Vehículo automático permite mayor control de agroinsumos

Por: 
Agencia de noticias UNAL
15 de Diciembre 2014
compartir
Vehículo automático dispersador de agroinsumos líquidos
Vehículo automático dispersador de agroinsumos líquidos. Foto: Andrés Almeida Guamo.
Esta solución automática, que trabaja con velocidad constante y forma de riego uniforme, fue pensada para cultivos que ocupan grandes extensiones de terreno como viñedos, cañaduzales o plantaciones algodón.
 
Buscando una dosificación más precisa y el uso de una única herramienta, este proyecto de la U.N. Sede Manizales propone el uso de un vehículo automático dispersor de agroinsumos líquidos para el riego de cultivos de grandes hectáreas. (Lea: El vehículo del futuro será ligero, híbrido y frugal)
 
Aunque en la actualidad existen sistemas de aspersión manual para inyectar agroinsumos (fertilizantes, herbicidas, insecticidas, lubricantes, semillas, entre otros), esta iniciativa ofrece una inversión con menores costos, ya que permite un ahorro del 70 % en el mantenimiento de personal. 
 
El vehículo, un prototipo diseñado y creado por tres estudiantes de Ingeniería Electrónica de la Sede Manizales, permite la automatización y configuración del recorrido en determinados terrenos. 
 
“El dispositivo no depende de la extensión del terreno; es el terreno el que se adecua a este. Teniendo en cuenta que cuando se tiene un cultivo grande se requieren muchas personas para que realicen el riego, nuestra iniciativa permite que un solo dispositivo lo recorra y dosifique de forma pareja”, afirma Sebastián Flórez, uno de los integrantes del equipo creador. (Lea: Volkswagen se somete a ‘cirugía’ de panel solar y turbina eólica)
 
Otra de las ventajas de este dispersor automático es que permite una dosificación exacta, ya que de manera manual, mediante bombas de goteo, se desperdicia gran cantidad de insumos, además, en algunos casos, hay dificultad para llegar a los cultivos, por la topografía de las zonas. 
 
Adicionalmente, en el caso de los aspersores, se presenta una invasión en los terrenos, ya que su instalación requiere hacer huecos abruptos que cambian la dinámica propia del cultivo, sin contar que no cubren grandes espacios, por lo cual se necesitan varios dispositivos.
 
“Si hablamos de costos, los aspersores y el riego por goteo tienen un incremento lineal. Si hay tres hectáreas sembradas, un solo aspersor cuesta alrededor de tres millones de pesos, es decir que entre mayor sea la extensión, más grande será el costo para adquirirlos”, explicaron los estudiantes de Ingeniería Electrónica. 
 
Con el vehículo automático dispersor de agroinsumos líquidos solo se hace una inversión inicial y se actualiza en caso que se deban incluir nuevas rutas
 
Para venta y alquiler
 
Luego del análisis del problema y de verificar que la iniciativa es útil no solo para empresas que producen y distribuyen agroinsumos, sino también para agricultores y agrónomos, los estudiantes esperan consolidar su diseño para venta y alquiler. (Lea: Equipo colombiano participará en carrera de autos solares en Chile)
 
“No queremos entregar solo un diseño o un dispersor, sino también ofrecer un análisis de los terrenos para verificar si es apto o no para su implementación, instalar el dispositivo, organizar las pistas, realizar mantenimiento y adaptarlo a nuevas condiciones como cambios de producción y ampliación de las hectáreas”, concluyó Sebastián Flórez.