Campesinos de Boyacá trabajan para eliminar a los intermediarios

Por: 
CONtexto ganadero
05 de Mayo 2016
compartir
Venta frutas y hortalizas plaza de mercado
La intermediación genera que en Boyacá el precio de los alimentos aumente entre un 30 % y 35 %. Foto: ‏@IPESBogota.
Asohofrucol, Corabastos y la cooperativa Frutimarle trabajan en una alianza que busca que los productores de esta región tengan mayor cercanía con el consumidor y obtengan un mejor precio por las frutas y hortalizas comercializadas.
 
Hace unos días la cooperativa Frutimarle empezó a trabajar con la Corporación de Abastos de Bogotá, Corabastos, en la ubicación de un punto de venta en esta central, con el fin de eliminar la participación de los intermediarios para que los productores de duraznos, hortalizas y pitahaya reciban un mejor precio.
 
“Ya se dio la primera reunión para que las organizaciones pongan sus productos en esta central de abastos. En la actualidad hay un problema con los intermediarios, quienes compran los productos en las fincas y eso aumenta el valor de los productos que se llevan a Bogotá”, indicó en diálogo con CONtexto ganadero, Héctor Centeno, coordinador del Plan Nacional de Fomento Hortifrutícola de la Asociación Hortifrutícola de Colombia, Asohofrucol, en Boyacá. (Lea: 5 daños causados por la no realización de mercados campesinos)
 
Según el vocero del gremio, los productores de la región tienen todas las condiciones para suplir la demanda del consumidor de la capital del país, dado que se han presentado ciertas precipitaciones pluviales, lo que ha permitido la producción de frutas y hortalizas.
 
Se estima que la oferta se haya incrementado en un 30 %, tenemos disponibles productos como duraznos, ciruelas, curubas y pitahayas. Llevamos un mes de muy buenas lluvias y eso tiene a los productores expectantes frente a este convenio que se puede dar con Corabastos para reducir la participación de los intermediarios”, añadió Centeno.
 
Por su parte, Nelson Ramírez, subgerente comercial Corabastos, indicó que en la actualidad se trabaja en la posibilidad  de hallar una bodega en la que se puedan almacenar y comercializar dichos productos provenientes del Altiplano Cundiboyacense.
 
La idea es que ellos tengan un punto de venta para que puedan ofertar como lo hacen el resto de los comerciantes en la central de abastos. A ello hay que añadir que hay espacios que ya están ocupados por comercializadores que llevan bastante tiempo aquí, entonces estamos analizando qué solución les podemos dar a los productores de Boyacá”, afirmó Ramírez. (Lea: 3 soluciones innovadoras en favor del agro colombiano)
 
El vocero de Asohofrucol añadió que también se planea realizar una gira con los productores de la región, con el fin de que conozcan las instalaciones de la Corporación y se den cuenta de la relación que tienen los comercializadores con los consumidores, así como de las exigencias para la compra de los productos.
 
Hay diferentes tipos de intermediarios, pero con los que el sector tiene que seguir conviviendo son los comerciantes, quienes no son los que más afectan la cadena. A quienes se pretende desvincular por completo es a aquellos que hacen la compra directa en la finca para venderle el producto a los comerciantes más dignos de Corabastos. La idea es tener un acceso directo a esos vendedores”, precisó.
 
Centeno también dijo que con la intermediación que hay en las diferentes veredas del departamento de Boyacá el precio de los alimentos puede estar aumentando entre un 30 % y 35 %, porcentaje que dejan de recibir los campesinos de esta región.
 
El ideal es tener un solo intermediario, un gran comerciante y con un punto de acopio. Con esta iniciativa se verán beneficiados 250 productores organizados. Seguramente, después de que tengamos buenos resultados con este plan, mucha más gente se querrá vincular”, puntualizó el vocero de Asohofrucol en Boyacá. (Lea: SAC pide tener en cuenta a los campesinos en el tema de los precios)