Raigrás dorcas, variedad de forraje para buena alimentación del ganado

Por: 
CONtexto ganadero
04 de Febrero 2022
compartir
raigrás, Dorcas, Pasto, especie botánica, gramíneas, planta forrajera, raigrás inglés, raigrás italiano, hibridación, persistencia, tallos florales, rendimiento, calidad, crecimiento erecto, pastoreo, pasto de corte, proteína, fibra en detergente neutro, fibra en detergente ácido, Energía neta de lactancia, materia seca, climas fríos, húmedos, Heladas, productividad, suelos fértiles, pH, suelos arcillosos, drenaje, encharcamiento, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
El raigrás dorcas es un forraje que por sus características es recomendado para tierra fría y ofrece grandes propiedades nutricionales. Foto: saenzfety.com

El pasto raigrás dorcas es una especie botánica perteneciente a la familia de las gramíneas destacada por su interés como planta forrajera.

 

Se produce de manera natural en los lugares donde se encuentren las especies raigrás inglés y raigrás italiano ya que se forma a partir de una hibridación de ambas por fecundación libre cruzada, dando nuevos individuos de forma natural o artificial.

 

Como se trata de un híbrido, posee las ventajas de las dos especies como son persistencia y menor formación de tallos florales, alto rendimiento y alta calidad durante largo tiempo.

 

Es una especie de crecimiento erecto o semi postrado, lo que le aporta la versatilidad para ser consumido en pastoreo como en corte. (Lea: Así se distinguen los ryegrass anuales, intermedios y perennes)

 

El mejor pico nutricional del pasto es a los 30 días después del pastoreo o 60 después de su siembra. Su contenido nutricional consta de 20 % de proteína: fibra en detergente neutro, 40 %; fibra en detergente ácido, 22 %; energía neta de lactancia, 5 %; y, porcentaje de materia seca, 13 %.

 

El raigrás dorcas se adapta mejor a regiones de climas fríos y húmedos. Esta especie resiste a las heladas, es altamente productiva en suelos fértiles con pH entre 5,8 y 6,7 que se traduce a una condición óptima, se adapta bien a suelos arcillosos y húmedos con un correcto drenaje porque no tolera en encharcamiento ya que se pudren sus raíces y su comportamiento es deficiente en suelos arenosos con falta de humedad.

 

Según el técnico pecuario, Alejandro Forero, de Hato Verde, en Chía (Cundinamarca), en una nota de La Finca de Hoy, es un pasto de alta proteína y para el corte de la alimentación del ganado se hace con segadora que se hace con el tractor junto al hato para el pastoreo de los animales.

 

Hay otra forma de corte y es con remolque para traerlo desde las partes altas o más alejadas de la finca, esto con el fin de evitar que las vacas tengan que hacer largos desplazamientos y aprovechen ese tiempo para el descanso y la provisión de leche.

 

Estas pueden ser plantas anuales o perennes lo cual influirá en su valor agronómico y nutricional. Las anuales tienen como principal característica su rápido establecimiento y abundante producción de forraje durante los primeros meses de crecimiento y su duración varía entre un año y dos años y medio.

 

Entre tanto las perennes producen menos inicialmente pero la duración de la pradera alcanza hasta los tres años y medio. (Lea: ¿Conoce las mezclas de ryegrass para mejorar la producción en trópico alto?)

 

En la primera siembra se hacen de dos a tres pases con retobo, una renovación de praderas, encalamiento para mantener la acidez de la tierra. El primer corte se hace a los 60 días. Después de ello se hace una rotación de 30 a 35 días para que el pasto esté en su mayor proteína.

 

Luego que el ganado sale de cada potrero se debe abonar y fumigar los potreros para que el pasto pueda rebrotar con su mayor proteína en ese lapso de un mes, aproximadamente.

 

Los potreros se mantienen de tres a cuatro años con intersiembras para lo cual se cambian las cuchillas del retobo con el fin de volver a renovar el potrero y volverlo a sembrar, señaló el técnico.

 

Se caracterizan por ser plantas agresivas, que toman posesión del medio rápidamente. El máximo de temperatura sostenible es de 25 grados centígrados promedio para un desarrollo normal ya que temperaturas superiores provocan la detención del crecimiento y una disminución en la producción.

 

Cada vaca holstein de esta finca consume entre 20 y 25 kilos diarios de forraje con el fin de aumentar su condición corporal y la producción de leche.

 

En esta finca la ventaja de este pasto es por la proteína y la condición corporal que le ayuda a tener al animal, lo cual se refleja en una mayor producción.