El Esfuerzo, mezcla de tradición y progreso en la ganadería

Por: 
Pedro Fonseca
22 de Septiembre 2017
compartir
Ganadería El Esfuerzo 2017, cría Brangus Colombia, Brangus Colombia, ganadería El Esfuerzo Brangus Colombia, Visita Papa Francisco Colombia 2017, ganado Brangus Colombia, comida Papa Francisco Villavicencio 2017, Asociación Angus Brangus Colombia, carne Angus, ganados Brangus, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas colombia
La ganadería El Esfuerzo es una empresa familiar enfocada en producir toros Brangus de excelente genética. Foto: Ariel Jiménez
Esta es la historia de la ganadería donde se crio la mamona para deleite del Papa Francisco en su pasada visita a Colombia. Se trata de una de las explotaciones bovinas más destacadas en la producción de ejemplares Brangus.
 
Con 33 años, Ariel Jiménez García ya es propietario de una de las ganaderías líderes en cría de Brangus, junto con su madre y su hermana. Para contar la historia de cómo lograron este título, hay que remontarse varias décadas atrás.
 
“Mi abuelo era criador de ganado Brahman puro de exposición aquí en los Llanos Orientales. Con él empieza nuestra línea ganadera y el amor al campo, pues mi mamá también es una apasionada por la ganadería”, contó Jiménez.
 
En aquel entonces, su abuelo Luis García era dueño de la ganadería La Beatriz, que albergaban unos terrenos en zona rural de Villavicencio. Estos terrenos los vendió hace varios años y más tarde fueron destinados para la construcción del conjunto residencial La Primavera. 
 
Su madre, la señora Constanza García de Jiménez, compró un predio en el sector de Veracruz, del municipio de Cumaral, a poco más de 20 km de la capital del Meta. Fue en esta finca donde comenzó ‘El Esfuerzo’ en propiedad.
 
“Desde hace 10 años manejo la ganadería de mi familia, y desde hace 5 empezamos con la introducción de los cruces Angus y Brangus sobre la base Brahman que tenemos”, precisó. (Lea: ¿De qué se trata Cosecha Brangus?)
 
Tradición ganadera
 
A Jiménez le inculcaron el amor por los bovinos desde muy pequeño: “Se podría decir que yo nací entre las vacas. Yo iba con mi abuelo a las ferias, a trabajar en la finca, y así es como nos criamos, ya hace parte de nuestras vidas”.
 
Aunque su madre no se dedicó de lleno a la crianza de bovinos, pues ejerció como médica especialista en dermatología, el amor que sentía por el campo la llevó a comprar los terrenos de El Esfuerzo y a continuar el trabajo de don Luis, que vendió el terreno de La Beatriz y todos los animales antes de morir.
 
Un camino similar siguieron los hijos de doña Constanza, pues ambos se hicieron profesionales pero sin abandonar la actividad pecuaria. La mayor, Luisa Fernanda, se graduó de medicina como su madre, mientras que Ariel estudió ingeniería industrial en La Sabana, con especialización en Gerencia de Abastecimiento de los Andes.
 
Cuando cursaba el último año de bachillerato, Jiménez se fue a Estados Unidos a vivir en un rancho de Iowa, administrado por un ingeniero agrónoma de la Universidad Estatal de Iowa. Allá aprendió sobre ceba en feedlot y elaboración de silos con cultivos de soya y maíz.
 
“Yo hice un intercambio, terminé el bachillerato internacional y aproveché para vivir en el rancho durante un año”, contó. (Lea: Aprenda todo lo necesario para producir Brangus en trópico
 
Gran parte de su conocimiento en la ganadería ha sido empírico, proveniente de las enseñanzas del abuelo y su madre, así como también los viajes en donde ha conocido otras formas de producción. Además de Estados Unidos, ha estado en países como Argentina y Suiza.
 
Nuestras carreras también han contribuido en nuestra formación ganadera. Por ejemplo, la medicina permite tener una discusión con un veterinario sobre el uso de medicamentos, así como la ingeniería maneja procesos y temas administrativos”, comentó.
 
Trabajo de familia
 
La administración de la finca se ejerce a 4 manos, entre Ariel y su hermana. Mientras que él se encarga del trabajo de campo y la rutina diaria de la actividad pecuaria, ella se encarga de las operaciones financieras y el manejo de los recursos, siempre con el apoyo de su madre.
 
Periódicamente nos reunimos mi mamá, mi hermana mayor y yo a ver cómo vamos y nos ponemos objetivos”, precisó Jiménez. (Lea: Así criaron a la mamona que almorzó el Papa Francisco en Villavicencio)
 
Aun cuando trabaja en la ciudad, se desplaza periódicamente a la finca y dedica la mayor parte de su tiempo a la labor pecuaria, no solo supervisando el trabajo del equipo que ejerce todas las labores operativas de la explotación, sino también metiéndose de lleno a manejar los animales.
 
Eventualmente, espera que sus hijos y los de su hermana también se interesen por la ganadería y asumen las riendas de la finca, pues cree que un proyecto de esta envergadura debe continuar para consolidar el sector bovino en el país.
 
Criar solamente Brangus puro
 
En sus primeros años, la ganadería El Esfuerzo albergaba ejemplares Brahman, tal y como lo había hecho el abuelo García en La Beatriz. Cuando conocieron sobre el Brangus, decidieron hacer los primeros cruces en 2012, una decisión que no es fácil, como lo saben aquellos que se aventuran a cambiar de sistema.
 
Había muchas incógnitas sobre el tema de adaptación del Angus y el Brangus, más en las tierras del Llano porque no son suelos de muy buena calidad. Teníamos la incertidumbre de cómo se iban a comportar esos animales en estas condiciones climáticas”, dijo.
 
Según Jiménez, se trató de una decisión arriesgada que resultó fructífera, pues han obtenido resultados notables en el cruce de hembras Brahman con toros Angus. (Lea: AsoAngusBrangus se la juega con el sello de avalado)
 
Hoy en día, cuentan con 400 ejemplares, de los cuales 40 son Brangus puro, de los cuales comercializan embriones. Otros son mezclas con Angus y Brangus en distintas proporciones, y el resto es ganado Brahman comercial, que apenas alimentan con agua, pasto humídicola y sal.
 
El objetivo hacia el futuro es tener únicamente ejemplares Brangus por absorción y exhibirlos para comercialización en una ‘vitrina’, ubicada en un pequeño terreno a las afueras de la capital del Meta, para facilitar el acceso a los interesados que no tengan que desplazarse hasta la finca en Cumaral.
 
“Tenemos un predio a 5 minutos de Villavicencio, en la vereda El Cairo, donde se van a llevar los reproductores de la mejor calidad. Nuestra ganadería se va a enfocar a dar Brangus 3/8”, señaló.
 
Actualmente, figuran como miembros la Asociación Angus & Brangus de Colombia, y participarán en los juzgamientos de Expomalocas 2018, luego de haber sido premiados en la competencia de calidad de canales en la versión de 2017.
 
Nuestra visión es convertir toda nuestra ganadería comercial en pura, con el objetivo de ofrecer al mercado del Llano unos toros de excelente calidad, buscando adaptación, fertilidad y buenas ganancias de peso”, concluyó Jiménez.