Albania, hacienda con vacas Jersey que producen litro de leche a $1.350

Por: 
Sully Santos
05 de Octubre 2015
compartir
leche de vacas jersey
La hacienda Albania de Lácteos Jersey cumple 25 años produciendo leche que compra una de las industrias más grandes de Colombia. Foto: Lácteos Jersey.
En el municipio Tabio, en Cundinamarca, se halla un predio con animales Jersey que son cuidados como el tesoro más preciado. Terneras y vacas tienen su propia casa y platos de comida que cenan de acuerdo a su edad. El agradecimiento de las reses es producir leche de alta calidad.
 
La Hacienda Albania de Lácteos Jersey es la responsable de la producción de leche con sólidos totales óptimos, lo que se ve reflejado en el pago que recibe de la industria. En la actualidad, y pese a la sequía y escasez de forrajes, la finca recibe $1.350 por litro. (Lea: La importancia del toro puro en el mejoramiento genético de la cría)
 
Albania se ha consolidado como una empresa láctea con 25 años de tradición. El secreto de su permanencia en el tiempo está en tener un equipo de trabajo de profesionales y familias trabajadoras a las que se les garantiza el pago del sueldo, de vivienda y los servicios de energía y acueducto.
 
La hacienda de la cuenca lechera colombiana sale adelante cada día con un equipo de 25 personas. Cada uno de sus integrantes conoce y aplica el plan completo de manejo animal creado en el predio. Por eso, todos saben qué hacer desde que nace la cría hasta que inicia el periodo de lactancia para tener picos elevados en reproducción y producción.
 
Marcela González es una de las personas que lleva las riendas de Albania. Como administradora conoce paso a paso qué deben hacer los trabajadores en la finca, a dónde deben llegar los animales y qué raciones de comida darles. (Lea: Vacas lecheras de 7 razas comparten un mismo escenario)
 
Para Marcela, además del manejo animal que se otorga a los bovinos, la raza Jersey es la que produce leche de la mejor calidad en relación a volumen y sobre todo a sólidos totales.
 
“Cuando nace una vaca Jersey es de menor tamaño que una Holstein, pero come el 80 % de esta”, resaltó la administradora de Albania.
 
Las vacas Jersey tienen a favor que asimilan forrajes por encima de los concentrados, lo que facilita la conversión de su dieta en leche a base de pasturas, la cual apetece la industria nacional y los mercados internacionales.
 
“Una vaca adulta es de 400 kilos y puede producir 28 o 30 litros”, precisó. (Lea: 5 razas lecheras y sus valores en calidad y cantidad)
 
Apenas nace una ternera en Albania se le garantiza que reciba el calostro los 5 primeros días de vida. La primera leche la puede beber de la madre, pero si se trata de una vaca adulta con más de 3 partos a cuestas, se busca en el banco de calostro la dosis a dar a la cría para que reciba el alimento con todos los nutrientes necesarios que le darán la fuerza para crecer.
 
De esta forma, el destete inicia a los 5 días de vida de la ternera que se traslada a su segundo hogar durante 7 meses. Allí recibe 2 litros de leche en la mañana y 2 en la tarde. Se adiciona kilo y medio de concentrado, heno y agua a voluntad hasta que alcanzan los 200-220 kilos de peso.
 
De ahí salen a un nuevo potrero en el que reciben heno, silo y 2 kilos de concentrado; sin olvidar que prima el consumo de forrajes. En Albania las diferentes tonalidades de verde se observan por la siembra de kikuyo, raigrás, alfalfa, avena y carretón rojo.
 
Los animales luego se trasladan a otro lote. Entre 12 y 18 meses de vida se introduce en su dieta un suplemento llamado novilla, más el heno y los mejores pastos para que lleguen a los 280 o 320 kilos de peso, edad a la que se podrán preñar. (Lea: Colombianos consumen más leche UHT que pasteurizada)
 
Acá hacemos el primer servicio a los 15 meses de vida de la novilla. Cuando queda preñada, lo que se comprueba a los 17 meses, se pasa a otro lote que llamamos el de las cargadas”, describió Marcela. El forraje, el heno, la sal y el agua son indispensables en este espacio para el buen desarrollo del feto.
 
A los 7 meses de preñez, las vacas pasan a la sala de preparto. Las de primer servicio se preparan 2 meses antes de parir. Allí reciben 2 kilos de concentrado al día, forrajes y sales especializadas, como parte de la etapa de preparto.
 
“Si nace un macho se descarta, si no comienza el ciclo de nuevo en cada una de las salas con las terneras”, explicó la administradora de Lácteos Jersey.
 
Comida de alta calidad
 
Las pasturas de la Hacienda Albania crecen verdes y con los componentes minerales, materia seca y proteína ideales tras una evaluación del suelo y las plantas. “Hacemos el estudio bromatológico para tener los mejores pastos que comen las vacas Jersey que son las que producen la mejor leche”, resaltó Marcela. (Lea: 45 hembras jersey debutarán en la primera versión de exponovillas)
 
De esta manera, los animales son los consentidos de Lácteos Jersey. Esto se ve reflejado en los aplomos de cada uno de ellos, la facilidad que tienen los empleados para desplazarlos entre los potreros con división de praderas, . el gusto que las terneras y vacas muestran cuando comen, la ganancia de peso y el ordeño de volúmenes elevados de leche con animales pequeños, si se comparan con otras razas lecheras.
 
Marcela González explicó que uno de los más recientes resultados de evaluación de la leche de la finca arrojó que la leche alcanzó 5.05 en grasa, 3.06 en proteína y 200 mil en células somáticas.
 
“Entre más proteína tenga la leche mejor la pagan. También por higiene y limpieza”, expuso Marcela, al explicar que la finca maneja un sistema mecanizado de ordeño, se enfocan en la limpieza de ubres y equipos, y cosas “sencillas y pequeñas” que en la rutina de extracción del líquido son valorados por la industria. (Lea: Cruces con cebú que predominan en ganaderías de leche del trópico bajo)
 
La Hacienda Albania de Lácteos Jersey cuenta con 2 hatos en los que se hallan 250 animales en lactancia, aproximadamente. Se producen 4.000 litros de leche diarios. Tanto reses como trabajadores han sobrellevado las 3 heladas de agosto y septiembre, la escasez de pastos, pese a que tienen un sistema de riego, y las altas temperaturas en la zona que está por encima de los 2.500 metros del altura sobre el nivel del mar.
 
Aun así, la Hacienda Albania no baja la mirada. Afronta las dificultades nacionales, como lo hacen los demás ganaderos de Colombia, para generar empleo, recibir ingresos y entregar a los colombianos un producto de la más alta calidad.
 
Las jersey
 
Gonzalo Maldonado Gómez, presidente de la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Jersey, defiende a capa y espada la raza que representa al estar convencido de sus múltiples bondades. 
 
Un sistema digestivo capaz de asimilar forrajes para transformarlo en leche, peso adecuado para reducir gastos de alimentación, adaptabilidad al trópico, producción de un lácteo con sólidos totales elevados y en volúmenes apremiantes son las destrezas de las vacas Jersey que crecen en Colombia con un plan de nutrición, manejo y sanidad profesional.