Así será el impacto del COVID-19 en la economía mundial

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Abril 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, Ganadería colombiana, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, economía mundial, mercados internacionales, mercados nacionales, China, coronavirus, COVID-19, ganaderos, ganaderos Colombi
Al estar los mercados integrados con una economía china que contribuye a un 16 % al producto interno bruto mundial, cualquier conmoción que afecte a este país tiene consecuencias mucho mayores en las otras naciones. Foto: estrategiaynegocios.net - flags.co.uk

El coronavirus ha generado consecuencias devastadoras en los ámbitos sanitarios, políticos y hasta sociales alrededor del mundo. Uno de estos es la economía mundial en el que ha influido de manera significativa. Conozca cómo ha sido este impacto.

 

Es claro para toda la sociedad global que existen varias maneras de influir en la economía mundial, teniendo en cuenta que los mercados mundiales de alimentos están bajo la directriz de unos países, quienes, al verse afectados por el virus, generan pérdidas importancias en las demás nacionales. (Lea: Qué hacer ante una emergencia alimentaria por Covid-19)

 

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, la primera manera de influir en la economía es que, al estar los mercados integrados e interconectados con una economía china que contribuye a un 16 % al producto interno bruto mundial, cualquier conmoción que afecte a este país tiene consecuencias mucho mayores en las otras naciones.

 

En segundo lugar, las perturbaciones de la oferta ocasionadas por la morbilidad y la mortalidad, así como los esfuerzos de contención que restringen la movilidad y los mayores costos de la actividad empresarial afectarán a las economías, teniendo un menor crecimiento económico.

 

En marzo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, redujo su pronóstico económico mundial en 2020 del 2.9 al 2.4 %, que sería el nivel más bajo desde la crisis financiera de hace una década, advirtiendo que una epidemia prolongada y más intensa del covid-19 podría reducir esta cifra a la mitad, a tan solo el 1,5 %.

 

En tercer lugar, la demanda también caerá debido a la mayor incertidumbre, el aumento del comportamiento cauteloso, los esfuerzos de contención y el crecimiento en los costos financieros que reducen la capacidad de gasto. (Lea: Implicaciones del COVID-19 en la producción alimentaria)

 

En cuarto lugar, hay que mencionar que existe una devaluación significativa del tipo de cambio con respecto al dólar EE.UU., que también afectará a los países dependientes de las importaciones.

 

Todo lo anterior, teniendo en cuenta que los mercados mundiales de alimentos no son inmunes a estos acontecimientos. Sin embargo, es probable que se vean menos afectados que otros sectores más expuestos a las perturbaciones logísticas y al debilitamiento e la demanda, como los relacionados con los viajes, la industria manufacturera y los mercados energéticos.

 

Teniendo en cuenta que, dada la complejidad de las cadenas de valor de los alimentos y la importancia del comercio y el transporte, esto podría volverlas extremadamente vulnerables.

 

Finalmente, si bien es probable que el COVID-19 representa una crisis deflacionaria para la economía mundial, que se refleja en las primeras tendencias destacadas por el índice de precios de los alimentos de la FAO, a corto plazo el costo real de una dieta saludable podría aumentar como consecuencia al incremento del precio de los productos básicos perecederos, lo que tendría un efecto especialmente adverso en los hogares de menores ingresos y dificultaría alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. (Lea: Alimentación clave para tener defensas y combatir el coronavirus)