Cenicaña dice que casos de cogollo retorcido no afectan los cultivos

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Julio 2013
compartir
Cogollo retorcido no afectan los cultivos
La afección es causada por el hongo ‘fusarium moniliforme’. Foto: Cenicaña.
El Centro de Investigación de la Caña de Azúcar de Colombia, descartó que el incremento de esta enfermedad en algunos campos de caña azúcar sea motivo de alarma. El aumento de la enfermedad obedece a cambios ambientales.
 
El Centro de Investigación de la Caña de Azúcar de Colombia, Cenicaña, sostiene que los cultivadores no se deben preocupar por el incremento de la enfermedad del cogollo retorcido, conocida también como ‘pokkah boeng’. (Lea: Informe especial: Colombia, un país en riesgo sanitario)
 
El área de Fitopatología del programa de variedades de Cenicaña asegura que el incremento de esta enfermedad “se debe a cambios en las condiciones ambientales, como la transición de verano a invierno o viceversa”, que favorecen el aumento de casos de cogollo retorcido.
 
La afección es causada por el hongo ‘fusarium moniliforme’, cuyas esporas se diseminan con la ayuda de corrientes de viento y agua, y también pueden afectar plantas como el sorgo, maíz, arroz y pastos.
 
Sin embargo, Cenicaña afirma que el cogollo retorcido no se considera como una enfermedad que genere un impacto económico negativo para el cultivo y a su vez no se requiere de un mejoramiento tecnológico que consiga una resistencia al virus. Asimismo, la recuperación de la planta enferma se produce después de los seis meses de edad. (Lea: Las ventajas de los ‘plaguicidas biológicos’ en el campo)
 
Cabe mencionar que el Centro de Investigación desarrolla variedades de caña que son capaces de resistir o tolerar las principales enfermedades presentes en el país. “La incidencia y severidad de las infecciones no solo dependen  de la variedad sembrada, sino  de las condiciones ambientales, del manejo integral del cultivo y de las características de los patógenos presentes”.
 
Identifique los síntomas del cogollo retorcido
 
•   Clorosis o decoloración seguida por una malformación en la base de las hojas jóvenes, lo cual evita el despliegue completo de la hoja.
 
•   En las hojas afectadas, la base es más angosta de lo normal. A medida que la infección se desarrolla, pueden aparecer rayas pequeñas o ‘pecas’ rojas dentro de las partes cloróticas (decoloradas).
 
•   Distorsión en la forma de los tallos afectados.
 
•   Polvillo blanco característico, formado por las esporas asexuales del hongo (macro y microconidios) en el respaldo de la hoja.