¿Cómo garantizar la ingesta global de alimentos? Conozca un plan de choque ante emergencia

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Abril 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, Ganadería colombiana, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, Alimentos, Seguridad Alimentaria, FAO, cirsis covid-19, COVID-19, coronavirus, crisis sanitaria, crisis alimentaria, mercados mundiales de alimentos, mercados nacionales de alimentos, riesgos crisis covid-19, agricultores, productores, ganaderos, ganaderos mundiales, ganaderos colombia
Los países de ingresos bajos y medios abarcan cerca de un tercio del comercio mundial de alimentos, que contribuye de forma muy importante tanto a sus ingresos como a su bienestar. Foto: freepik.es - es.investing.com

La situación sanitaria originada por el contagio del Covid-19 ha generado que muchos países replanteen sus planes de desarrollo, para garantizarle a la población el suministro y solvencia de las necesidades básicas como los alimentos. 

 

 

Ante la crisis sanitaria y económica que está viviendo la población mundial, expertos han señalado que lo ideal en estos momentos es un plan de choque que garantice el abastecimiento global de alimentos, de tal forma que se mitigue el impacto del Covid-19 en la agricultura y los sistemas alimentarios.

 

 

Actualmente, la pandemia de Covid-19 ha ocasionado una grave crisis a nivel mundial sin precedentes, pues las medidas tomadas por los gobiernos han sido históricas. Una de estas es restringir los movimientos de la población y el uso a gran escala de fondos públicos para combatir la amenaza.

 

 

El economista jefe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, Máximo Torero Cullen, explica las formas en que los países pueden planear y elaborar unos planes coherentes y eficaces para los sistemas alimentarios. (Lea: Qué hacer ante una emergencia alimentaria por Covid-19)

 

 

Para este experto, “existe el riesgo que nos quedemos sin alimentos, pero tenemos muchas formas de limitar esa posibilidad, por lo tanto, cuanto antes adoptemos medidas, podremos evitar que se agrave la crisis sanitaria mundial. En este momento los estantes de supermercados están aun bien surtidos, pero podemos ver señales que las presiones por el confinamiento están empezando a afectar a las cadenas de suministro, como sucede con la ralentización del transporte marítimo”.

 

 

Torero Cullen sostiene que actualmente los gobiernos están lanzando campañas a gran escala contra el coronavirus, sin embargo, los planes de choque deberían incluir medidas destinadas a disminuir las perturbaciones en las cadenas de suministro alimentario.

 

 

Estas medidas, deben ser operativas, sobretodo para los más vulnerables, teniendo en cuenta que los imperativos de salud publica exigen la colaboración de todos, por lo tanto, la población mundial no puede cometer errores, pues agravaría el sufrimiento de todos.

 

 

Por consiguiente, de acuerdo a este economista de la FAO, el primer paso es impulsar la capacidad de mejorar la ayuda alimentaria de emergencia y reforzar las redes de seguridad para las poblaciones vulnerables.

 

 

En palabras de Torero Cullen, “las escuelas están cerrando en todo el mundo, lo que significa que 300 millones de niños perderán los almuerzos escolares, que para muchos eran la base fundamental de una dieta nutritiva. Además, el confinamiento se traduce en despidos y en reducción de los ingresos, lo que hace más complejo para las familias tener comida en la mesa”.

 

 

Colombia frente al coronavirus

 

 

En el caso de Colombia, a través de la Presidencia de la Republica se han tomado medidas para proteger a las familias más vulnerables, quienes recibirán apoyo económico.

 

 

“Estamos pensando en los más vulnerables, y por eso, vamos a dar un giro adicional durante la vigilancia de esta emergencia sanitaria, para el programa Familias en Acción. Estamos hablando de garantizarles un ingreso adicional a más de 2 millones 600 mil hogares, beneficiando a cerca de 10 millones de colombianos”, manifiesta Iván Duque Márquez, jefe de Estado de Colombia.

 

 

En ese sentido, estas decisiones también incluyen a los jóvenes, pues de acuerdo a Duque Márquez, “también estamos dando un giro adicional al programa Jóvenes en Acción, que va a beneficiar a cerca de 204.000 jóvenes de bajos recursos en el país. Y estamos, también, dando un giro adicional para el programa Adulto Mayor, que cobija a más de un millón 500 mil adultos mayores en estado de vulnerabilidad”.

 

 

En materia de alivio financiero, desde el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, se tiene pensado y diseñado un alivio para muchas personas y también para pequeñas, medianas y microempresas de otro tamaño, que necesitan en los próximos dos meses enfrentar dificultades de pago de créditos.

 

 

Igualmente, el Gobierno Nacional ofrecerá garantías, a través del Fondo Nacional de Garantías, para facilitar el acceso de las micro, pequeñas y medianas empresas a líneas de créditos con el sistema financiero.

 

 

“Esto se hace para que puedan tener la posibilidad de mantener el pago de sus nominas y minimizar en la sociedad efectos negativos en el empleo. Es una medida que ha sido diseñada, para que podamos tener con la garantía de la nación, esa protección a quienes necesitan mantener sus puestos de trabajo”, explica Duque Márquez.

 

 

Igualmente, el Gobierno Nacional garantizará los canales de abastecimiento de los bienes de primera necesidad, protegiendo el adecuado funcionamiento de las cadenas logísticas.

 

 

Mercado mundial de alimentos

 

 

En este sentido, para el economista Torero Cullen, el comercio mundial de alimentos debe continuar, pues “una de cada cinco calorías que la gente consume ha cruzado al menos una frontera internacional, dato superior en más del 50 % respecto hace 40 años”.

 

 

Los países de ingresos bajos y medios abarcan cerca de un tercio del comercio mundial de alimentos, que contribuye de forma muy importante tanto a sus ingresos como a su bienestar. Por lo tanto, los que dependen de la importación de alimentos son especialmente vulnerables a la ralentización de los flujos comerciales, sobretodo si las monedas pierden valor.

 

 

Lo anterior, basándose en que es probable que en todas partes se produzcan subidas de los precios alimentarios al por menor, lo que representa un porcentaje mayor del presupuesto familiar. (Lea: Así será el impacto del COVID-19 en la economía mundial)

 

 

Por lo tanto, Torero Cullen ratifica que en este caso, “los países deben examinar de forma inmediata sus opciones de política comercial, así como sus posibles repercusiones, para trabajar conjuntamente y crear un entorno favorable para el comercio alimentario.

 

 

Este experto sostiene que lo que ayudaría a estabilizar los mercados mundiales es la reducción temporal de aranceles a la importación, las barreras comerciales no arancelarias y los impuestos sobre el valor añadido.

 

 

Mercados nacionales

 

 

La mayor parte del suministro de alimentos se lleva a cabo dentro de los propios países, pero existen cadenas de suministro en las que se forma una compleja red de interacciones y participan los campesinos y trabajadores agrícolas, así como insumos claves como fertilizantes, semillas, medicamentos veterinarios, plantas de procesado, transporte de mercancías, minoristas y otros.

 

 

En este orden ideas, para Torero Cullen, “es fundamental garantizar la seguridad de los trabajadores del sistema alimentario, por lo que es necesario cerciorarse que existan medidas sanitarias como la posibilidad de bajas por enfermedades, así como el distanciamiento físico, aplicando esto también en el sector de la distribución”.

 

 

Los puntos de venta final como los supermercados, hoy en día, han reducido sus horarios y rotan su personal, por lo tanto, cada vez se usan más los servicios de domicilio sin contacto.

 

 

El campesino

 

 

La restricción de movimientos y los cierres de las carreteras frenan el acceso de los agricultores a los mercados tanto para comprar insumos como para vender los productos, pues también se reduce la disponibilidad de mano de obra en los momentos de máxima actividad estacional.

 

 

Por lo tanto, los productos frescos se están acumulando sin ser vendidos, lo que provoca perdidas de alimentos y de ingresos para los productores.

 

 

A partir de esto, de acuerdo a Torero Cullen, “resultan esenciales los pagos temporales en efectivo para los agricultores con menos recursos, así como las subvenciones para reiniciar la producción. Durante la emergencia, los gobiernos pueden internar comprar productos agrícolas a los pequeños productores para establecer reservas estratégicas de emergencia con fines humanitarios”.

 

 

La meta

 

 

Finalmente, el experto manifiesta que la población mundial sobrevivirá a la pandemia del Covid-19. Sin embargo, se debe entender el enorme daño que las medidas adoptadas para combatirla infligirán a todo el sistema alimentario mundial. La FAO tiene mucha experiencia en estas situaciones y puede ayudar a los países que necesiten asesoramiento estratégico de forma rápida. 

 

 

Trabajando juntos, podemos mitigar este impacto, por lo que la adopción de medidas mencionadas y la búsqueda activa de la cooperación internacional pueden ayudar a todos los países a prepararse para una batalla que libraremos de manera conjunta”, concluye Torero Cullen. (Lea: Implicaciones del COVID-19 en la producción alimentaria)