Ganadería La Sierra: Genética para todos los ganaderos

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Julio 2018
compartir
Ganadería La Sierra, fedegan, embriones congelados, Comercializadora Kinaco, Alianza estratégica Fedegán - Ganadería La Sierra - Comercializadora Kinaco, gir, Gyr lecheros y Girolando F1, 3/4, 1/4, 5/8 y Puro Sintético, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
"Fue realmente la productividad de las vacas la que nos hizo cambiar de mentalidad, para no seguir ordeñando vacas de 4-6 litros sino de 20-25 litros. Ahora estamos ordeñando vacas de tercer parto que dan 32 litros.", señala Francisco Góngora. Foto: Ganadería La Sierra
Esta es una empresa que se ha impuesto la misión de masificar la genética, llevarla a bajos costos a todos los ganaderos, pensando en mejorar la eficiencia de las lecherías y elevar su nivel de competitividad para que los ganaderos tengan una actividad más rentable y los empleados mejor remuneración.
 
Así lo explica Francisco Góngora, Administrador de empresas de la U de la Sabana, quien maneja Ganadería La Sierra, una empresa que removió sus conceptos administrativos y técnicos gracias al seguimiento y análisis del desempeño de su ganadería, lo cual la llevó a traspasar la línea de producción de leche hacia la producción de embriones congelados, superando algunos obstáculos operativos que esta actividad tenía para su masificación.
 
Ganadería La Sierra está ubicada en Soatá, al norte del departamento de Boyacá, sobre el cañón del Chicamocha, con una temperatura promedio de 23 grados.
 
La historia de un giro innovador
 
Góngora comenta para los lectores de CONtexto ganadero, que Ganadería La Sierra nace después de más de 30 años de tener ganadería comercial y ver, de primera mano, la necesidad de contar con animales más productivos, adaptados al trópico colombiano y a las inclemencias del clima, pues la región se convirtió en una zona simi desértica, lo que hizo que el ganado criollo no pudiera producir suficiente cantidad de leche para pagar los costos de la finca.
 
Hace 5 años Luis Antonio Bonilla, su esposa, sus tres hijos, y su yerno Francisco Góngora, le dieron impulso a esta iniciativa de los embriones con el firme propósito de ofrecer a los ganaderos, animales de excelente genética, productividad y rentabilidad.
 
“Inicialmente empezamos con un pie de cría, integrado por diez novillas, de las cuales 5 eran Gyr puras y 5 Gyrolandas F1, y 2 toros Gyr puros, comprados en las mejores ganaderías del país, las cuales evidenciaron las bondades de estas razas y rápidamente aumentamos el número de ejemplares hembra, llegando a 30 puras en el primer año”, señala Góngora.
 
La apuesta por la genética y los cambios
 
Estas novillas nos permitieron evidenciar que su producción lechera era muy distinta a las criollas y a las siete colores que se habían manejado durante mucho tiempo en la ganadería, y ahí es donde realmente surge la apuesta por la genética.
 
“Las Girolandas fueron novillas de primer parto de más o menos 22 litros, y las Gyr de 12 litros. Las que se ordeñaban anteriormente eran vacas de 4-6 litros”.
 
Hubo un cambio grande en la producción hasta tal punto que nos tocó cambiar la perspectiva del negocio, y capacitar a nuestros empleados, porque empezaron a presentarse problemas de mastitis originados por el manejo tradicional que se hacía a las vacas vs. su alta producción (no se ordeñaban lo suficiente).
 
Cuando vimos que las vacas que habíamos comprado realmente eran grandes productoras de leche, quisimos multiplicar su genética. Entonces ahí es cuando empezamos la aspiración folicular y a trasferir estos embriones.
 
Eso nos ha permitido crecer en tamaño y en calidad muy rápidamente en los últimos 5 años. Para esa tarea buscamos expertos que nos pudieran ayudar en el proceso.
 
No perder el tiempo en una mala cría
 
Ahora estamos en un tema de cruces, dirigidos también con expertos, y al uso de un software para determinar cuál es el mejor toro para cada una de las vacas, pues evidenciamos que es demasiado tiempo el que uno gasta en una mala cría para uno darse cuenta si es productora o no lo es.
 
Son realmente 4 años (9 meses de gestación, 2 años para primer servicio en el mejor de los casos, y 9 meses más). Ahí es en dónde le apostamos muy fuertemente a la biotecnología reproductiva para tener en 4 años animales efectivamente productivos.
 
Fue realmente la productividad de las vacas la que nos hizo cambiar de mentalidad, para no seguir ordeñando vacas de 4-6 litros sino de 20-25 litros. Ahora estamos ordeñando vacas de tercer parto que dan 32 litros.
 
La capacitación
 
En cualquier empresa cada uno de los procesos debe ir acompañado de capacitación –asiente Góngora-.
 
“Cuando empezamos a ordeñar las Girolandas F1, los trabajadores decían que 15 litros eran demasiado y les daba miedo seguirlas ordeñando, produciéndose al final la mastitis. Los mismos pezones de las vacas van cambiando. Las vacas Holstein corrigen sus pezones para adaptarse a las máquinas de ordeño –más pequeños–, mientras que las Gyr de por si tienen pezones mucho más grandes porque es un ordeño manual. Ese fue un choque y tuvimos que capacitar a los empleados para que estas pudieran ser más productivas y se pudiera ordeñar mejor, y entregar un producto de óptima calidad que es lo que al fin y al cabo lo que un ganadero busca.
 
La calidad de la leche
 
El Gyr de por si tiene un tipo de leche A2A2 que está cogiendo mucha fuerza a nivel mundial, porque es apta para personas que les afecta la lactosa.
 
En cuanto a al tipo de leche que producimos, la ganadería La Sierra está en el programa de “Control lechero Asocebu” que nos permite asegurarles a nuestros compradores que las cifras de leche y calidad que entregamos son reales –no son infladas–.
 
Hay que tener en cuenta que las vacas producen dependiendo como uno las maneje. No se trata solamente de proporcionarles el alimento adecuado sino de nutrirlas adecuadamente –buena calidad de forraje, buenos insumos–, tener buen personal.
 
Respecto a esto último, nosotros hemos cambiado el concepto y ya no tenemos vaqueros sino pastores, que guían al ganado. Un ganado dócil ayuda a aumentar la producción, pues la vaca se siente más cómoda. Al estar habituadas a los humanos hace que suelte la leche más fácilmente.
 
Los ingresos no ayudan
 
En el mercado colombiano no ha habido realmente un alza en el precio de la leche pagada al productor que vaya de la mano con el aumento de los precios de los insumos, del concentrado, del silo, de la sal, que ayude a los ganaderos a viabilizar el negocio.
 
Hoy el precio de la leche al productor está alrededor de $950. “Nosotros la podemos vender por encima de ese precio porque tenemos tanque de frío y competimos con calidad y recibimos las bonificaciones, pero sí hay un problema en el precio que le pagan al ganadero por su leche”.
 
Por qué masificar la genética
 
En Ganadería La Sierra estamos convencidos de que la genética no se ha masificado debido a los altos costos de la misma. . Es imposible para un ganadero –en una explotación normal– pagar $15, $20, $25 y hasta $50 millones por una vaca, pues nunca va a poder recuperar esa plata. Entonces, el mercado del ganado puro ha estado reservado realmente para unos pocos.
 
Nosotros buscamos en la ganadería de leche costos bajos y calidad excelente, masificar el tema de genética en Colombia, buscando que los ganaderos puedan tener en su explotación, animales de muy buena genética de altas producciones y de alta calidad, pero acompañados de bajos costos.
 
Un embrión nuestro Girolando F1 puede estar alrededor de $600-650 mil que hace que un ganadero pueda adquirirlos con una gran ventaja de adaptabilidad pues van a estar en su finca, van a estar al manejo del comprador, a su clima, que en el futuro se van a reflejar en ganados más productivos.
 
El convenio con Fedegán
 
Las anteriores beneficios para los ganaderos llevaron a la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, a integrarse al esfuerzo que está realizando Ganadería La Sierra y Comercializadora Kinaco, para llevar a los ganaderos colombianos embriones de las razas Gyr, Girolando y todos sus cruces, al mejor precio del mercado. 
 
Esta sinergia lanza al mercado una importante promoción bajo el eslogan: ‘Mejore la calidad de su hato con embriones congelados’,
 
La oferta la conforma el material genético de embriones de las de las razas Gyr lecheros y Girolando F1, 3/4, 1/4, 5/8 y el Puro Sintético con excelentes genealogías.
 
Hoy Ganadería La Sierra dispone de un gran número de crías puras de excelente genética, llegando a más de 80 hembras Gyr y más de 90 Girolandas, lo cual recoge la experiencia de ventas de más de 250 embriones congelados, 120 preñeces confirmadas y más de 1.000 embriones transferidos.
 
El futuro de leche y la genética en Colombia frente a los acuerdos comerciales vigentes
 
La ganadería colombiana tiene que prepararse para la competencia que representan los acuerdos internacionales con países que subsidian a los productores y los insumos, lo cual hace que ese productor perciba más por los productos que realmente se están negociando en el mercado.
 
Frente a esto podemos competir únicamente y exclusivamente con animales más productivos, más adaptados a nuestra zona, a nuestra explotación. Y esto se logra con la toma de datos para poder hacerles seguimiento a los animales, lo que evidenciaría que muchos productores registran hatos con indicadores de dos años de periodo abierto, con primer servicio a los tres años.
 
Esos indicadores muestran realmente que los ganaderos colombianos no estén preparados para competir con grandes empresas multinacionales, que sí toman datos. “No es un tema de productividad sino de ir a los datos para tomar decisiones para seleccionar animales que realmente nos puedan hace ganar unos pesos más”.
 
El ganadero colombiano tiene que tomar datos, hacerle seguimiento a sus ganados, a conocer sus ganados, a no seguir con fincas de recreo, sino a volverlas empresas, organizaciones, y –por qué no?- multinacionales que busquen realmente producir ingresos tanto para el propietario como para sus trabajadores.
Información de contacto
 
Para mayor información sobre los costos y otras características puede comunicarse al call center de Comercializadora Kinaco al celular (311) 716 4763 (WhatsApp) o al teléfono fijo en Bogotá D.C. (1) 658 4862 o al email [email protected].