Así se renuevan las praderas con el establecimiento de cultivos

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Febrero 2021
compartir
Renovar praderas con cultivos, renovar praderas arroz, renovar praderas maíz, renovar praderas soya, Renovar praderas, recuperar praderas, Praderas, recuperación de praderas, renovación de praderas, fedegan, Sena, Agrosavia, cómo renovar praderas, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, bovinos, ganado bovino, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
Para renovar praderas, se pueden hacer asociaciones con cultivos como arroz, maíz o soya. Foto: agriculturers.com - milenio.com - agriculture.basf.com

Una de las estrategias que se emplean para renovar los potreros degradados consiste en establecer asociaciones de cultivos con pastos para restablecer los forrajes. Entre los cultivos que se pueden emplear, están el arroz, el maíz y la soya.

 

Según Álvaro Rincón Castillo, investigador PhD de Agrosavia, el maíz y el arroz secano han dado los mejores resultados debido a su rusticidad y buen desarrollo en condiciones de alta saturación de aluminio, por lo cual se considera que estas asociaciones tienen una gran viabilidad.

 

Este sistema trae beneficios al suelo porque mejora su fertilidad, así como al pasto porque se obtienen mayores producciones de biomasa de mejor calidad. (Lea: Lo que debe tener en cuenta al fertilizar y hacer labranza en una pradera degradada)

 

Para el productor también resulta provechoso, porque con la cosecha del cultivo cubre en gran medida los costos de la renovación de la pradera y gracias a la disponibilidad de mejores pastos, la productividad animal es mayor en un tiempo más corto.

 

 

Arroz y pastos

 

El sistema arroz-pastos permite recuperar una pradera degradada haciendo siembras simultáneas con una densidad baja de pasto (ej: 1 kg/ha), para lograr su repoblamiento principalmente en aquellas áreas descubiertas y que han sido invadidas por las malezas.

 

En este caso, la preparación del suelo se inicia a comienzos de lluvias con uno o dos pases de cinceles, luego se encala con 300 kg/ha de cal dolomítica y se incorpora con un pase de rastra. Otra forma de recuperar un área bajo pastoreo es cambiar el pasto degradado por otro pasto, en siembras simultáneas con arroz.

 

Para la siembra de las especies Involucradas en el sistema, se han desarrollado máquinas que establecen en forma simultánea el cultivo de arroz y las especies forrajeras gramíneas y/o leguminosas, aunque también hay otras alternativas cuando no se dispone de este equipo.

 

Una de estas es establecer y fertilizar el arroz con sembradora en surcos y aplicar las especies forrajeras al voleo. Si solo dispone solamente de voleadora, se mezclan los fertilizantes, las semillas de las especies forrajeras y la semilla de arroz y se aplican con este implemento o en forma manual.

 

 

Maíz y pastos

 

En la altillanura plana, la asociación de maíz-pastos es una buena alternativa para el establecimiento de praderas y para mejorar aquellas que ya se establecieron y se encuentran degradadas. (Lea: 5 efectos de la degradación de praderas en suelo, pasto y animal)

 

Antes de iniciar la labranza, debe realizarse un pastoreo con alto número de animales con el fin de disminuir la biomasa para facilitar la acción de los implementos. Inicialmente se debe hacer un pase de rastra para reducir la cobertura del pasto.

 

Posteriormente, se deben aplicar las enmiendas (mezcla de cal dolomítica, roca fosfórica y yeso agrícola) las cuales deben ser incorporadas con un pase de rastra. Luego, se hace un pase de pulidor para dejar el terreno en condiciones adecuadas para la siembra.

 

El número de pases de cada implemento puede variar de acuerdo a la cantidad de biomasa presente en el área antes de la labranza y a la textura del suelo. Aquellos con mayor contenido de arcilla generalmente exigen un mayor grado de labranza.

 

 

Soya y pastos

 

El autor presentó el cultivo de la soya cv. Corpoica Taluma 5 como una nueva alternativa para obtener praderas bien establecidas con alta producción de forraje en un tiempo de 67 a 72 días. (Lea: Conozca los estados para determinar qué tan degradada está la pradera)

 

Esta brinda la posibilidad de obtener una alta disponibilidad de biomasa de soya + pasto que puede ser conservada en ensilaje para la alimentación de los bovinos en épocas de baja disponibilidad de forraje de pastoreo por déficit o exceso de agua que afecta el desarrollo de las plantas.

 

Para mejorar las praderas, la labranza se realiza previa eliminación de la biomasa vegetal con el fin de facilitar la labor de los implementos. La forma más práctica de controlar la biomasa vegetal es mediante un pastoreo con alto número de animales.

 

La labranza se debe realizar de acuerdo a las exigencias del cultivo de soya y a la textura del suelo. Generalmente, se inicia con un pase de rastra que facilite posteriormente la labranza vertical mediante el uso de cinceles. 

 

Esta actividad debe ser complementada con un pase de rastra para incorporar las enmiendas que son necesarias aplicar en los oxisoles y finalmente brindar las condiciones adecuadas para la siembra mediante un pase de pulidor.