visión internacional y por eso vendimos una gran cantidad de dósis allí.
 
De hecho a Uruguay le seguimos vendiendo alrededor de 4 y  5 millones de vacunas anuales . Ellos quieren tener nuestro estatus porque estando libres de aftosa sin vacunación tuvieron resultados funestos.
 
En Perú ayudamos con el tema de la vacunación vendiéndole dosis para las zonas de frontera más que todo. Esto representa unas 400 o 500 mil dosis. Antes vendíamos una mayor cantidad y colaborábamos  en todo el proceso de erradicación de la enfermedad, allá, como le digo, la vacuna tiene gran aceptación entre los ganaderos que tienen plena confianza en el biológico de Vecol.
 
En Ecuador, ellos hasta hace 3 años le compraban a un laboratorio argentino la totalidad de la campaña pero era un poco desordenada y no habían tomado conciencia  de   la erradicación  de la enfermedad.  Frecuentemente se presentaban focos y en grandes cantidades que de paso nos afectaban a nosotros.
 
Desde hace ya 4 años empezamos a trabajar con la autoridades ecuatorianas sanitarias. Nosotros montamos un modelo en Colombia a través de la creación de  comités , Fedegán  lo montó, recogiendo una experiencia que se inició  en Sopo, Cundinamarca, y que después extendieron en territorio nacional y ese fue un modelo exitoso. Ese modelo fue el que replicamos en Ecuador, luego de un periodo largo de espera, pero que al final nos permitió iniciar con la venta de algunas dosis hasta lograr suministrar todo el biológico.
 
Ya hoy en día Ecuador está  haciendo la solicitud para que lo declaren libre con vacunación, estatus que espera alcanzar durante 2014.
 
CG: ¿Y el caso con Venezuela?
 
Con Venezuela vienen los problemas de los pagos. Hace 3 - 4 años nosotros vendíamos vacuna anti aftosa, productos biológicos, farmacéuticos, tenemos un mercado interesante y un buen posicionamiento de los productos nuestros.
 
Luego, cuando se viene  este problema político de relaciones empiezan a fallarnos con los pagos y tuvimos una deuda de $5 mil millones de pesos  que solo luego de mucho insistir me pagaron.
 
Ahora les vendemos algunos productos, pero  las importaciones  son mínimas a Venezuela y todo aquello que vendemos debe tener pago anticipado. Con ellos seguimos insistiendo en el tema de la aftosa porque hay una amenaza latente , incluso con otras  enfermedades
 
CG: Doctor Borrero, ¿qué se hace desde Vecol pensando en alivianar los costos del producto?
 
EB: Nosotros hemos estado muy preocupados con este  tema que mencionan los productores, sobre todo lo que tiene que ver con el alto costo de los insumos. Yo estoy convencido que la parte de medicamento  veterinario eso no pesa mayor cosa en la canasta , como sí pesan los fertilizantes. (Lea: Fedegán, Fedepapa y Fenalce, unidos para abaratar costos pecuarios)
 
Pero Vecol ha querido ayudarles más a los productores y estamos en ese terreno tratando de ver  qué podemos hacer para que al productor le llegue el producto sin el elevado costo en la intermediación. Lo que queremos hacer es acortar un poco esa intermediación  y  que los productores puedan acceder a los productos de manera directa.
 
Estamos estudiando fórmulas con la banca a traves de tarjetas de crédito para lograr que accedan a ese propósito, identificando mecanismos para hacerle más digerible como dicen la situación al productor
 
CG ¿Qué tan duro ha golpeado  a la empresa el tema del contrabando  de vacunas? Ha tomado el Gobierno medidas que permitan de una u otra forma alivianar este problema ?
 
EB: Mire vecol  ha sido afectado en su comercialización de productos no solo biológicos de  veterinarios y farmacéuticos, también agroquímicos en la parte agrícola  de manera significativa.
 
El contrabando nos ha afectado muchísimo y especialmente proveniente de Venezuela porque allá tienen la situación del diferencial cambiario donde el precio del dólar oficial frente al precio del dólar del mercado llega a ser de casi 8 veces. Esto hace que la gente opte por comprar allí con dólares negros, compran medicamentos de distintos países y los introducen a Colombia.
 
Fuera de eso hay otros factores  que también nos han golpeado entre ellos la gran proliferación de laboratorios; cuando yo entre aquí  habían 30 laboratorios  y hoy en día hay casi 200 . A Vecol le exigen todo, pero con los demás no hay el mismo nivel de exigencia por parte del organismo sanitario nacional.  
 
El Ica antes de  lograr la importación de un producto debe cerciorarse como se está produciendo ese producto  y si cumple ya con los requisitos  de buenas prácticas de manufactura y bioseguridad. Hay que hacer un  mayor  control de calidad de los productos por parte de la autoridad sanitaria del Ica y del invima, porque es indudable esos factores que  nos tiene  bastante golpeados.
 
CG: Bueno, en el tema de la peste porcina, ¿cómo se ha trabajado para alcanzar los mismos resultados que lograron consolidar en el sector bovino?
 
EB: Nosotros hemos venido trabajando en alianza con la asociación  de porcicultores. Les suministramos  a ellos  los  biológicos en su programa de erradicación y  ya lograron  recientemente  que se  declararan libres de  la enfermedad;  inclusive  a nosotros  el Ica nos prohibió  manipular el virus aquí, es decir  producir la vacuna  aquí para las pocas necesidades que  le quedan a ellos porque ellos  son libres  con  vacunación. (Lea: Vecol firma convenio con Farvet SAC para producir vacuna contra la peste porcina)
 
Para esas zonas restantes lo que estamos haciendo es una lianza con un laboratorio peruano, en el que con tecnología nuestra vamo a generar la vacuna no solo para abastecer  Colombia  sino para abastecer Ecuador y el propio Perú, donde aplican al rededor de 4 millones de dosis.
 
Estamos en ese proceso, se ha  avanzado bastante  todo eso como le digo con el mismo esfuerzo de la misma asociación, de  los comités de las  asociaciones regionales, de la autoridad sanitaria y por supuesto  de quienes suministremos el biológico.
 
CG: Colombia paga  el costo mas alto  de la región en tema de  vacunación, ¿qué estrategia se ha venido implementando desde Vecol para reducir esos costos?
 
EB: Nosotros le vendemos la vacuna a Fedegán  a unos precios que, como le decía anteriormente,  son muy reducidos comparados  con lo que se vende el biológico  en otros países. Por supuesto nosotros tenemos una utilidad  porque Vecol es una empresa  que no  recibe nada del Estado  salvo su  apoyo y  compromiso de mantener una participación  oficial, pero nosotros producimos  nuestras propias utilidades  para modernizarnos,  para adelantar programas como  los que venimos adelantando  y para garantizar  un  precio razonable  que le llegue  a los productores.
 
Nosotros participamos en las licitaciones que se abren.Posteriormente entregamos el biológico a un precio de volumen, damos unos descuentos por pronto pago básicamente, apoyamos la posventa con nuestros técnicos, colaboramos  con utensilios digámoslo así para los vacunadores,  muchas veces con jeringas, agujas , arnés, cavas, y tratamos que  paralelamente  al proceso de vacunación contra aftosa  y brucelosis  se puedan aplicar  otros medicamentos para el control  de parásitos, ivermetina, purga, que se presenta  con mucha frecuencia  en la explotaciones.
Nosotros apoyamos, estamos en todos  los congresos del sector.
 
En los distintos eventos nos hacemos presentes, en ferias, eventos  que  hacen los comités regionales siempre estamos  apoyándolos  no con dinero  sino con productos o con publicidad  referente a los productos. Eso vale  un dinero importante, eso le cuesta  a Vecol, pero nosotros tratamos de estar siempre. (Lea: El valor de aprender a vacunar)
 
De igual manera enviamos veterinarios a las zonas en las que nos piden apoyo, damos a conocer mecanismos y productos que permitan a los productores disminuir sus costos.
 
CG: ¿Qué puede usted decir a quienes afirman que Vecol tiene monopolizado el tema de la vacunación animal en el país?
 
EB: Hombre, yo creo que eso  ha sido un esquema que han criticado aquí la competencia pero vuelvo y le digo cuando se habló de exigirle bioseguridad a los laboratorios, los abastecedores  de vacunas éramos 3. Vecol siempre ha tenido la mayoría porque es una empresa de tradición, vamos a cumplir 60 años, con productos de reconocida eficiencia y calidad, entonces si tú tienes ante un comité ganadero una vacuna de Vecol y la de la competencia, siempre se van con la nuestra y los precios son los mismos porque en eso se controla que no haya especulación.
 
A nosotros no nos da miedo la competencia; no nos dio miedo en Uruguay, en Ecuador pues mucos menos aquí. Una empresa como Fedegán saca el concurso y pueden acceder todos los laboratorios que estén aquí a un precio razonable, no especulativo.
 
En esto no hay monopolio, de lo que se trata es que Fedegán no deje penetrar a una laboratorio argentino o paraguayo o brasilero, porque allá hay un virus que nosotros no tenemos que es el C, acá tenemos el A y el O; entonces donde esos laboratorios accedan al país ponen en riesgo la inclusión de un virus diferente y se pierde todo el trabajo. Igual hay más laboratorios a los cuales es posible comprarles en el país.
 
A mi me interesa apoyar al gremio porque el gremio apoya a los productores, así lo critique la competencia yo no pongo atención, yo tengo la conciencia tranquila.
 
CG: ¿Qué tanto se han visto afectados en Vecol por las condiciones de seguridad que vive el país?
 
EB: Por su puesto que todo eso nos afecta: situaciones de cambio climático, de orden público, los paros, todo eso nos afecta de manera significativa. La gente deja de comprar por la misma crisis, la parálisis de las carreteras, por el mal estado de estado de ciertos sectores, el verano intenso o las temporadas de lluvia, sin duda todo eso nos afecta.
 
En el año 2010 - 2011 se tuvo que suspender un ciclo de vacunación y entonces dejamos de venderles 18 millones de dosis  y a riesgo de la presencia de una enfermedad. Afortunadamente no pasó nada por que la vacunas son buenas y protegen, pero este año nos ha dado duro todo el tema de la inseguridad. (Lea: Conozca los donantes de Una Vaca por la Paz)
 
Estamos trabajando de manera intensa, haciendo alianzas con ciertas instituciones para lograr  el cumplimiento de las metas y gracias a Dios ya llevamos 12 años cumpliendo metas, tanto de volumen de venta como de utilidades, que son las que nos han colaborado mediante  el esquema de capitalización  para modernizar la  empresa y todos los laboratorios.
 
CG: ¿Cuales diría usted que han sido los mayores retos que ha tenido que afrontar vecol en estos años?
 
EB: Los retos? Pues hombre en algún momento el principal reto que teníamos era en modernizar la empresa, una empresa de  muchos años con unos equipo obsoletos por un lado, eso era un problema  complicadísimo. También lo era la falta de credibilidad y la estrechez  de recursos.
 
Lo que hicimos primero fue creer en la gente y bueno corrimos con suerte porque en ese entonces se dio un  brote en Uruguay y logramos venderunas vacunas que teníamos y eso ayudó a ganar mercado paulatinamente. Con Venezuela, las exportaciones es decir la incursión en el mercado internacional para mí fue un reto, reto que hoy día representa el 30 % de las ventas. Así de sencillo.
 
También lo fue lograr el aumento del volumen de producción de la vacuna para no poner en riesgo el proceso de erradicación. En este momento cuando hay una necesidad  de  17 millones de dosis  tenemos 24 millones certificadas, todo esto está aprobado. Estos son los grandes retos o fueron en ese momento los grandes retos que hemos venido sorteando con éxito.
 
CG: ¿Y qué viene para Vecol?
 
EB: Sacar productos nuevos, innovar, hemos dados una batalla lenta, no ha sido fácil , es pesado el elefante aquí, pero ahí vamos. La autoridad sanitaria nos exige demasiado, es insólito el nivel de exigencia de estos  magos de la autoridad sanitaria que están entrando a ver qué cambio pueden introducir, entonces en eso no se avanza de manera rápida pero ahí estamos en la lucha.
 
El reto  grande que teneos es  diseñar un esquema de comercialización para que los beneficios de producir a bajos costos o razonables puedan trasladarse al productor y no se queden en la cadena de intermediación, ese es el reto  a futuro; y seguir aportando al mercado productos nuevos.